Hodei guztien azpitik, hesi guztien gainetik: Burdin Hesia Laudion

IMG_20160524_103012

Gerra orbainak Goikogane mendian (Laudio) (iturria: Soyuz Gorriren mugikor traketsa)

Azterketa psikoteknikoa ere gaindituko ez lukeen taldetxo honetan, GASean, ofizialki “hizkuntza koofizialekiko” errespetu handia dugu. Baina, guk, progre españolazook ezer gutxi egin dugu horren alde. Beraz, gaurkoan, euskaraz -bada ordua ere- GASek hesiak gainditzeko konpromisoa erakutsi nahi du. Eta horrela, ez dugu aitzaki hoberik topatu beste hesi batez hitz egiteko, Bilboko Burdin Hesiaz, alegia. Pasa den igandean, maiatzaren 29an, gutako bat Laudion izan zen, jardunaldi arkeholiko batez gozatzeko: Santa Luziako jaiak, konpainia onean eta oroimen historikoaz, gatazkaren ondareaz eta Gerra Zibilaz hitz egiteko. Gaur: hodei guztien azpitik, hesi guztien gainetik… Gerrako Burdin Hesiaren aztarnak eta herri ekimenak memoriaren alde. Sigue leyendo

Anuncios

Tras la pista (de despegue): ovejas y nazis en Salburua

Salburua_imág

Aeródromo de Salburua (Vitoria-Gasteiz) (fuente: elcorreo)

En ocasiones, el Progreso se come al Progreso. Las dinámicas de explotación y conquista de esta nuestra querida “Sobremodernidad” nos llevan a destruir lo que precisamente hemos construido en favor del Desarrollo, la Globalización y la Gloria (Stefan). Hoy traemos uno de esos casos en los que vemos cuán frágil puede ser el bien común contemporáneo: el ya desaparecido aeródromo de Salburua, en nuestra sede social, Vitoria-Gasteiz. Abróchense los cinturones y disfruten del vuelo: hoy, ovejas, nazis y… ¿ovejas nazis? Sigue leyendo

Lo representado y lo impresentable: (re)inaugurando en Belchite

3

Surprise, motherfuckers! Para saber de qué va esto, leed el post (o pereced).

Hace tiempo que en este blog de risas, de llantos y sobre todo de gifs de Kim Jong Un, no hablamos de un lugar que merece una atención especial: la localidad zaragozana de Belchite. Se trata un lugar de áridos y sugerentes paisajes, historias de violencia pero también de superación, y desde hace casi 80 años, es, también, un enclave condenado al “trastorno bipolar”. Por un lado, el Pueblo Viejo en ruinas ha sido marginalizado y destruido durante décadas como muestra obscena del horror rojo, y a su lado, el Pueblo Nuevo, muy al gusto franquistoide, actual espacio habitado de belchitanas y belchitanos, que parece todavía a día de hoy condenado a rendir tributo a su verdugo excelentísimo creador, el Generalisísimo Franco. Dentro de esa bipolaridad espacial e histórica, la corporación municipal del pueblo –que otrora ya nos mostrase su apoyo y cariño por este artículo– ha realizado una (re)(re)inauguración de todo un referente en la memoria del lugar: una columna o pilar (ay, el pilar, los Pilares…). Así pues, hoy nos vamos de cintas, placas, monumentos y discursos. Hoy: “lo representado y lo impresentable”.

Sigue leyendo

Los visigordos son los padres… y también son fachas

Leovigildo - Recaredo

Leovigildo y Recaredo vivieron felices y se comieron a Hermenegildo. Cortesía de la perturbada mente de Soyuz Gorri

Podrá parecer una excusa… y realmente lo es, pero hace tiempo que quería compartir mis pensamientos obscenos sobre este tema y ha tenido que venir el Ayuntamiento de Guadamur a servirme en bandeja de plata el comentario. Los hechos son suficientemente conocidos, así que para darle una nota de color lo contaré como si fuera la conversación entre Préxades, una niña un poco lenta, y Ludovico, su padre. Como jamás en la vida me cansaré de este vídeo, os lo pongo para que leáis la historia junto con su visionado, imprescindible, irrepetible, auténticamente GAS. Sigue leyendo

El calostro y las cosas. Introducción y Capítulo 1: el índice/síndrome de bonobismo

TITULO

La arqueología está llena de clichés, mitos y espacios comunes simbólicos. En realidad, semos un sector especialmente dado a ello por la intrínseca mezcla entre proletarismo, intelectualismo, tontismo y frikismo que caracteriza al ser-para-la-arqueología. Como ya dijimos en otro post y recuperando la categoría utilizada por el compa David González, somos fundamentalmente “superarqueólogas”, que al mismo tiempo que nos volvemos locos con Draggendorf (al parecer el tío se volvió majara después de clasificar toda la sigillata ofdawol), no prestamos la más mínima atención a la seguridad laboral y vivimos precarizados hasta prácticamente la jubilación. ¡Ey, esto es Jurassic Park, babe! Siglos de profesión alrededor de las excavaciones y del estudio de la materialidad hemos creado toda una simbología y una identidad común que todavía ha de ser deconstruída y analizada en su complejidad. Ese es el propósito de este opús-culo intitulado “El calostro y las cosas”, en honor del calvo de la lotería y del pus gasiano. Sigue leyendo