Entrevista: Jesús Fernández, La Ponte – Ecomuséu y la gestión local del bien común histórico

logo la ponte ECOMUSEU

¡El Grupo de Arqueología Social está de estreno contínuo! Si la semana pasada sorprendíamos a crítica y público con el circo de Harris y ya vamos por nuestra cuarta reunión, hoy comenzamos una sección algo más seria. Wu Ming se pone su careta de Bob Woodward y Carl Bernstein y se lanza en busca de entrevistas que pongan el debate sobre el bien común histórico en primera línea de frente. Para estrenar, queríamos entrevistar a Putin, pero parece ser que su agenda está apretadilla, así que hemos entrevistado a Jesús Fernández, miembro del ecomuséu y asociación La Ponte, situado en Santo Adriano (Asturias) y todo un referente en la gestión local del bien común histórico. Wu Ming pregunta, los demás contestan.

  1. ¿Qué es La Ponte? ¿Cómo nació y con qué objetivos?

Creo que la mejor forma de definir qué es la ponte es a través de las mismas personas que están implicadas en el proyecto. En nuestra Web se puede encontrar esta definición que se realizó de forma colectiva:

“La Ponte es un ecomuseo gestionado por población local donde se socializa el patrimonio cultural y se transmiten valores de respeto hacia las comunidades rurales y su cultura. Es además un espacio de encuentro, aprendizaje y dinamización donde se investiga, se realizan talleres y otro tipo de actividades, y donde se reflexiona sobre los problemas de nuestro entorno. El ecomuseo funciona como una red abierta a la colaboración con otras organizaciones.”

Esta organización nació en 2011 a partir de un proyecto de parque cultural para el territorio de Santo Adriano en Asturias. Se constituyó jurídicamente como asociación para ejecutar ese primer proyecto que después se convirtió en un ecomuseo. Se puede decir que en junio de 2013 se concluyó la fase de constitución y La Ponte dejó de ser un proyecto para ser una realidad.

Sus objetivos son diversos: difundir nuestro patrimonio cultural, fomentar su investigación, realizar pequeñas tareas de restauración y conservación, plantear una gestión integral del patrimonio cultural de base social, o dicho de otro modo, construir un museo gestionado por la sociedad civil autoorganizada, implicar en el proceso al mayor número de habitantes locales….

Ecomuseo de Santo Adriano Itinerario Didáctico IES

Jesús Fernández haciendo de arqueo-sherpa. Fuente: laponte.org/

  1. ¿Qué tipo de actividades lleváis a cabo?

Se pueden dividir en cuatro secciones:

  1. Difusión del patrimonio cultural (charlas, cursos, visitas guiadas, etc.).
  2. Conservación (limpieza y desbroce de entornos de yacimientos, accesos, etc.).
  3. Investigación (se promueven pequeñas investigaciones a nivel local y se publica una revista)
  4. Socialización (se organizan actividades y dinámicas para hacer que el patrimonio sea percibido como algo propio, que pertenece de alguna forma a la gente que vive aquí)

 

  1. En vuestra página oficial decís que el ecomuséu “es una iniciativa comunitaria, autogestionada y abierta a la colaboración con otras organizaciones ¿Cuál es vuestra forma de organizaros y de funcionar?

Como te decía al principio La Ponte es jurídicamente una asociación, por tanto su órgano principal de toma de decisiones es su asamblea. También dispone de una junta directiva, pero los cargos trabajamos de forma horizontal y transversal con el resto de socios y socias más activos. El ecomuseo se crea a partir de un reglamento interno que se aprobó en asamblea. Así, la titularidad, gestión y toma de decisiones sobre lo que hace el ecomuseo recae en su asamblea. En cualquier caso, entre socios, colaboradores y demás no llegamos a 40. Tratándose de un proyecto cultural y de la zona rural puede decirse que es mucho ¿o poco?, depende si queremos ver el vaso medio vacío o medio lleno.

  1. La Ponte y el Ecomuséu se sitúan en Santu Adrianu, una pequeña localidad situada en el valle del Trubia ¿Cuáles son las ventajas y los límites de trabajar en este tipo de entornos? ¿Qué recepción ha recibido por parte de la comunidad local? ¿Y por parte de las instituciones?

Partamos de una premisa clave en todo esto: el grupo motor está formado por población local. Por ello esta diferenciación entre comunidad local-no local aquí no es operativa. Sí podríamos diferenciar entre profesionales y amateurs, grupos de interés, posicionamientos ideológicos, etc. Y esto último es fundamental. Al trabajar en la realidad las teorías simplificadoras y dualistas se desvanecen y dejan paso al crisol de relaciones complejas y conflictos que se están produciendo en el mundo rural, inmerso en tremendas contradicciones sociales, culturales y económicas.

TALLER ARQUEOLOGIA (6)

Arqueología experimental muy útil en tiempos de crisis. Fuente: laponte.org

El Ecomuseo lo creamos como herramienta de lucha contra lo establecido, contra un statu quo de conformismo que se nos ofrece donde la alternativa es huir a las ciudades, especialmente aquellas personas mejor formadas. Frente a esta situación reaccionamos protestando a la vez que construyendo con este modesto proyecto cultural. Por todo ello La Ponte ha adoptado desde sus orígenes unos posicionamientos muy claros con respecto a dos cuestiones: el proyecto es nuestro, de la gente que lo ponemos en marcha. Y segundo, queremos que así siga siendo. Posicionarse significa tener en frente a todos aquellos que piensan de forma diferente, que son muchos. En este sentido La Ponte es un proyecto generador de conflicto con determinados grupos que podríamos dividir en tres bloques:

  1. Administración-política. Por ejemplo el primer choque que tuvimos fue con el alcalde anterior (que gobernó entre 2011 y 2015). ¿Por qué? Muy sencillo: porque no hay cosa que más tema cualquier aprendiz de tirano que a la sociedad civil organizada. Así ha sido siempre. Su fallo fue no entender que porque este tipo de procesos no tienen fuerza económica ni política se pueden desactivar fácilmente con trabas y caciquismo. Se equivocó, porque la verdadera fuerza que poseen es la ilusión, algo verdaderamente poderoso y dificil de combatir. En 2015 el alcalde de Santo Adriano fue expulsado por sus propios compañeros de partido por la fuerte oposición vecinal que había provocado entre las asociaciones del municipio, entre las que nos encontrábamos. Él se ha tenido que ir por la puerta de atrás mientras que el nuevo ayuntamiento nos apoya en todo lo que hacemos, sabiendo ya que hay unas líneas rojas que con nuestra organización ningún político puede saltar. La Ponte es un proyecto independiente y esto es algo que costó asumir en un medio muy acostumbrado al caciquismo, pero poco a poco lo van entendiendo.

A nivel autonómico los conflictos son otros. En este caso el debate es interesante, porque plantea entre lo que podríamos denominar la “tecnocracia” y la política. Me explico. Los tecnócratas de la administración son tremendamente conservadores, es decir, no quieren cambios, porque estos significan tener que abandonar sus rutinas e innovar. La política tiene menos miedo a esto por su visión a corto plazo, no les importa asumir más riesgos. Al plantear algunas de nuestras ideas y proyectos a la administración percibimos enseguida esta reacción.

Es un debate interesante, si se “permite” o no que la sociedad civil a través de procesos de innovación social asuma la toma de decisiones sobre asuntos que antes correspondían a una élite jerárquico-administrativa, si se avanza o no hacia una sociedad más horizontal, innovadora y participativa. Están ante un dilema, aunque casi me atrevería a decir ante una necesidad, el colapso al que han llegado las instituciones y su falta de prestigio entre la gente tienen mucho que ver con haber trabajado de espaldas a los “administrados”, no les veo mucho futuro si no cambian esta forma de proceder.

2. Nivel local. Con los vecinos en general la relación es muy buena y aquí el “conflicto” es de carácter cultural. Hay un grupo importante de personas a las que no les interesa nada relacionado con lo que hacemos, pero también existe un número importante de vecinos que aprecian su patrimonio, están interesados en su pasado y quieren colaborar activamente en la construcción de un futuro mejor para nuestros pueblos. Por todo ello a mí no me gusta hablar de “comunidad local”, sino de “comunidades locales” que se desarrollan en medio de una gran complejidad social. Nosotros con La Ponte estamos construyendo “una” comunidad, asumiendo que es imposible integrar a todo el mundo, y menos cuando, como comentaba al principio, existe un posicionamiento claro con respecto a ciertos temas.

3. Empresa privada/mercado: Por último en el ámbito de la empresa algunas críticas nos han llegado del sector liberal de los guías de turismo (quede claro que de una minoría). Algunas personas desde este ámbito lo que plantean es una comercialización del patrimonio como un producto turístico. Eso que se denomina como “industrias culturales”, término que personalmente me horroriza, pero que goza de gran prestigio como no podría ser de otra forma en este contexto de liberalismo económico en que vivimos. Desde luego el planteamiento de La Ponte aquí choca de nuevo frontalmente contra estas formas de privatización de bienes colectivos. Precisamente lo que defendemos es que el patrimonio cultural sea gobernando y gestionado desde formas de la economía social y no desde las reglas del mercado, y que además estén localmente ancladas. Pero hablar de economía social en España sigue siendo como explicarle ingeniería a un iletrado, estamos a años luz de países como Reino Unido, donde cuentan desde 2014 con un departamento gubernamental dedicado específicamente a la economía social, supongo que por ello es uno de los países más innovadores en este ámbito a nivel mundial.

aula musica trad la ponte

El bien común histórico no es solo Pompeya o Atapuerca. También son los bailes tradicionales y la música (¿os imagináis que el reaggeton se convierte en bien común histórico?). Fuente: laponte.org

  1. Planteáis una forma alternativa de relación con el bien común histórico en cuanto que son las comunidades locales las que ejercen un protagonismo muy importante así como por darle una relevancia muy significativa a la inserción con las tradiciones locales, ¿cómo entendéis esta relación con el bien común? ¿Cómo pensáis que debería ser?

Casi hago un resumen de cosas que he planteado hasta ahora. Lo que caracteriza a un bien común es que es gestionado por una comunidad. O dicho de otra forma, sin comunidad no hay bien común posible. En nuestra sociedad de competencia y libre mercado se ha destruido (intencionadamente) todo aquello que tenía que ver con la gestión comunitaria, se han expropiado los comunes (de los que se han obtenido pingües beneficios, por ejemplo el Estado) y prácticamente ha desaparecido la gestión comunitaria si exceptuamos algunos montes comunales. Por tanto el primer e imprescindible paso que hay que dar si queremos construir nuevas formas de gobierno y nuevas economías políticas (que obviamente incluyen el patrimonio), lo primero que hay que hacer es crear (o restaurar) comunidades que estén dispuestas a hacerlo. No se trata de suplantar a nadie, sino más bien todo lo contrario, de rellenar vacíos.

En nuestro territorio muchos de los bienes que ahora gestionamos estaban en estado de abandono y en otros casos, a pesar de haber hecho grandes inversiones en ellos, eran completamente desconocidos por la población local. Todo esto indica una carencia, algo falta. En este sentido lo que hacemos con La Ponte es crear una nueva comunidad dedicada a la promoción y gestión del patrimonio cultural local para compensar esa distancia del bien gestionado, que en muchos casos hace que se abandone, para rellenar esos vacíos. Sencillamente creo que cuanto más lejos estén objeto administrado y administrador menos eficiente es la gestión, y esto aplicado al patrimonio significa que hacen falta más organizaciones civiles de base gestionando el patrimonio local, reconvirtiéndolo en un bien más cercano a la noción de bien común que de bien público (entendido éste como administrado por funcionarios del estado). Pero este asunto es más complejo de lo que se puede desgranar en unas pocas líneas, por ello también participamos en debates y congresos donde lo tratamos y debatimos con el resto de la comunidad científica internacional. Aquí, como en otros ámbitos, hace falta más investigación que acompañe al trabajo práctico, como parte de un proceso autorreflexivo.

Portada Cuadiernu La Ponte

La revista editada por la asociación que podéis ver aquí.

  1. En este contexto de crisis ¿Cuáles son las perspectivas de futuro?

Bueno, el futuro por definición no existe, pero sin embargo es una poderosa imagen que influye sobre el presente. Nos quieren imponer una idea de futuro distópica: “las cosas así han sido siempre y así seguirán”, como por ejemplo las desigualdades. El objetivo de este tipo de soflamas no es otro que aniquilar cualquier brote de pensamiento utópico, que alimente la crítica, la esperanza y la ilusión, justo lo que el poder siempre ha temido. Así tragamos cualquier cosa. Si nos imponen una idea de futuro distópica difícilmente mandaremos a la porra a un jefe que no respeta nuestros derechos laborales o a un profesor de universidad que quiere que “su” becario de investigación le suba los cafés al despacho. Así que la primera batalla por el futuro es precisamente adueñarse de la idea que tenemos sobre él, y esta es, respondiendo a tu pregunta, nuestra perspectiva: seguir construyendo una idea alternativa de lo que queremos, hacerlo por nosotros/as mismos/as, para bien o para mal, pero desde la responsabilidad y el compromiso. Ese otro futuro, el del conformismo, yo no lo quiero, ni para ni, ni para mis hijos, y creo que la gente que trabaja en La Ponte tampoco, si no no se implicarán en este proyecto.

Anuncios

3 comentarios en “Entrevista: Jesús Fernández, La Ponte – Ecomuséu y la gestión local del bien común histórico

  1. Pingback: A vueltas con La Ponte. Arqueología en comunidad, pero de verdá de la buena. | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Remembering: Donald Trump o este discurso ya me viene sonando de antes | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: Donald Trump o este discurso ya me viene sonando de antes | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s