Paseos coloniales en zapatillas de casa (I) – De Rada a Rada

Fig 1 - IMG_6782

Pueblos nuevos con referentes viejos. Hoy: Rada (Navarra). Cortesía de Soyuz Gorri.

“Paseos coloniales en zapatillas de casa” puede prometer y promete ser una miniserie sobre espacios de autoritarismo y conquista, ideas de imperio y colonización, dominación del “otro” y apropiación de nuevos territorios… pero todo eso sin alejarnos mucho de casa. Hablaremos de las colonias que existen aquí mismo, en nuestro (inserte “país” aquí). Próximamente, del 21 al 28 de octubre, en Vitoria-Gasteiz (Álava), se celebrará el Seminario Colonias para hombres. Arqueología de la colonización agraria e industrial del franquismo” e invitamos a todas a acudir y a participar activamente. Entrada libre, gratuita y forzosa. Ahora, como aperitivo… De Rada a Rada.

Mapa - Colonias agrarias INC Canal de Bardenas

Localización de Rada en el eje Bardenas-Ejea, con sus poblados de colonización agraria. Cortesía de Soyuz Gorri.

De Rada a Rada y de una guerra civil a otra guerra civil. En la Navarra profunda (al fondo a la derecha… ¿o ya no?), entre Caparroso y Mélida, se encuentra la localidad de Rada. Bueno, mejor dicho, los dos Radas: Rada Viejo y Rada Nuevo. El primero es un yacimiento medieval, muy recomendable para toda aquella que quiera tener una perspectiva horizontal y horizontalizante del entorno. Este despoblado de los siglos XII-XIII (cartel turístico de la entrada dixit), fue destruido por parte de los agramonteses bajo el mando de Martín de Peralta durante la Guerra Civil de Navarra (1451-1464). Y es que sí. Efectivamente. Navarra tuvo su guerra civil bajomedieval (preludio de la conquista de 1512), en la que se enfrentaron agramonteses y beaumonteses, dos bandos en liza (en principio) por los derechos dinásticos sobre la Corona (¿foral?). No por sus derechos, sino los de otros dos tíos… Y parece ser que la razón por la que Rada debía ser destruido era que éste apoyaba al Príncipe de Viana frente a su padre Juan II. Esto es: Rada era beaumontés y eso enfadaba a los agramonteses. ¿O no era así? Algo parecido…

Fig 2 - IMG_6753

Vista del yacimiento de Rada desde el vértice geodésico plantado en una torre medieval (a la que está prohibido subirse)… Ups, vaya. Cortesía de Soyuz Gorri.

El caso es que ahí tenemos este interesante yacimiento arqueológico, con una parte aún bien conservada de sus murallas, el trazado de sus calles, algunos edificios, un aljibe espectacular que todavía almacena agua gracias a las perforaciones que recogen el líquido elemento filtrado en la tierra y la iglesia románica (o como diría Max, “romántica”) de San Nicolás. Todo ello coronado por una torre circular, a su vez coronada por un vértice geodésico, a su vez coronado por el profundo cielo azul de la Zona Media navarra. Algunas zonas no han sido excavadas y por ello encontramos unos simpáticos carteles del Gobierno Foral rogándonos no adelantar acontecimientos.

Fig 3 - IMG_6744

“Prohibido detectorear”, “Prohibido excavar”, “Prohibido estar quieto y muy firme sobre un paramento de piedra” e “Imprescindible echar hielos a un cubata tamaño katxi”. Cortesía de… adivínalo: Soyuz Gorri.

Pero monte abajo, en el llano, hay otro Rada, el Rada Nuevo. Un poblado de colonización fundado en la década de 1960 a raíz de la reorganización territorial completa que supusieron el embalse de Yesa y el canal de Bardenas. El Instituto Nacional de Colonización (INC) creó hasta 15 pueblos nuevos entre Navarra y Aragón, hechos a imagen y semejanza del (bo)Caudillo. ¿Cómo? ¿Bajitos, gallegos y con voz de pito? No. Caracterizados de una escenografía que mezclaba lo uniformizador (con pequeñas variantes regionales), lo autoritario (el INC era dueño y señor en sus dominios) y lo patético (léase invención de la tradición al estilo Hobsbawm pero centrifugado y con lejía).

Fig 4 - IMG_6780

Calle principal de Rada Nuevo. Nótese que en los pueblos de Franco tal vez faltase pan, pero nunca faltaba sitio pa’ aparcar el Seiscientos. Cortesía de un/a servidor/a.

Rada es un pueblo de medio centenar de habitantes dotado de todos los servicios “necesarios”: edificio administrativo central, iglesia (con su campanario colonization style: ya veremos más ejemplos en los próximos días), centro cívico (muy al estilo de los que se hacían en la Italia fascista), colegios, etc. Todo ello presidiendo una escenografía que los igualaba a todos para así arrodillarlos ante papá Régimen. El paternalismo estaba a la orden del día: el INC les entregaba una parcela de regadío, una vaca y una casa. Con el tiempo y gracias a sus ganancias, además, los colonos tendrían acceso a televisión, un automóvil y a cocina eléctrica, pero todo ello tras años sin agua corriente en esas nuevas y tan modernas viviendas, y es que, ésta no fue instalada hasta 1965, cuatro años después de la entrega de llaves. El primer año, las tierras no pudieron ser cultivadas y muchas familias abandonaron el poblado nada más llegar. Contra todo pronóstico, Rada Nuevo fue consolidándose y ahora es incluso capaz de atraer a nuevos habitantes, tales como familias magrebíes que trabajan este (nuevo o renovado) campo navarro. ¿Qué diría Franco si viese que su plan de Reconquista y Repoblación ahora está compuesto también por moros? Y para acabar, ¿qué opinaría del gitano power? … ¿Qué pasa? ¿Qué esperabais? En este post del GAS estábamos tardando demasiado en poner algo bizarro como guinda del pastel.

Fig 5 - IMG_6772

Visto en Rada. ¿Qué mejor para acabar? Un día habrá que hacer un monográfico sobre graffitis y cultura gitana… Hay mucho material. Queda pendiente, don Wu Ming. Cortesía de Gorri Soyuz.

Dos Radas y un destino… ¿pero cuál? ¿La destrucción materializada en el despoblado bajomedieval o la adaptación forzosa y forzada al medio llevada a cabo por la colonia? Podríamos empezar a reflexionar sobre lo rural más allá de las charangas de verano en “el pueblo”. Pero ahora no es el momento. En cualquier caso, para más información, un simpático vídeo de una vecina enseñándonos Rada, sin ninguna intencionalidad publicitaria (aquí).

Soyuz Gorri

Anuncios

2 comentarios en “Paseos coloniales en zapatillas de casa (I) – De Rada a Rada

  1. Pingback: No se encontró la página | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Paseos coloniales en zapatillas de casa (II) – Bustos, grandes bustos | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s