1 de mayo: trabajadoras, madres y arqueólogas

excavacic3b3narq1

“¿Día de la clase trabajadora? ¿Por qué celebrarlo? ¡Si nosotros somos arqueólogos! -No lo sé, pero sigue paleando”. Fuente: Antrophistoria.

Hoy, 1 de mayo de 2016, un día más con más de un 20% de la población de España sumida en el paro, y ya van cinco años y medio así. Y eso sin contar a las masas sumidas en la precariedad más absoluta. La situación es lamentable, pero, ¿qué tenemos que decir hoy, 1 de mayo de 2016, las arqueólogas al mundo?

Hoy nos bombardearán desde los telediarios de todo el mundo con la misma cantinela del “día del trabajo”. ¿Día del trabajo? ¿Qué mierda es esa? El 1 de mayo es el día de la clase trabajadora (y os dejamos con esta canción).

trabajador, trabajadora
nombre masculino y femenino/adjetivo
1. Persona que realiza un trabajo a cambio de un salario.
“las trabajadoras de la fábrica conservera se manifestaban en contra del despido de 277 de sus compañeras; el día 8 de marzo se celebra el día de la mujer trabajadora”
2. adjetivo [persona] Que trabaja mucho, con dedicación y aplicación.
“un joven muy trabajador”

Las arqueólogas somos personas que ejercemos una profesión, la de la arqueología (vinculada o no, pasando por todos los estadios intermedios, a la academia). Se entiende que ejercemos dicha profesión a cambio de un salario (¡incluso las universitarias tenemos que comer de vez en cuando!). Por tanto, las arqueólogas tenemos hoy algo que celebrar y, lo que es mucho más importante, algo por lo que luchar. Para ello, como dijimos hace hoy un año en este espacio web, tres puntos fundamentales: un ejercicio de memoria, un cagarnos en todo y una reivindicación arqueológica.

Además, hoy, primer domingo de mayo, se celebra el Día de la Madre. Muchos de vosotros pensaréis, ¿pero qué hacen solapando dos días de “fiesta”? Pero, ¿acaso hay mayor trabajo que el de ser madre? ¿No es la maternidad, en muchos casos, el contrato más precario, largo, peor remunerado y con los horarios menos flexibles of de güorl?

La maternidad es una de las principales fuentes de nuestra subordinación, es parte fundamental de esa discriminación que nos relega al hogar y a dar vida ( y ya puestas, a dar nuestra vida por los demás). Nosotras, como arqueólogas, lo tenemos muy fácil para darnos cuenta de cómo esta función que el señor nos ha dado, influye terriblemente en la Universidad. ¿Cuántos casos de hombres que han llegado muy lejos, y mujeres que han dejado su carrera para encargarse del hogar/familia conocéis? ¿Cuántas veces nos preguntamos, al ver a una mujer que ha logrado llegar alto en la academia, si tiene hijos o no? ¿Cuántas veces preguntamos a una mujer que trabaja e investiga en la universidad a ver cómo se las arregla para compaginar familia y trabajo? ¿Les preguntamos, a caso, eso a los hombres? No, porque damos por hecho, que, aunque tengan los mismos puestos, su responsabilidad sobre el hogar y la familia va a recaer (del todo o más) sobre la mujer.

Por último, queríamos regalaros este vídeo, en el que vemos cómo el trabajo de ser madre, en muchas ocasiones, requiere de grandes dosis de paciencia más que nada para no ejecutar a tu hijo en horario infantil.

Wu Ming

Anuncios

Un comentario en “1 de mayo: trabajadoras, madres y arqueólogas

  1. Pingback: El calostro y las cosas. Capítulo 2: estructura de clases en las excavaciones de verano (I). Los tipos de jefes | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s