Utopía, distopía y heterotopía (I): hoy, Utopía

Estanque_del_Retiro

Parque El Pasatiempo, Betanzos (Galicia). Vista del Estanque del Retiro (fuente: wikipedia).

Boom! In your face, Lewis Carroll! ¡Headshot a socialistas utópicos de ayer… y de antes de ayer! Hoy os presentamos un lugar que parece de otro mundo pero que sorprendentemente está en el nuestro: el Parque del Pasatiempo, en el galaico pueblo de Betanzos (A Coruña). Cómo no puede ser de otra manera, la falta de medios que nos caracteriza hace que tengamos que hablar de este escenario utópico-festivo de oídas o leídas… Pero, no os perdáis este rincón que conjuga socialismo utópico, filantropía indiana y “genealogía del Capital”.

Lo dicho, estamos en Betanzos, una localidad gallega que, como muchas otras, vivió el fenómeno de la emigración ultramarina en aquellos tiempos locos entre el siglo XIX y el XX. Algunos que consiguieron hacer fortuna en las Américas (al viejo, bueno y edulcorado estilo de Españoles por el mundo), regresaron como “indianos” (Max añadiría un “agarrámela con la man…”, ridículo). En la cornisa atlántica de esta Península Ibérica que nos acoge y nos espanta, encontramos multitud de mansiones de esa arquitectura indiana: entrada triunfal, mirador de madera, jardín, y por supuesto, palmeras bien visibles como icono americanizante. Pues bien, en esta línea, debemos hablar de los hermanos García Naveira, venidos de Argentina en 1893, tras amasar una importante fortuna.

garcianaveira

Estampa familiar e indiana del clan García Naveira. Ojo al dibujo de la palmera. Y sobre todo, ¡ojo a esos perros! WTF?! (fuente: cronistadebetanzos)

Filántropos ellos, amigos de sus amigos, y gente muy limpia y muy sana que siempre saludaba en el descansillo, pusieron en marcha una gran cantidad de obras benéficas y de servicio social en su pueblo. Financiaron escuelas, lavaderos, centros de asistencia médica, etc. Todo muy en la línea de las ideas higienistas, liberales e ilustradas del momento. Boom! In your face Bill Gates! Y es que, el clan García Naveira superó todo parámetro filantrópico (y ¿por qué no? bizarro) cuando mandó construir un ¡parque temático! Posiblemente, el primer parque temático de Europa o uno de los primeros.

img_1841

Otra vista del magnánimo y magnífico Estanque del Retiro (fuente: casadecal)

Lo bautizaron como “El Pasatiempo” o “Parque Enciclopédico de Atracciones” (en la línea de la Enciclopedia de Diderot y d’Alembert) y se trata de un conjunto de jardines, fuentes, escalinatas y espacios de recreo y… sobre todo, didáctica ilustrada de las maravillas del mundo moderno. Frisos con escenas que reflejan los últimos inventos tecnológicos (como por ejemplo, el buzo… no el de la obra, sino el de jugar a ser Jacques Cousteau) o, por ejemplo, animáles “exóticos” y otras escenas propias del mundo colonial que decoran este espacio onírico. La lógica que preside estas representaciones es la misma que la de los iconos de las iglesias medievales: narrar la “Verdad” del mundo (en este caso, el terrenal) a las masas iletradas. Cualquier niña o niño de Betanzos se podría maravillar conociendo lo que había más allá, en un planeta cambiante y globalizado. Y es que, había incluso un zoológico para poder ver bestias indómitas (no, no hablo de Bertín Osborne). Estamos ante un proyecto utópico y modernizador, pero sobrádamente burgués. Y es que, si queremos aprender sobre Egipto, qué mejor que recrear una escena ante las faraónicas pirámides con la propia familia García Naveira.

96537036

Materialización de un modo de vida. Clan García Naveira en Egipto (izda.) y clan García Naveira en El Pasatiempo (dcha.).

Las maravillas del mundo moderno deben ser contempladas como el triunfo de Occidente sobre el mundo. El parque entró en funcionamiento en 1914, un año clave, en el que se da por finalizada la belle époque que se caracterizaba por su fe ciega en el Progreso, el desarrollo armónico de seres humanos e inventos técnicos, la ilusión burguesa por (algunos) valores de Occidente… ¿Y por qué finaliza esta actitud optimista en 1914? Es lo que se suele decir ante los cuatro años de millones de muertes que vendrían con la Primera Guerra Mundial. Papi Hobsbawm habla del fin de la “Era del Imperio” (1876-1914) para pasar a la “Era de las Catástrofes” (1914-1945). Las luces se apagaron en Europa, pero no ocurrió lo mismo en Betanzos. En la España neutral de los pelotazos financieros (uy, qué déjà vu…), la fe en el Progreso seguía siendo intensa. De hecho, la República fue un sistema caracterizado por su discurso modernizador y de esperanza en el futuro. De ahí, toda su política educativa, laica y gratuita. Y en el caso de estas élites ilustradas y liberales, percibimos una visión global (¿?), pero sobre todo, globalizada (¡esto sí!).

Curioso_elemento_el_tiempo

Mindfuck de relojes en El Pasatiempo. Ni Alicia, ni Carroll… (fuente: wikipedia)

El rincón de los relojes es uno de los más interesantes y no sólo por su atractivo decadente y bizarro (como el de nuestra amiga Brandine Von Mierder intentando hacer una suma con decimales). Sino que lo es también porque nos muestra una actitud específica ante la realidad: cosmopolitismo y tecnología se dan la mano, las maravillas del Occidente moderno se expanden por el mundo y no hay lugar bajo el cielo que no se ajuste al control del tiempo, al control humano sobre el tiempo. Aquí debemos hablar de lo que la germánica Lucian Hölscher llama “descubrimiento del futuro” en la forma de fe en el Progreso, en la tecnología y en los valores de la Ilustración.

img_1851

Kevin Costner en Waterworld 2: En la orillica… Bueno, no, friso de un buzo. (fuente: casadecal)

Pero debemos hablar también de “socialismo utópico”, al estilo de Charles Fourier y sus falansterios, Saint-Simon y su saintsimonismo, Owen y el “socialismo cooperativo”, etc. Para quienes somos marxistas-cutristas, conocemos a esta gente porque Marx y Engels les dan candela fina en el Manifiesto Comunista, pero además de eso estos individuos personificaron una fe positivista y activa en el futuro, en la idea de sociedades igualitarias y científicamente armónicas. Eran guays en un principio, pero más tarde algunos se convertirían en grandes empresarios que, por ejemplo, construyeron el Canal de Suez. Solían mezclar socialismo, cristianismo y una visión optimista del capital como motor del mundo moderno. Así, a lo loco. Y eso es un poco lo que se percibe en El Pasatiempo, cuando en un principio, en una inscripción ya desaparecida se podía leer: “Jesucristo fue el primer socialista”.

Árbore_xenealóxica_do_capital

“Árbol genealógico del Capital”. Parque del Pasatiempo. Este sitio lo tiene todo (fuente: wikipedia).

Así no es de extrañar que encontremos una genealogía de las virtudes que hacen posible la producción del Capital (entendido aquí como sinónimo de riqueza). “Trabajo, perseverancia, ahorro, honor, orden, previsión y honestidad”. Todo ello es necesario para ser un capitalista, pero en el sentido socialista utópico… Ufff, esto es un poco lío. De hecho, podríamos meter aquí a Emilio Botín (que entre llamas descanse) o al presidenciable Donald Trump, para ver si encajan en esa genealogía. ¿Qué opináis vosotras?

En fin, en este primer acto sobre “Utopía, distopía y heterotopía” hemos querido traeros un espacio mencionado en el libro Volver a las trincheras. Una arqueología de la guerra civil española, la nueva obra de Alfredo González Ruibal. Gracias a un breve apartado de este libro, hemos visto la propia noción de utopía materializada en un espacio, el Parque del Pasatiempo, un lugar que tengo apuntadísimo para visitar desde ¡ya mismo! Pero aún hay mucho más: en el siguiente acto, “distopía”, próximamente…

Soyuz Gorri

Anuncios

5 comentarios en “Utopía, distopía y heterotopía (I): hoy, Utopía

  1. Pingback: Ez ikusi, ez ikasi: cuando el saber-poder es muy chu-chu-chuli | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Los visigordos son los padres… y también son fachas | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: Thompson está cabreado: la arqueología como banalización (Eichmann rules) | Grupo Arqueología Social

  4. Pingback: Utopía, distopía, heterotopía (III): hoy (por fin) heterotopía | Grupo Arqueología Social

  5. Pingback: Utopía, distopía y heterotopía (II): hoy, Distopía | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s