Cine y Arqueología (II): Venganza Ciega o los perfiles mataron a la mujer de Steven Seagal

Los perfiles y Steven Seagal no se llevan muy bien.

Los perfiles y Steven Seagal no se llevan muy bien.

“Y te quedas fascinado, incapaz de apartar la mirada, como cuando cagas un zurullo del tamaño de una barra de pan y te maravillas de que existan cosas así. Es que manda huevos que alguien haya tenido los c***nazos de hacer una película tan horrorosamente cutre. Yo si fuera el director daría las ruedas de prensa encapuchado, o con la cara pixelada, o vestido de Sailor Moon o algo así (por aquello del atenuante por enajenación mental)”.

Inspirada crítica de la película Venganza Ciega de un genio apodado “Le Bouffon” que podéis leer en filmaffinity.com. Hacemos un llamamiento desde el GAS a esta persona para que haga más críticas de películas de cine y arqueología para este nuestro blog.

¡Buenos días, yonkis de la arqueología! Tras el apabullante éxito de crítica y público que tuvo la anterior reseña de la película de Chuck Norris “El templo del oro”, que dio para echarnos unas risas a costa de cómo denigran y se orinan sobre nuestra profesión, volvemos a esta sección de sesuda e incisiva crítica cinematográfica. La arqueología, que como todo el mundo sabe consiste en matar nazis mientras buscas el arca de la alianza, es sinónimo de aventura y entretenimiento y es por ello que ha sido un recurso fácil para los guionistas vagos de muchas películas, novelas, juegos de ordenador y películas pornográficas (que evidentemente tendrán su espacio en esta sección. Hay que ser profesionales ante todo). Los productores de Hollywood, Bollywood y Follywood son bestias insaciables devoradores de cerebros y no dudan en lobotomizarnos con miles de producciones sobre arqueología dignas del Museo de Arte Malo, donde este blog es pieza del mes permanente. No os podéis ni imaginar el potencial de generar heces que tiene el cine sobre la arqueología. Os pongo los dientes largos con una próxima reseña: hasta ese tesoro nacional que es Ana Obregón ha sido cazatesoros. Como diría el gitano de los joyos de APM: “lo vais a flipar, palabra”.

Centrémonos cual votante de Ciudadanos. Hoy, hacemos un all in al buen gusto y a la inteligencia con otra película protagonizada por una estrella del cine de artes marciales de los 90 que le dio fuerte por la arqueología como excusa para liarse a tiros con la peña. Me refiero ni más ni menos que Steven Seagal en la película Venganza Ciega, que en inglis es Out for a Kill pero cuya traducción debería ser “una salida para matar”. ¡Stop! Quiero hacer una incisión (que en wumingiano es un inciso), ¿quién es ese violador de la inteligencia, ese ser infecto nacido de un huevo que hace las traducciones de los títulos del cine? Alguna vez me he imaginado a un tipo como El Cerrajero de Matrix, medio hombre, medio rata, medio dodo oculto en una habitación alimentado a base de tranchetes por debajo de la puerta pensando la manera más retorcida de traducir un título de película. Como dice Alfred en la mejor película de Batman de la Historia: “hay algunas personas que solo quieren ver arder el mundo”. En este enlace tenéis un ranking de las peores traducciones de películas, aunque para reforzar el argumento pondré algunas de las perlitas:

Beverly Hills Ninja, que debería ser “El ninja de Beverly Hills” por…… ¡La salchicha peleona! Bravo
The Fast & The Furious, que debería ser “El rápido y el furioso” por…. ¡A todo gas! Genial
Braindead, que debería ser “muerte cerebral” por…. ¡Tu madre se ha comido a mi perro! Brutal
Fist of Legend, que debería ser “Puño de leyenda” por…. ¡Jet Li es el mejor luchador! Inesperado giro de los acontecimientos.
Ice Princess, que debería ser “princesa del hielo” por… ¡Soñando soñando… triunfé patrinando! ¿Pero quién es este jodido Nobel, este tesoro que se oculta al mundo?

Some men just want to watch the world burn

Some men just want to watch the world burn

Venganza Ciega es un delicioso e inteligente filme que supuso un giro de 180º en la carrera de Steven Seagal, renovando los cimientos de su obra artística hacia nuevas fronteras intelectuales. En sus anteriores películas, el colega Steven era siempre un profesional cualquiera que tiene que ver de alguna manera con las artes marciales (detective de Chicago cinturón negro en Aikido, agente de la DEA cinturón negro en Aikido, cocinero ex Seal cinturón negro en Aikido, piloto de la Fuerza Aérea cinturón negro en Aikido, ladrón cinturón negro en Aikido, asesino de focas cinturón negro de Aikido, chapero cinturón negro en Aikido … no, es broma, pero seguro que sería una peli divertida) que por un giro de los acontecimientos que normalmente acaba con la vida de su mujer o la de un amigo cercano tiene que tomarse la justicia por su mano y hacer aikido como si fuera el día del juicio final hasta enfrentarse con el (siempre un “él”) que mató a su mujer, amigo cercano o perrete. Películas que no solo señalan una seria dificultad de Steven Seagal para tener amigos, sino la sensación de haber visto la misma peli veinte veces. Steven Seagal, Steven seagal, ya te podías marcar una película sobre el holocausto en el que seas un judío cinturón negro de Aikido, que eso siempre queda cuco en el curriculum.

Cartel de la película. Fuente: solostocks.com

Cartel de la película. Fuente: solostocks.com

En Venganza Ciega, en cambio, Steven es Robert Burns, un profesional cualquiera, en este caso arqueólogo especializado en la dinastía Han (aunque la excavación que hace es de la dinastía Zhou. ¡Bum! En tu cara, Dennis Dimster-Denk, guionista de la película Venganza Ciega. Mi virginidad ha salido reforzada en tres puntos) que, por un giro de los acontecimientos, esto es, que una panda de yakuzas utilizan el material sacado de sus excavaciones para pasar drogaína por la frontera China y acaban con la vida de su becaria personal (¿y quién le pasará las fichas de UE a partir de ahora, me pregunto yo?) que coincide con ser la hija de un maestro de (¿os lo podéis imaginar?) Aikido que le había convertido en cinturón negro hacía años, cuando fue uno de los ladrones más conocidos de Shangai. Aunque podáis pensar que Venganza Ciega es un título velado que poco tiene que ver con la trama (como ocurre con “El Almuerzo Desnudo” que ni es almuerzo ni es desnudo) en realidad es bastante fiel al truño de película que se oculta detrás de él. El ínclito doctor Robert Burns se lía a aikideces con todo el mundo hasta alcanzar al malo final, Wong Dai. Malo final que se pasa toda la película sentado en una silla mirando con cara de perro avieso de mirada malvada y transmitiendo la sensación de que su tránsito intestinal no es todo lo ligero que debería ser. Y malo final que, spoiler alert, muere de una manera épica solo digna de las películas de acción de los noventa: tras descubrir que tiene piernas, Wong Dai sale por una puerta secreta de una habitación en llamas Steven consigue casualmente una katana casual, se la coloca casualmente en el hombro y la lanza casualmente a través de una rendija casual de una ventana casual, seccionándole el cuello casualmente. Epicidad nivel 100; lo has conseguido Steven Seagal. Como Youtube es maravilloso he podido localizar esta escena digna de un basurero muy grande. Os lo regalo, queridas mías.

Si hacemos una valoración general de la película… vale, es cierto que se parece un poco al resto de la compleja carrera cinematográfica de Steven, pero al menos no matan a su mujer… ¡Que sí la matan, tontos! Muere como en el minuto 40 o así, y bastante que el guionista la ha dejado vivir.

La verdad es que la arqueología, supuesto eje central de la trama, pasa un poco desapercibida y no sirve ni como recurso-excusa para el desarrollo de la narración. Sin embargo, los pocos momentos de arqueología son bastante divertidos. En concreto hay dos escenas al principio de la película que tienen que ver con la arqueología, cuando creemos que Steven es solo un arqueólogo comprometido con el conocimiento del pasado histórico de China y no un ex ladrón cinturón negro de Aikido. La primera se desarrolla dentro de un templo en el que han hecho un sondeo y vemos a Steven Seagal científicamente sentado con una gabardina negra (curiosa vestimenta para excavar) que le llega a los tobillos en un perfil estratigráfico limpiando con un pincel (el pincel es un material clave que simboliza la arqueología en el cine del mismo modo que un negro en una película de miedo simboliza al primero que muere) una figura de jade perfectamente limpia mientras su admirada becaria, arrodillada a la altura de hacer cosas de becario con respecto a Steven le dice que es una pieza excelente y Steven le responde con sabiduría arqueológica.

Steven Seagal alias pecho palomo. Fuente: wallpoper.com

Steven Seagal alias pecho palomo. Fuente: wallpoper.com

La segunda escena es en un yacimiento a cielo abierto, bastante lograda como excavación si hay que ser sinceros y en comparación con otras películas (cuando hablemos de Jack Hunter seré especialmente incisivo con esta parte), aunque con los pequeños detalles que veremos una y otra vez en las películas en las que se muestra una excavación: indígenas no occidentales caucásicos excavando con ropas marcadamente étnicas, gente con tamices de las que salen piezas más grandes que el tamiz, gente limpiando cosas con pinceles aunque ya están limpias, piezas que salen completas del yacimiento y ya sigladas para ponerse en un museo, niveles para medir como para parar un tren porque quedan bien en un escenario de excavación (en esta se pueden ver hasta tres) y gente paleando en sitios absurdos para fingir que están excavando (siempre que veáis una peli en la que salen excavando fijaos en los que palean… canela fina, colegas). Y, por supuesto, Steven Seagal científicamente sentado con una gabardina negra que le llega a los tobillos en un perfil estratigráfico limpiando con un pincel. Es que no me jodas, duele verle sentado en ese perfil. ¡Qué te lo vas a cargar, cagoentó! Si eres arqueólogo sabes que la primera regla de la Arqueología es encontrar todo el último día y la segunda no sentarse en los p***s perfiles ¿Pero qué te han hecho los perfiles Steven? ¿Acaso mataron a tu mujer y te tienes que vengar de ellos? ¿Vas a hacerle una venganza ciega a los perfiles? Para colmo de subnormalidades, aparece un tipo que se pasea por el yacimiento y pisa un plato entero de cerámica de la dinastía Zhou que han dejado en el suelo sin decirle nada… ¿Y dónde dejaron la cerámica?……………………………………………………………….. ¡En el maldito perfil de la excavación! ¡Ese perfil es una mierda, Steven Seagal, y tú te sientas encima de ellos y dejas cerámica para que venga el estreñido de Wong Dai a pisarla! ¡Imbécil! ¡Bastardo! ¡Memo! ¡Tontolnabo!………………………………………………………

Haciendo una serena valoración de Venganza Ciega podemos afirmar sin riesgo a equivocarnos que se trata de un filme escaso de imaginación con ciertos toques Chucknorrikianos en el nefasto uso de los planos medios y con unos efectos especiales tan ejquerosos que seguramente están realizados por un babuino hasta el culo de LSD caducado. Arqueología=0, estupidez=∞.

Y de regalo, un capítulo de “The Steven Seagal Show”. Bizarrada para unos, banderitas americanas para otros.

Max

Anuncios

3 comentarios en “Cine y Arqueología (II): Venganza Ciega o los perfiles mataron a la mujer de Steven Seagal

  1. Pingback: Cine y Arqueología (IV): Wall-E, el adorable robot arquehólico | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Cine y Arqueología (III): “Caverrrnícola!”. Anacronismos para partirse el ojayer | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: ¿La arqueología es sexy? | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s