CSI Atapuerca

El equipo de Horatio Caine aterriza en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca para resolver otro escabroso crimen. Cortesía de Mrs. Margaret.

El equipo de Horatio Caine aterriza en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca para resolver otro escabroso crimen. Cortesía de Mrs. Margaret.

Es un día cualquiera y alguien ha encontrado un cadáver. Los gritos de quien lo halla resuenan en la distancia. Música de tensión. Todo el mundo sabe ya a quién hay que avisar… 60 segundos de anuncios y… ¡YEEEEAAAAAAAHHHHHHHHHHH!

Horatio Caine llega con su equipo directamente desde Miami (sí, donde se refugian los cubanos que son malos). Protagonizan una entrada espectacular a la Trinchera del Ferrocarril de la Sierra de Atapuerca a bordo de un helicóptero (Joder, ni cuando Felipito apareció por allí). Horatio, rozando los sesenta y con un traje oscuro elegantemente combinado con una camisa a rayas, se pone las gafas de sol con su famoso gesto. Ya no queda sitio en el yacimiento para tanto ego (aunque a diario tampoco). Comienza un nuevo episodio de CSI Atapuerca. Otros 60 segundos de anuncios. Ponte algo de música aquí para disfrutar de este capítulo.

Horatio Caine examinando los restos del/pobre diablo/a. Cortesía de Mrs. Margaret.

Horatio Caine examinando los restos del/la pobre diablo/a. Cortesía de Mrs. Margaret.

Los yacimientos de la Sierra de Atapuerca son un escenario tan bueno para resolver un crimen como Miami… aunque habría que reconocer algunas deficiencias. El panorama de chulos de playa y chicas en bikini no es tan extenso. Para empezar, porque en Burgos no hay playa. Y para seguir, porque en Burgos el tiempo da pocas treguas para enseñar cacha.

Hace algunos días se publicaba un artículo en la revista Plos One sobre la violencia interpersonal letal en el Pleistoceno Medio. Y este tema ocupó un buen rato en los medios de comunicación de masas (haz click aquí para leer la noticia en la prensa). En este trabajo se propone que la muerte de uno de los individuos hallados de la Sima de los Huesos, un Homo heidelbergensis de sexo desconocido, de unos 430.000 años de antigüedad, fuese fruto de los golpes de otro hominino. De ser cierto, este sería el primer asesinato de la historia de la humanidad.

Traumatismos del cráneo del individuo supuestamente asesinado: (A) Vista frontal; (B) Detalle de los dos traumatismos; (C, D) Detalles. Fuente: Sala et al., 2015.

Traumatismos del cráneo del individuo supuestamente asesinado: (A) Vista frontal; (B) Detalle de los dos traumatismos; (C, D) Detalles. Fuente: Sala et al., 2015.

La presencia de traumatismos en el esqueleto de humanos prehistóricos es relativamente común. Aunque se ha relacionado con la violencia entre humanos, bien podrían deberse a los avatares de la vida al aire libre, la caza de animales cuerpo a cuerpo, el andar pedo por ahí todo el día como el Homo antecessor, etc. El equipo investigador se basa en la existencia de dos traumatismos craneales, uno junto al otro, para mantener la hipótesis de que fueron intencionados. Vamos, que podrían haberle pegado dos trancazos en la cabeza y haberlo dejado fino. Algo a lo que en Estado Español estamos muy acostumbradas, dicho sea de paso (haz click aquí o aquí para verlo).

Más allá de las discusiones a partir de cuestiones arqueológicas sensu stricto, las consecuencias de este trabajo no dejan de ser bastante problemáticas. Si mantenemos que el ser humano es dolent de mena desde hace cientos de miles de años, esto nos llevaría a justificar cosas como el fascismo, el machismo y el racismo. “Reventé la cabeza a esa ________ (rellene aquí lo que desee) porque podía, porque odio a quienes son ________ (rellene aquí lo que desee). Y esto ya ocurría en el Pleistoceno Medio. Es nuestra naturaleza humana la que nos hace violentos”.

Y una mierda. Son las luchas por el poder y los recursos y el acceso desigual a éstos lo que nos hace ser violentos entre humanos.

Magnífico Rector

Anuncios

5 comentarios en “CSI Atapuerca

  1. Pingback: El GAS unplugged: la guarida de Mrs. Margaret | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Lucy pudo fallecer de una hostia monumental al caerse de un árbol | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: Ao, el último neandertal | Grupo Arqueología Social

  4. Pingback: Homo naledi: la especie más gilipollas hasta la fecha | Grupo Arqueología Social

  5. Pingback: La Policía Nacional golpea y mata a Homo heidelbergensis | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s