Wumingada del mes. Parte VII (y final): Mirad al pajarito

fuckyeahdemen-tia

Tras un largo tiempo de sequía sexual (y también de envío de wumingadas) publicamos una última historia de vergüenza, pasión, horror, penes y tierra… Vamos, una historia de Arqueología. De la mano de Tizas, una wumingada

Érase una vez en una tierra lejana y recóndita, más lejana que Mordor, Narnia o Murcia, creo recordar, de hecho, que era en Gipuzkoa: una servidora inocente y virginal se hallaba tomando una cerveza (o diecisiete) tras una dura jornada de excavación cuando escuchó un sonido de móvil lejano. Renqueando aún con el sexy-atuendo propio de una excavación (chándal, lleno de mierda; camiseta cinco tallas grande, llena de mierda; pelo tipo nido, lleno de mierda, etc.) se levantó la joven muchacha camino a la habitación cantando Mulán (y haciendo una vez más gala de su inocencia) a voz en grito. Una vez en la habitación (mixta, lógicamente, como tiene que ser), observó como uno de los compañeros de trabajo (el más raro, lógicamente también) se hallaba en ella cambiándose para ir a ducha (falta le hacía al muy guarro con la peste que echaba).

stock-illustration-20163688-cuckoo-clock

Cu, cú. Mira al pajarito. ¡Míralo! Fuente: i.istockimg.com

La mozuela protagonista de la historia, entró, saludó y se dispuso a rebuscar el móvil entre su cama (o leonera a partir del minuto 1 de excavación). Momento en el cuál el compañero rarito de cojones, le empezó a comentar que por la noche había pasado frío (normal chato si duermes desnudo), y si era posible que yo me encargara de cerrar la ventana. La muchachita inocente, en un acto de educación se dispuso a darse la vuelta para contestar, cuando el susodicho señor creyó conveniente bajarse pantalones, calzoncillos y dignidad al suelo. Quedándose plantado de pie, cual su madre lo trajo al mundo (pero con pelo pelirrojo), como si estuviera orgulloso de mostrar semejante salchicha de cóctel, asegurándose de que la polluela perdiera la inocencia y las ganas de cenar.

Moraleja: nunca os fieis de los raritos que duermen desnudos.

Tizas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s