Los visigordos son los padres… y también son fachas

Leovigildo - Recaredo

Leovigildo y Recaredo vivieron felices y se comieron a Hermenegildo. Cortesía de la perturbada mente de Soyuz Gorri

Podrá parecer una excusa… y realmente lo es, pero hace tiempo que quería compartir mis pensamientos obscenos sobre este tema y ha tenido que venir el Ayuntamiento de Guadamur a servirme en bandeja de plata el comentario. Los hechos son suficientemente conocidos, así que para darle una nota de color lo contaré como si fuera la conversación entre Préxades, una niña un poco lenta, y Ludovico, su padre. Como jamás en la vida me cansaré de este vídeo, os lo pongo para que leáis la historia junto con su visionado, imprescindible, irrepetible, auténticamente GAS.

Era la bonita noche del 14 de mayo de 2016 en Guadamur, provincia de Toledo (Cospedalandia), 1864 habitantes, 200 gatos y un perrete llamado Xolico (aconsejamos la lectura de la sección “Dictadura” de la entrada de wikipedia… bizarra…). Préxades, una niña un poco lenta, y Ludovico Pío, su padre, butanero de oficio, se disponían a presenciar un espectáculo de luces preparado por el ayuntamiento durante la celebración de las IX Jornadas Visigodas. Era una época de duro trabajo ayuntamentil; hacía escasos dos meses que habían declarado “persona jodidamente grata” a Mariano Rajoy y ahora se atrevían con una nueva edición de las jornadas. Acercáronse padre y vástaga al excelso castillo mierdeval del pueblo, a la sazón original del siglo XV d.C.  y declarado boli “BIC” en 1964, donde comenzaba el espectáculo.

PRÉXADES: Entonces, padre, ¿por qué tengo solo una mamá pero dos papás?

LUDOVICO PÍO: calla Préxades, y mira el chow, que he tenido que pagar “un tremis” por él (nota del escribiente: verídico, viene en el programa de las jornadas)

PRÉXADES: Como quiera padre. ¡Guau, qué música tan épicamente wagneriana que penetra por mis juveniles oídos! ¿Y ese señor quién es?

LUDOVICO PÍO: Ehhh… pues es… ¿Franco?… ¿Por qué cojones está Franco aquí?

PRÉXADES: ¿Y quién es Franco, padre mío?

LUDOVICO PÍO: ¡Osties putes! ¡Y sale Hitler… Y HIMMLER! ¿Pero qué carajos es esto?

PRÉXADES: Ese señor de bigote me cae bien, padre. Creo que aprenderé sobre él y lo tomaré como modelo de conducta social y política.

LUDOVICO PÍO: Calla niña… Para no ser tu verdadero padre qué de horas tengo que echar contigo… ¡Venga ya, y ahora proyectan la imagen de Philippe Pétain, nacido en Cauchy-à-la-Tour, Francia, en 1856 y jefe de Estado en el régimen fascista de Vichy entre el 11 de julio de 1940 hasta el 25 de agosto de 1944.

PRÉXADES: ¡Qué cultivado eres, padre! Suenas igual que la wikipedia… ¡Vaya, qué cambio de sonido tan primoroso ocurre en el minuto 1:11 del espectáculo! ¿Y qué es eso que pone NO-DO, padre mío?

LUDOVICO PÍO: Da igual, ya me he arrancado los ojos, hija mía.

Préxades se convirtió en la sucesora de Kim Jong Un y su padre murió de sífilis, enfermedad común entre los butaneros.

Comentando la noticia con algunas colegas y amigas gente random que pasaba por la calle, me preguntaban el por qué de estas imágenes. En realidad, el espectáculo de luz duraba 20 minutos y supuestamente, porque no he podido verlo pues el 14 de mayo me pillaba lejos de Guadamur, mostraba cómo el régimen de Franco negoció y “recuperó” (dado que el bien común histórico solo es mundial cuando está en el estado-nación que le vio nacer, salvo en el caso de El Partenón, las millones de piezas egipcias repartidas por el mundo, el Odissey… ¡Oh, wait!) el llamado Tesoro de Guarrazar, un conjunto de piezas visigordas descubierto en 1858 que fue vendida en parte a coleccionistas gabachos de merde franceses. Pasado el tiempo, en 1941, el colega Himmler presionó  al régimen de Vichy de Pétain para que devolviera las piezas a España junto con otra excelsa ejpañola de pro; la Dama de Elche. De aquí que el ayuntamiento considerara oportuno mostrar la imagen de Franco, Hitler, Himmler y Pétain en una posición poco heroica y nada, pero que nada, exaltada: “La dictadura es un período histórico. Yo no me pongo nerviosa cuando veo banderas republicanas incluso en los partidos de fútbol” Sagrario Gutiérrez, alcaldesa de Guadamur dixit. Claro que sí, señora, claro que sí.

7_zps2f6b52ef

Himmler disfrutando de una corrida durante su visita a España en 1940… y de los toros también. Fuente: http://www.lasegundaguerra.com

Lo de Guadamur es un despropósito histórico lleno de ideología, y no solo por mostrar la “facha” (matadme) de Frasquito, Hitler, Himmler y el otro del que nadie se acuerda, que también. Ya es interesante de por sí el que se haya conmemorado como hazaña digna de mención el hecho de que se “recuperen” unas piezas arqueológicas consideradas símbolos identitarios de ¿Guadamur? ¿España? ¿Los visigordos? ¡Qué más da! El hecho es que eran NUESTROS (sea lo que sea lo que signifique ese “nuestros”) y había que recuperarlos. Hazaña conseguida que había que conmemorar.

Pero la cosa va más allá. La identidad, como proceso fluido de ubicación del “yo” dentro de un “nosotros” para poder relacionarnos con los demás y con el entorno y poder así “sobrevivir”, se materializa en objetos, en cosas, que son re-significados cada vez que esa identidad se transforma. Y esos objetos, a veces, se re-significan de manera que sostienen y normalizan intereses ideológicos del presente, desvirtuando su significado original. Dicho de manera más sencilla: “pisha, que lo’ cacharro’ del pasao son superchungos. Lo que ayer era una cosa, hoy es otra cosa, ¿me pillas? ¿eh? pásame un rayote, anda”. La arqueología, como cencia de los objetos, es bastante dada a hacer este tipo de juegos y conseguir que un objeto, un yacimiento o un paisaje se re-signifiquen desde los parámetros del presente histórico (Soyuz Gorri mediante). Un caso de este juego serían, por ejemplo, los celtas (un magnífico libro sobre este tema aquí… para comprar. Yo sentir, no hay copia en pdf. todavía).

maxresdefault

El celta original… Si lo conocéis, sois ya viejos. Fuente: tú hace ya unos años.

En este caso le ha tocado el turno a los visigordos, que fueron muy del gusto de Frasquito Franco. Y no es de extrañar. Los visigordos tenían todo lo que a Franco le ponía paletín: cristianos de pro, aguerridos combatientes, unificadores de Ispania, unicidad del poder bajo una sola corona… ¡y además germanos! ¡Señora, ofertón que se nos lo llevan de la mano! A Franco esto le encantaba y solo hay que ver la archi-conocida Enciclopedia Álvarez para darse cuenta de que los visigordos molaban mucho a la hora de justificar su propio régimen. Fijaos en lo que decía este señor de los visigordos cuando se inauguró el Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda en Toledo:

“La época visigoda constituye un estrato básico en la forja del espíritu unitario del pueblo español. Aquel contingente de gentes invasoras, las más cultas de todos los germanos, alcanzó, en contacto con los hispanorromanos, un alto grado de civilización, en la que destacan las vigorosas personalidades de San Ildefonso y San Isidoro de Sevilla, que son figuras cimeras de la historia española, y en especial San Leandro, el gran arzobispo, alma del Concilio Toledano III, celebrado en el año 589, que recibió la abjuración del rey Recaredo, y con ella la conversión de todo el pueblo de todo el pueblo godo a la verdadera fe… En efecto, tras la dominación romana, España recobra bajo la cultura visigoda vida propia. A lo largo de casi tres siglos y conforme a su contextura orgánica y vital, se gestan la sociedad y la monarquía españolas. La epopeya inspira una concepción de la vida y un derecho, cuya herencia regula aún zonas vivas de la intimidad personal de nuestro pueblo”.

22106308

Leovigildo le dio a like a este post. ¿Vas a hacer tú lo contrario? ¿Quién te crees que eres? ¿Hermenegildo?

De hecho, durante los años 30 y 40 la arqueología se volcó mucho sobre los visigodos a través de la figura de un personaje curiosérrimo del que nos ocuparemos, seguro, en otro post; Julio Martínez Santa-Olalla (un artículo para abrir el apetito saxoal aquí). Este señor flipaba con los visigodos cosa fina fundamentalmente porque le permitía vincular las raíces de la España de Franco con la Alemania de Hitler, germanos todos. De ahí que se dedicara mucho esfuerzo a excavar cementerios visigordos que descubrieran lo “germano/nazi” de esta gente. Un ejemplo: cuando Himmler visitó Ejpaña en 1940, Santa Olalla quiso llevarle a las excavaciones de Castiltierra, un cementerio visigordo de Segovia, donde había puesto a todos los jóvenes rubios de ojos azules a excavar para que Herr Himmler se sintiera como en casa en la meseta segoviana: “Me encanta el olorrr de cochifrrrito porr la mañanen” (este curioso dato lo podéis encontrar en este libro de acá. Sentir otra vez, solo para compra, hoy no toca sesión de libros gratis).

kI1sx

Julio Martínez Santa Olalla haciéndole ojitos a Himmler. El de atrás, tirándose sibilinamente un cuesquer. Fuente: http://www.fotosmilitares.org

La historia y la arqueología visigordas se convirtieron en un poderoso símbolo no solo para Franco, sino en general para la idea de la Ejpaña unida bajo una sola bandera, cristiana y anti-mora que todavía hoy colea dentro del pensamiento conservador, cuando no abiertamente fascista de este nuestro país. Sirva como ejemplo este artículo de ese prócer del pensamiento crítico que es Pío Moa sobre los visigodos y su “legado” para España. Como estos, a cienes. Servíos vosotras mismas (aquí, una página sobre odinismo, de nada).

IMAG0194

Con suaves aromas de bárbaro sudado. Cortesía de Guillermo García-Contreras

El vídeo de Guadamur no es ni casualidad ni una representación histórica objetiva de los hechos. Al igual que las declaraciones de la alcaldesa, los responsables de la proyección e incluso algunos vecinos de Guadamur destilan esta ideología subyacente bajo la capa visigorda. Las declaraciones de Antonio Villanueva, habitante de Guadamur, son suficientemente elocuentes: “Mira, te voy a decir una cosa. Si no hubiera sido por el tratado que firmó Franco con Hitler, muchos aquí no estarían trabajando. Porque fue él quien negoció que volvieran a España no solo las coronas de Guarrazar, que son el gran patrimonio de nuestro pueblo y una fuente importante de ingresos, sino también la Dama de Elche. Y que vengan aquí cuatro desgraciados a insultarnos por poner unas fotografías históricas, es el colmo”. Ideología en estado puro. Y es que no se trata de las coronas de Guarrazar, sino del  profundo significado que se desprende a través de ellas y del tiempo (y el significado) al que pertenecen cuando se proyecta el jeto de Franco, Hitler, Himmler y Pétain seguido de una proyección del NO-DO sobre un castillo del siglo XV d.C.

Max

Anuncios

Un comentario en “Los visigordos son los padres… y también son fachas

  1. Pingback: El calostro y las cosas. Capítulo 2: estructura de clases en las excavaciones de verano (I). Los tipos de jefes | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s