Efeméride: la República Independiente de Armenia, Soad y la Arqueología del genocidio armenio (¡BUM! en tu cara Erdogan)

Erdogan y Merkel contando unos chistes. Fuente: memegenerator.es

Erdogan y Merkel contando unos chistes. Fuente: memegenerator.es

En el mes 1 PG (“Pregasiano” o “clasificación por edades”) se conmemoró el centenario del genocidio del pueblo armenio por parte del Imperio Otomano. Como Wu Ming todavía no era ubicuo como lo es ahora, y sólo comparable con la Stasi o Matías Prats, no pudo hacer una entrada referente a este terrible episodio histórico, merecedor de un poco de atención por parte de nuestras ocupadas mentes. Pero este 28 de mayo se cumplen 97 años de la proclamación de la República Democrática de Armenia y aprovechando la coyuntura, pues hablemos un poco de todo.

Deportaciones de armenios durante el genocidio. Fuente: granguerra.crearforo.com

Deportaciones de armenios durante el genocidio. Fuente: granguerra.crearforo.com

En el contexto de la Primera Guerra Mundial y las broncas entre el Imperio Otomano, Inglaterra y Rusia, en pleno proceso revolucionario, dejaron un vacío de poder que fue aprovechado por georgianos, armenios y azerbaiyanos para crear la República Democrática Federal de Transcaucasia en febrero de 1918, país que duró menos que Petoria, y no tuvo tanta gracia. Tras firmar la paz de Brest-Litovsk, que sacó a la Rusia bolchevique (donde los tratados de paz te firman a ti) y después de intentar el ya-juguete-roto del Imperio Oto-mano meter-mano (infrahumor) en la nueva República, primero los georgianos, luego los azerbaiyanos y finalmente los armenios declararon la independencia de sus respectivas repúblicas. Se trataba del primer estado armenio independiente desde el Reino Armenio de Cilicia, formado en el siglo XI por huidos de la invasión selyúcida… se ve que hay pueblos que solo parecen estar huyendo. Tampoco esta República de Armenia duró mucho, ya que en 1922 se convirtió en la República Soviética Socialista de Armenia, que tenía el nombre más largo y más rojo.

Caricatura del sultán Abdul Hamid II, “el sultán sangriento”. Fuente: wikipedia.

Caricatura del sultán Abdul Hamid II, “el sultán sangriento”. Fuente: wikipedia.

El pueblo armenio realmente estaba deseoso de tener un Estado propio para vivir un poco tranquilos. Y no les sobraban razones. Únicamente tres años antes, en abril de 1915, se produjo ese oscuro episodio conocido como el Genocidio Armenio, que supuso un plan sistemático para la eliminación del pueblo armenio, concentrado en la zona oriental del Imperio Otomano. El pueblo armenio fue integrado en el Imperio durante los siglos XV y XVI y… bueno… digamos que este grupo cristiano y minoritario no eran precisamente VIPs en un Estado de corte absolutista y musulmán. Por poner un ejemplo, no podían en general dar testimonio contra un musulmán (más o menos lo que nos pasa con la infanta “no sé de qué me hablaera mi primerito día”) y tampoco podían cabalgar caballos ni camellos ni calabazas. El auge del nacionalismo entre los armenios tras la guerra ruso-turca de 1877-1878 fue contestado por el “amable” Imperio Otomano a base de masacres. A finales del siglo XIX se produjeron las “masacres hamidianas”, que se calculan llegaron a causar hasta 300000 bajas armenias. El sultán Abdul Hamid II fue el instigador de estas matanzas, por lo que recibió el calificativo de “gran asesino” o “sultán sangriento”… todo un angelito.

Víctimas de la masacre de armenios en Erzurum en octubre de 1895. Fuente: wikipedia.

Víctimas de la masacre de armenios en Erzurum en octubre de 1895. Fuente: wikipedia.

Las masacres contra los armenios continuaron, pero sería a partir de los últimos días de abril de 1915 cuando las cosas se fueron de las manos y aquello acabó pareciendo un ensayo general de la barbarie nazi o una película de Quentin Tarantino, con la creación de campos de concentración, como Ras al-Ain o Der Zor, donde se deportaron a cientos de miles de armenios. Repetimos, que a veces el juego de números se nos escapa, cientos de miles. Se calcula que el genocidio armenio pudo tener hasta millón y medio de víctimas… prácticamente toda la población de Barcelona asesinada… Como le dijo un diplomático francés al periodista alemán Kurt Tucholsky (frase erróneamente atribuida a Josif “bigotes” Stalin): “La muerte de un hombre es una catástrofe. La de un millar es estadística”. Llega un momento en el que el horror nos supera y únicamente mediante el distanciamiento psicológico se puede llegar a soportar.

“¿Qué genocidio?” Dijo Jorge Arbusto. Fuente: yubanet.com

“¿Qué genocidio?” Dijo Jorge Arbusto. Fuente: yubanet.com

Turquía no ha llegado a reconocer oficialmente este genocidio y esto se ha convertido en un absurdo juego de ping pong en el que los intereses geoestratégicos actuales se sitúan muy por encima de la memoria y el reconocimiento de la historia y de las víctimas. Turquía es uno de esos países con el síndrome de Loles León para Europa. Amigo unas veces, menos amigo otras veces (veces es una de esas palabras como barril; si la repites deja de tener sentido). Su potencial entrada en la Unión Europea, aunque ahora está realmente jorobado, había hecho que ni el gobierno turco (yo he hablado con personas turcas sensatas sobre el tema y no todas piensan lo mismo. No quiero meter en el mismo saco a las churras y las merinas) hayan querido reconocer esta masacre ni Merkel & Co. hayan insistido demasiado. Si bien casi un montón de países han reconocido este genocidio, curiosamente países como España, Israel y Estados Unidos (¿cómo no?) no utilizan la palabra genocidio para referirse a estos hechos.

Monumento en memoria del genocidio Armenio en Der Zor.

Monumento en memoria del genocidio Armenio en Der Zor.

La Arqueología está jugando un papel cuanto menos interesante en este contexto, dado que está sirviendo para legitimar varios tipos de discursos. En el lado armenio, por ejemplo, existen algunos proyectos de investigación y exhumaciones que persiguen reivindicar el horror del genocidio. Por ejemplo, en 2006 se llevó a cabo una exhumación en el yacimiento de Tell Fakhriya de una fosa común de armenios asesinados en el campo de Ras al-Ain. Se exhumaron hasta 80 individuos. Durante la excavación se recuperaron únicamente unos pocos objetos personales, como botones o algunas monedas, lo que llevó a pensar que primero robaron sus pertenencias y que muchos fueron enterrados desnudos. Como excepción, una mujer fue enterrada con algunos objetos personales que incluyeron un anillo y alguna moneda. Según algunos testimonios orales, algunas personas con recursos pudieron recibir un enterramiento más “digno”. Podéis consultar el artículo completo aquí.

Exhumaciones en Tell Fakhriya. Fuente: armenianweekly.com

Exhumaciones en Tell Fakhriya. Fuente: armenianweekly.com

Pero la Arqueología también está sirviendo para la legitimación del discurso turco, que no sólo niega el genocidio (según el gobierno las muertes no superaron las 300.000… pura estadística), sino que justifica las matanzas que hubo como una respuesta a levantamientos y asesinatos armenios así como una respuesta a los “quintacolumnistas” de Rusia durante la I Guerra Mundial. Así, en 2003 se publicaba la noticia de que un equipo de investigadores turcos excavó en Derecik una fosa común con ejecutados turcos durante aquellos años. “Siempre hemos sido acusados del genocidio armenio, pero esto muestra que nosotros también fuimos las víctimas” asegura un lugareño del pueblo.

Foto aérea del Dzidzernagapert o monumento al genocidio armenio situado en Ereván, la capital de la República de Armenia. Fuente: guiamenc. Blogspot.com

Foto aérea del Dzidzernagapert o monumento al genocidio armenio situado en Ereván, la capital de la República de Armenia. Fuente: guiamenc. blogspot.com

Por lo que se ve, la Arqueología, si nos descuidamos, puede servir para todo. En la actualidad, además, se añade el problema de que la guerra en Siria puede, no solo paralizar muchos de los proyectos, sino destruir muchas de las pruebas enterradas en la cuneta. Ahora, llamadme loco pero: a) la Arqueología documenta unos hechos sobre los que posteriormente, y no antes, se han de sacar conclusiones y valoraciones, defendiendo el posicionamiento ideológico y político de la Arqueología y su capacidad para generar relatos sobre la violencia y el horror; y b) comparar una matanza sistemática y orquestada con un aislado episodio bélico dentro de un contexto bélico y bélicamente ejecutado creo que es comparar el ácido hialurónico con dildos de dos direcciones.

¡Genocidio!

¡Genocidio!

Dejamos un vídeo de esos grandes que son System of a Down (SOAD) con la canción Holy Mountains, que trata sobre el genocidio armenio. Como sabréis, los miembros de este grupo son armenios y han sido grandes valedores de la lucha por el reconocimiento del genocidio.

Max

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s