Ocio en el castillo de Ocio (Ocioinception). Una introducción a la arqueología de los picaderos

Imagen 1

El castillo de Ocio (Álava), en todo su esplendor. Cortesía de Max.

Una arqueóloga es como Chuck Norris, sibilina y siempre alerta. Un sábado cualquiera que no había (casi) nada que hacer hemos decidido ir a hacer una típica visita arqueológica: levantarnos tarde, coger el coche con ese puntillo de resaca y sabor a llanto de bebé en la boca, decidir un destino que esté a menos de 40,2 minutos del punto de partida, ver un yacimiento arqueológico flipando con absolutamente todo lo que haya y discutiendo sobre absolutamente todo lo que haya (nota: no hace falta saber ni el nombre del sitio para esto) y después regar la discusión con buenas jarras de cerveza. En nuestro caso ha sido por la rioja alavesa; las jarras de cerveza fueron sustituidas por vino tinto.

El castillo de Lanos, sito en el pueblo de Ocio (municipio de Zambrana), fue el destino que decidimos visitar dado que ninguno de las dos aventureras habíamos estado previamente. Este castillo es uno de los típicos castillos roqueros que llama la atención a kilómetros de distancia y que llaman con su canto de sirena a que te acerques a echar un vistazo entre sus ruinas. El castillo controla (vamos, que se ve muy bien desde allí) el valle del río Inglares antes de desembocar en el río Ebro, en la comarca de los valles alaveses dentro de la cuadrilla de Añana. A partir del año 1999 se inició un proyecto de limpieza y consolidación de los restos, así como una lectura estratigráfica de paramentos que permitiera historiar este castillo. Podéis leer un artículo-resumen de estas intervenciones aquí (páginas 209 en adelante. El enlace de descarga no me cabe, así que haced un esfuercín para encontrarlo y bajarlo). Según este trabajo, las fases más antiguas de ocupación podrían estar situadas en el Hierro I, y tener también una posible ocupación “tardoantigua” (este término me gusta menos que un tacto rectal, ya tendré ocasión de diseccionarlo en otro post). Sin embargo, lo más antiguo que se puede ver actualmente es la torre, que han datado eventualmente en el siglo XI, con reformas y ampliaciones hasta el siglo XIII y un posterior abandono en torno al siglo XV.

Imagen 2_

La torre del siglo XI/XII y el recinto amurallado del siglo XIII. El compa J.A haciendo de escala humana. Cortesía de Max.

Este castillo forma parte de un conjunto de fortalezas relacionadas con los conflictos entre los reinos de Castilla y de Navarra a partir del siglo XI hasta el siglo XV (y hasta la actualidad, en el que este tipo de castillos se toman como referentes de la identidad navarro-euskalduna en oposición al estado ejpañol. Sobre este tema me siento totalmente ignorante por el momento y llamo a las lectoras a que hagan una reflexión crítica sobre este tema para publicar en este blog). Así, a escasos kilómetros de Ocio nos encontramos el castillo de Portilla, otra de estas fortalezas que dejaremos para otra visita. En el caso del castillo de Ocio, este parece que fue posesión de la corona de Castilla hasta 1288, año en que Diego Díaz de Haro apoya los intereses de Alfonso de la Cerda (jejeje… cerda), autoproclamado rey de Castilla en contra de su güelo, Sancho IV. Esto hace que Sancho conquiste el castillo y se quede en manos de la élite navarra. Aquí parece que hay un vacío importante, pues en 1358 el rey Pedro I “El cruel” dona a Diego Pérez de Sarmiento el señorío de Ocio y, se supone, el castillo con el señorío. En el testamento de Diego Gómez Sarmiento aparece como “II señor de Ocio”, por lo que se entiende que su papi ya fue señor del castillo. Durante el período de los Reyes Católicos, el castillo ya se comienza a abandonar, quedándose posteriormente en estado de ruina.

Imagen 3

Chapa-resumen o resumen de la chapa. Cortesía de Max.

Hechos estos apuntes históricos, vamos con lo que más me llamó la atención de la visita. Desde el GAS hemos iniciado un pequeño arqueoproyecto sobre la Arqueología de los Picaderos, sobre el que ya escribiremos largo y tendido en el futuro próximo. En general, de lo que se trata es de revalorizar esos espacios patrimoniales utilizados en la actualidad para otros fines menos históricos pero igualmente humanos, como es follar o beber. Los picaderos y los lugares de botellón son espacios recurrentes de las geografías mentales actuales, donde el ser humano también deja su huella material (restos de basura o condones) o artística (marcas, graffitis, grabados…) y que, creemos, puede ser objeto de estudio arqueológico y antropológico con el objetivo de que nos proporcionen información sobre las sociedades actuales. El patrimonio y los monumentos, como el castillo de Ocio, también son utilizados en la actualidad por las comunidades locales (y no tan locales) y esos usos también dicen mucho de nuestra sociedad y son normalmente silenciados por un discurso del patrimonio extremadamente normalizado y pautado. Como dice el compa Xurxo Ayán, somos “herederos por la fuerza”.

Imagen 4

Txoko subactual, seguramente hecho para las labores de limpieza del castillo entre 1999-2002. En su interior hay una lata de aceite para motosierras. Cortesía de Max.

 Y el castillo de Ocio no es una excepción. Su localización cerca de un centro habitado (Ocio), su preeminencia en el paisaje y el gran arraigo que (presupongo, no me dio tiempo a hacer arqueoetnología en el bar del pueblo) tiene para las paisanas y paisanos del pueblo lo convierten en un lugar privilegiado para ir no solo de visita arqueológica y turística, sino también simple y llanamente para echar unas cervezas o un buen polvo arqueológico. En el segundo nivel del castillo, en la zona sur, nos encontramos con un pequeño txoko actual (no el de la imagen 4. Ese es otro) que da entrada a una cavidad de la roca natural, apuntalado a lo Pepe Gotera y Otilio, pero con bastante clase. Dentro nos encontramos un tesoro arqueológico: un montón de basura subactual que nos indica que en el castillo de Ocio hubo bastante ocio. Botellas de vino, latas de refresco, librillos de OCB (auténtico fósil director de la juventud subactual, si bien la fábrica existe desde 1822), un potencial calzoncillo (me imagino que comprenderéis que sin guantes no se debe tocar eso. No sé si es un calzons u otra cosa) y los restos de lo que debió ser un toldo se encuentran allí, pasando desapercibidos a las labores de limpieza y restauración que tuvieron lugar hace casi 15 años.

Imagen 5

Potencial picadero o zona de botellón subactual. Vista exterior. Cortesía de Max.

Pudimos datar eventualmente aquellos restos en torno a finales de los 90 comienzos de los 2000, coincidiendo con la restauración. Quizá la chavalería del pueblo, animada por los trabajos de limpieza que se estaban llevando a cabo (motosierra incluida), subieron a re-patrimonializar (espero que dos o tres veces seguidas, campeones) el conjunto “castillil”. Junto a estos restos materiales, nos encontramos con algunos graffitis con mensajes como “Te quiero”, “Hola Ana” y demás cosas bonitas. Esto es pura arqueología, y seguramente nos dice más del “pueblo llano” que el propio castillo.

Imagen 6

Potencial picadero o zona de botellón subactual. Vista interior. Cortesía de Max.

Imagen 7

Potencial picadero o zona de botellón subactual. Tesoro arqueológico. Cortesía de Max

Post-scriptum. Tras esta visita regamos bien los hallazgos con un rioja y un buen bacalao a la riojana en Haro. Visita arquehólica cumplida. Cortamos transmisión.

Max

Anuncios

Un comentario en “Ocio en el castillo de Ocio (Ocioinception). Una introducción a la arqueología de los picaderos

  1. Pingback: Utopía, distopía, heterotopía (III): hoy (por fin) heterotopía | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s