Tipología de revienta-monumentos del franquismo

Franco_tricolor_salamanca

Ironía over 1000. Fuente: http://www.foroporlamemoria.info

Ahora que los titiriteros están bien encerrados en la cárcel están bajo control (esto se escribió el día que los detuvieron; no están en la cárcel pero la idea es la misma) y que la libertad de expresión está en cuarentena (mirad, no me quiero meter en veinte jardines, pero, joder, es terrible que la ignorancia de la gente para distinguir la sátira y la incapacidad del Ayuntamiento de Madrid para distinguir la etiqueta de “apto para niños” acabe con dos personas en la cárcel encausadas mientras la impresentable de Rita Barberá siga campando a sus “anchas”… ¿veis? Esto es una sátira sobre el tamaño de su ego), y ahora que Wu Ming se ha decidido a iniciar este nuevo circo de Harris, y sin que nada tenga que ver que me esté apuntando con una pistola en la sien, pues he decidido voluntariamente aportar un poco de (des)cordura a esto de los monumentos frasquistas y la decisión del Ayuntamiento de Madrid de eliminar algunos de ellos.

Decisión de dar un paso adelante (¡por fin!) no tanto para eliminar los símbolos franquistas, que eso es el objeto de esta discusión y de otras muchas, sino precisamente por provocar el debate. Debate que, a tenor de algunas inteligentes aportaciones parece más digna de un tronista de HMyV que de un intercambio de opiniones sobre la aplicación de una ley que, por cierto, es una ley aprobada y vigente. Ley aprobada y vigente, argumento que bien que se encarga la derecha/derecha mediática/derecha-no-cortes-ras-ojo-nieve de utilizar si se trata, por ejemplo, de la independencia de Cataluña, pero que parece olvidar cuando de quitar monumentos de una dictadura se trata.

Pero, dado que se espera que al menos alguien pesque el anzuelo y se debata sobre este tema de la (des)memoria a la que se nos condena, mi aportación querría dirigirla a construir, de la forma más simplificada que se pueda, una tipología arqueológica de las distintas personas y opiniones que existen sobre este tema. Luego lanzaré un par de dardos a modo de caña de pescar y, lo prometo, c’est fini por el momento (no tardaré en volver a la carga. Pesada de mí). Comenzamos:

1. Tipología: “El efecto Loto” (nota: la flor de loto repele todo tipo de líquidos).

Frase usual: “me la pela”.

Puntos a favor: +1neutralidad; -1carisma; +1inacción

Crítica: pues venga, como todo me la pela y no me importa nada pues vamos a dejar que todo el mundo haga lo que le salga de ahí. Seamos como Bart Simpson. Ahora, si luego te encuentras a unos energúmenos levantando el brazo y gritando “Heil, Soraya Saénz de Santamaría” no te extrañes. Primero vinieron a por manzanicas…

monumentofranquista

decoración zen-fascista en el salón de tu hogar by naz-Ikea. Fuente: elmundotoday.com

2. Tipología: “Los chubasqueros ideológicos”. No se mojan ni aunque estén bajo las cataratas del Niágara.

Frase usual: “no hay que politizarlo todo” y demás variantes.

Puntos a favor: +1cinismo; +1inacción; -1implicación; +1tranquilidad de conciencia; +1de capacidad para criticarlo todo.

Crítica: si el hecho de que haya un monumento de una persona que asesinó a miles de personas en “período de paz” en medio de tu plaza o que se haga un homenaje a un señor que apodaron “El carnicero de Badajoz” no te parece suficientemente político… fin de la cita.

3. Tipología: “Y tú más. Carrillo. Paracuellos. Somier”.

Frase usual: “si quitamos a Franco y a Fraga, también quitamos a Carrillo”. Un ejemplo clásico que he encontrado googleando a lo loco aquí (es un poco viejuno, de cuando Zapatero era peor que ETA-SADAM HUSSEIN-AL QAEDA Y EL TELETUBBY MORADO juntos, pero es una síntesis de esto que quiero decir).

Puntos a favor: +1Intereconomía; -1El Intermedio; +1fascismo encubierto o no tan encubierto.

Crítica: precisamente para eso está la Historia y la Arqueología, para poner a todos en su sitio en el contexto en el que actuaron, vivieron y murieron. Además, ¿cuántas estatuas de Carrillo has visto? Lo que quiero decir con esto es que si comparamos el número de monumentos, calles y vítores a los “héroes del bando nacional” con respecto al resto de personajes de la Guerra Civil en adelante no vinculados al franquismo (sea cual sea su posición ideológica), la desproporción es bestial. Todo eso tiene una razón histórica, amigas mías. Más aún, no es una cuestión de número, sino, precisamente, de las cosas y valores que se pretenden ensalzar y homenajear con una calle “General Yagüe” y otra dedicada a Clara Campoamor, por ejemplo.

4. Tipología: “bulldozer”.

Frase usual: “si quitamos las estatuas de Franco también habría que quitar las de Carlos V, las de Hernán Cortés, las de Colón, las de Salvador Dalí, las de la tía Eustaquia esa que le daba cachetes a su hijo cuando no se comía la verdura…”

Puntos a favor: +1historia; +1ecología; -1posicionamiento claro

Crítica: en realidad es un argumento muy sólido. Mi amigo Auzóctono lo ha dicho recientemente (ya hablo como Paco Marhuenda… todos son mis amigos). Si quitamos una estatua X por la razón Y, la lógica aristotélica nos llevaría a decir que habría que quitar todas las estatuas X que cumplan la razón Y. ¿Acaso Franco fue menos genocida que Carlos V o que Hernán Cortés? Ni qué decir de todas las Eustaquias que te obligaban a comer el brócoli a pesar de que su horrible sabor anunciaba algo estomacalmente terrible. Todos tienen un lado oscuro de la fuerza que no mola. No hay nadie perfecto salvo Wu Ming. Sin embargo, esto es dejar el problema a un lado y lo más probable es que acabase o todo tal y como está ahora o todo arrasado como si un bulldozer hubiera pasado por el mundo. Por otro lado, creo que no es la misma relación la que podemos establecer como sociedad con el franquismo (del cual vivimos sus consecuencias actualmente) que con la época de Hernán Cortés (cuyas consecuencias las viven, sobre todo, las compañeras al otro lado del charco). ¡Ojo! Que yo estaría más que dispuesto a quitar una estatua de Hernán Cortés. Solo digo que no es la misma balanza y que requiere de otro debate.

1992-1000ptas-billete

Y pensar que tuvimos a Hernán Cortés en nuestros bolsillos susurrándonos cosas feas de los aztecas… Fuente: el baúl de los recuerdos/un rincón que hace que no limpias mucho tiempo.

5. Tipología: “Franco Caca” “¿pero es que…?” “¡FRANCO CACA!”.

Frase usual: “Hay que quitar todo aquello que recuerde a Franco. Incluso habría que ejecutar a James Franco, su nombre es muy parecido”.

Puntos a favor: +1progresismo; +1Manuela Carmena; -1sosiego y calma

Crítica: El tema que Soyuz Gorri dejó caer (seguramente sin querer, no es tan inteligente), es que hacer una damnatio memoriae de este pelo podría ser perjudicial en el medio plazo. Es el eterno debate con el dichoso tema de la medalla de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca o con el valle de los Caídos: la quitamos y precisamente eliminamos los vestigios materiales que nos hablan de esa dictadura y de su afán por materializar su totalitarismo y en cierta medida nos quita los medios por los cuales se podría hacer una crítica visual y material de la memoria de la dictadura para las nuevas generaciones que nos sucedan. Si lo eliminamos, lo eliminamos de todas partes. La desmemoria podría ser peor que la memoria construida críticamente.

Y hasta aquí por el momento. Si os animáis a añadir alguna tipología más que no se vea reflejada, invitadas quedáis. Únicamente quería lanzar la siguiente pregunta: ¿Y cuál podría ser el papel de la Arqueología en todo esto? Creo que precisamente lo que ha fallado en todo esto es la presencia de una profesional de la Arqueología o de la Historia que documente estos monumentos antes de llevárselos. En pocas palabras, mi opinión está entre la tipología “Franco Caca” y “Bulldozer”: yo no quiero que el espacio público en el que yo estoy y que me pertenece, al igual que al resto, se hagan homenajes a valores (sean en la persona que sean) que vayan en contra de los más elementales Derechos Humanos. Y la Arqueología y la Historia, como maestras de la vida, nos pueden mostrar esa delgada línea roja que separa lo que es un valor a proteger de lo que es un atentado contra la inteligencia. Ahora bien, que no se pierda nunca la memoria. Es lo único que tenemos. Eso y a James Franco.

Max

Anuncios

2 comentarios en “Tipología de revienta-monumentos del franquismo

  1. Pingback: Soy mujer, pero no es mi puto cumpleaños. | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: “Por un precio simbólico”: primer llamamiento a nuevo debate abierto del GAS | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s