Utopía, distopía, heterotopía (III): hoy (por fin) heterotopía

2015-06-17-Sevilla-memoriahistorica

Tras una larga y féliz desesperante espera, hoy lanzamos la última entrega de esta trilogía de Utopía, Distopía y… hoy, “Heterotopía”. De parques temáticos de ocio y progreso, hasta campos de internamiento de refugiados y verdaderos no lugares de horror y alienación. La contemporaineidad crea paisajes monstruosos y bellos, y en ocasiones, bellamente monstruosos / monstruosamente bellos. Pero, hoy para acabar, veremos qué podemos hacer nosotras con todo esto. ¿Cómo podemos apropiarnos de lo que se nos ha arrebatado?

En el GAS llevamos mucho tiempo (tal vez demasiado poco) mostrando ejemplos de lugares que nos dicen mucho acerca de la contemporaneidad que nos rodea, moldea, oprime, deprime e imprime (sí, sí, como una impresora, ¿por qué no?). Desde un Lenin convertido en Darth Vader, hasta reconstrucciones de hormigón del duro muy en sintonía con nuestra filosofía del cementarro y el ladrillazo, pasando por yacimientos arqueológicos / picaderos o lugares que mueren de una forma simbólica como la casa de un escribano.

No existe por un “espacio contemporáneo” que tenga unas características concretas. De hecho, por definición, todos lo son, todos son contemporáneos, porque están aquí y ahora. Aunque ha habido quien han caracterizado unos espacios muy concretos como exponentes del capitalismo avanzado/tardío/cabrón y patriarcal en el que (mal)vivimos y que por sus componentes alienantes, vacío casi absoluto de significados, sumisión al consumo, etc. son espacios “propios” de nuestro tiempo: éstos son los no lugares.

No es una idea nuestra. La tomamos como plagio homenaje al antropológo Marc Augé (su libro, de gratix, acá) que es quien definió estos “no lugares” como espacios de tránsito, de consumo, de producción y reproducción impersonales, de insatisfacción everywhere… Paradas de autobús, estaciones de servicio hechas a molde, bloques de oficinas o viviendas por catálogo, etc. No hay ningún tipo de potencialidad humana en estos lugares creados/construidos bajo el paraguas de lo “meramente funcional”. No hay lugar para la (auto)realización ni tampoco un punto de partida para la relacionabilidad del colectivo.

El espacio público cada vez tiene menos de público. Y si no, sentaos en los bancos de alguna plaza sin querer consumir nada y sólo disfrutar del trasiego urbano… ¡Vaya! Ya no hay donde sentarse, no hay donde jugar a la pelota… Nos están arrebatando espacio público, y eso, como dijo el también arqueohólico y joven pionero Rafa Millán, en las JIA 2014 en Vitoria-Gasteiz, un espacio en el que no se generan vivencias y recuerdos, es algo así como la anulación de lo colectivo, de la memoria, etc. Ya no será un lugar, con sus significados, emocionalidad, conflicto… Y así tenemos un espacio de consumo y tránsito: un no lugar.

 Pero, no nos desanimemos. ¿Cómo podemos (re)apropiarnos de estos espacios? Ahora es cuando reivindicamos el concepto de heterotopía, que parece ser que acuñó Michel Foucault, pero que ahora se lo cogemos prestado al sociólogo Henri Lefebvre. Según este marxista de elegante pelo blanco a lo Leslie Nielsen, la heteropía sería algo así como la “subversión del orden espacial establecido”, la creación de lugares resignificados y alternativos, en los que se busca anular los mecanismos hegemónicos de control, alienación, opresión, etc. No se trata de utopías, porque “utopía” etimológicamente significa “no lugar” o “lugar que no existe”. Sino de “otros lugares”, “otros paisajes”, de espacios que se enfrentan frontalmente al orden imperante y que no se quedan en la ficción o la fantasía. A continuación, algunos ejemplos, con foticos bonitas.

Y por último, sólo nos queda mencionar la excusa por la que escribimos ahora esta entrada: el próximo 18 de julio, día de infamia histórica, en Sevilla se inaugurará “el primer monumento andaluz en memoria del trabajo esclavo” (gracias a Pedro L. Z. por el soplo) en el barrio de Heliópolis, donde se ubicó un campo de trabajos forzados conocido como “El Colector”. Podía albergar más de 250 presos y era uno de los muchos “centros penitenciarios” que había por todo el país. Pero, lo que más nos gusta de esta noticia, NO es que el caciqueo político se ponga la chaqueta progre e inaugure algo descubriendo un pequeño telón (aunque sin duda es necesario que el Estado reconozca todo esto y se lo curre…), sino que esta iniciativa de conmemoración nace a raíz de unas pintadas que se renovaban mes a mes en este mismo lugar, recordando y conmemorando ese pasado incómodo y que un grupo de memoria histórica ha ido promocionando y materializando institucionalmente.

Para acabar, subrayamos que se trata de un ejemplo genial de “construcción del bien común” desde abajo y que demuestra que lo que hacemos en esto de la “cencia social” es conocimiento colectivo, crítico y político. Con nuestro trabajo arqueológico, creamos eso que se llama “patrimonio” (y que en GAS somos más de llamar “bien común”), pero reivindicamos la construcción de heterotopías por encima de la “inocente” y “neutral” labor de “gestión de yacimientos”: excavación y musealización con verja, centro con dibujitos y paneles, cobro de entradas, sobrino/a de concejalía de cultura como justificación salarial, etc. Si conocéis más casos de iniciativas, proyectos o eventos que os parezca que pueden acercarse a eso que hemos llamado heterotopía, hacédnoslo llegar mediante nuestro email corporativo (grupoarqueologiasocial@gmail.com) o a través de nuestro Facebook.

Soyuz Gorri

Anuncios

Un comentario en “Utopía, distopía, heterotopía (III): hoy (por fin) heterotopía

  1. Pingback: Thompson está cabreado: la arqueología como banalización (Eichmann rules) | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s