Calentando motores: de barrio de Franco a piso franco

CARTEL franco gas castellanoCARTEL franco gas euskera

 Ya se acerca el momento que todas estábamos esperando: NUEVO DEBATE ABIERTO de GAS. Viendo que la primera reunión fue un rotundo fracaso y que sólo conseguimos que la revista Historia y vida hiciese un artículo sobre el Estado Islámico y la protección del bien común, ahora vamos más allá. ¡Mucho ojo Forocoches! ¡Vamos a por ti! (Cualquier día conseguiremos que ese pozo del saber internáutico publique un monográfico sobre pólenes del Bronce Medio…). A ver, paso a paso, que nos perdemos por los cerdos de Úbeda… El tema central del próximo debate ha sido resumido en este poco pretencioso título: “De barrio de Franco a piso franco: construcción autoritaria del espacio y alternativas de reokupación”. Tiene su equivalente en vascuence, perfectamente traducido por Google Translator: “Kalean uso, etxe(et)an otso: Francoren eraikuntza-plan autoritarioak eta berrokupazio alternatibak”.

El desarrollismo bajo la dictadura de Franco cambió por completo el paisaje y nos legó una materialidad que a día de hoy plantea retos interesantes. España pasó a figurar como país “en vías de desarrollo” en los últimos años de “Paca la Culona” y poco después el cine quinqui pudo gozar de escenarios tremendamente realistas cuando la Transición puso en marcha la maquinaria neoliberal de paro, desindustrialización y droga fácil. Hablar de barrios de Franco significa hablar de Modernidad (nótese la mayúscula), concretamente de su ascenso y caída (vale, estoy siendo un poco “pos-Moe” o “posmouderno”). Ahora por ellos vagan señoras mayores que pueden contarte historias de lucha obrera, de hijos metidos en la droga, de familias africanas y latinoamericanas recientemente afincadas en el barrio y de desatención total por parte de la administración pública (nótese la minúscula). Barrios mayoritariamente marginalizados y envejecidos. Barrios en peligro de extinción porque el efímero proyecto de industrialización y proletarización de inmigrantes venidos del campo ya pasó. Barrios sin futuro.

fig 2- barrio errekaleor

Errekaleor visto por un pre-dron. Fuente: blog El Diablillo

¿O tal vez sí que lo tengan? Ahí es donde entra Errekaleor, un pequeño barrio de Vitoria-Gasteiz, uno más, popularmente mencionado en chistes como “la tercera provincia de Extremadura”. En pleno desarrollismo y cuando la ciudad conoció el mayor crecimiento de su historia, el “Secretariado Social Diocesano” (algún que otro cura progre) puso en marcha la cooperativa “Mundo Mejor” y 192 pequeñas viviendas fueron construidas con un objetivo muy claro: aquellas familias del campo que emigrasen a la ciudad tendrían un “hogar temporal” en el barrio y así se evitaría el chabolismo. Pues bien, el “hogar temporal” se estableció en el tiempo y ha formado parte de la memoria de Vitoria-Gasteiz. Buena muestra de ello es que uno de los asesinados por la policía el 3 de marzo de 1976, Romualdo Barroso, era de aquí.

fig 3 - placa

Placa conmemorativa de Romualdo Barroso. Cortesía de Soyuz Gorri

En los últimos años, Errekaleor ha sufrido las embestidas del Poder (nótese la mayúscula again) en forma de realojamientos, abandono, represión, etc. Pero, cuando parecía no haber esperanza, jóvenes y no tan jóvenes han puesto en marcha un proyecto que supone una patada en los cataplines del Capital (mayúscula one more time. Porque sí, el Capital tiene cataplines). Estamos hablando de la iniciativa Errekaleor bizirik! que se desarrolla en el Barrio Libre de Errekaleor o Errekaleorreko Auzo Askea, tal y como aparece en Google Maps. Marginalizado deliberadamente por parte del Ayuntamiento y amenazado en pro de la especulación inmobiliaria, Errekaleor ha puesto en marcha un proyecto autogestionario de revitalización que se alza como unos de los actuales referentes de lucha de la capital patatera.

fig 4 - Ongi Etorri

Ongi Etorri a Errekaleor, motherfucker. Cortesía de Soyuz Gorri

Pues bien, el próximo jueves 28 de mayo, a las 18:00, gozaremos de la experiencia de Errekaleor bizirik! para, precisamente, debatir sobre la creación autoritaria de esos espacios en los que crecemos, (mal)vivimos, nos reproducimos (personalmente poco) y morimos, y claro está, sobre cómo apropiarnos de ellos, reclamarlos y dotarles de significados construidos desde abajo. Si el desarrollismo y la dictadura pusieron la primera piedra, ¿Errekaleor bizirik! podrá plantarles un ladrillo en su cara? Trataremos de arrojar un poco de luz en todo esto, porque como dicen en el barrio: “Errekaleor argitzen jarraituko dugu” (“Seguiremos iluminando Errekaleor”). ¡Únete al DEBATE! Ya lo sabes: la primera regla de GAS es que debes hablar de GAS y unirte a Wu Ming en la salud y en la enfermedad, en la pobreza y en la precariedad…

Wu Ming

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s