El expolio también hace cola en el paro

Cortesía de Divine Thatcher, bro.

Cortesía de Mrs. Margaret, bro.

El domingo 5 de abril publicaba El Mundo un artículo sobre los expolios en Castilla y León (ya sentimos no poder poner el enlace porque es para los valientes amigos de Eduardo Inda que se han suscrito al periódico; os dejamos el título por si sois del grupo de valientes: “La caída de compradores de arte por la crisis frena los robos de patrimonio”). El mercado negro de obras de arte, dice el artículo, está en crisis y cada vez existe menos demanda de objetos expoliados, por lo que “el mercado negro mueve menos dinero”, lo que provoca a su vez que haya menos denuncias de robo sobre los bienes comunes históricos. El dato “oficial” en el que se basa tampoco es excesivamente alarmante: si en 2013 el número  de detenidos por delitos contra el bien común histórico fue de 19, en 2014 fue de 9 personas. Lo que sí es alarmante, como ocurre con las cifras del paro, es lo que no se ve o lo que todavía no se considera delito.

“Cuesta mucho más darle salida, que robarlo”, dice el artículo. Curioso es el capitalismo, Sancho, que el mejor remedio contra los expolios y los robos de bienes comunes históricos no era la pedagogía; o el trabajo intensivo en las comunidades rurales; o la inversión en infraestructuras, protección y rehabilitación; o la creación de redes de trabajo comunitario de protección y valorización del patrimonio; o el aumento de los sistemas de control… sino una buena, jugosa y crujiente crisis de esas que tanto le gustaban a Carlos y Federico. Esto se merece un buen facepalm para todas las personas que nos dedicamos de alguna manera a esto del bien común histórico y un buen uppercut a los expoliadores y, sobre todo, a los que compran los objetos robados. De ironías vive mucho la arqueología. Oye, Quijote, ¿y si aprovechamos este tipo de coyunturas para hacer un buen trabajo pedagógico y de inversión para que esto no ocurra más? Sólo si no cuesta dinero, Sancho, sólo si no cuesta dinero, brother.

Fuente: Paul Kuczynski.

Fuente: Paul Kuczynski.

Sin embargo, no todo es positivo en expoliolandia. Parece ser que, artículo dixit, mientras que el mercado “negro” (¿nadie se ha parado a pensar en lo racista que este término?) cae ligeramente, “en los yacimientos arqueológicos de Castilla y León proliferan los piteros”; y nos salsean el dato con una foto de unas monedas robadas en Burgos el año pasado (2014, por si estás leyendo esto en el futuro o… ¿en el pasado? Chan, chan, chaaaan). Aquí hay algo que no encaja o el artículo no viene a explicar muy bien y es el por qué de este aumento del piterismo (sobre este fenómeno, recomendadísima la lectura, densita ella, del libro de Rodríguez Temiño, Indiana jones sin futuro, que se puede adquirir aquí) si el mercado “ilegal” (es lo más políticamente correcto que se me ocurre ahora mismo) desciende…

Termino con dos pequeñas sutilezas del artículo que no han pasado desapercibidas a mi ojo de rojo cabreado y conspiranoico. Una de ellas es un cierto tufillo racista cuando, según el testimonio de un experto de la Guardia Civil los expoliadores “normalmente son pequeños grupos de personas extranjeras que aunque no saben en profundidad de arte, sí conocen lo que valen las piezas en el mercado”. Bellísimo… amente respaldado por nulos datos… a no ser que consideremos a Fernández Castiñeiras extranjero. En fin, que el comentario merecería algún datillo que lo respaldara, llamadme loco.

La otra sutileza se encuentra a la vuelta de la página del periódico (“La ‘diáspora’ del arte de Castilla y León”), en el que se comenta todo aquel bien común histórico castellano y leonés disperso en distintas colecciones particulares y museos del mundo mundialísimo. Sutil porque aquí no se habla tanto de “expolio”, “robo” o “extranjeros”, sino de “adquisiciones”, “intercambios”, “ventas”… O sea, que cuando se extrae por un “extranjero” es un “expolio” pero cuando, ojo al dato, TODO el monasterio de Santa María la Real de Sacramenia se desmonta y se reconstruye piedra por piedra en Miami y acaba en manos de la diócesis episcopal del sur de Florida es una “adquisición”… ¡Toma ya! ¡Capitalismo wins!

Max

Anuncios

2 comentarios en “El expolio también hace cola en el paro

  1. Pingback: Ya queda menos para el lunes… “eBay” de Chumbawamba | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Yo me c*** en el Estado Islámico | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s