Tras la pista (de despegue): ovejas y nazis en Salburua

Salburua_imág

Aeródromo de Salburua (Vitoria-Gasteiz) (fuente: elcorreo)

En ocasiones, el Progreso se come al Progreso. Las dinámicas de explotación y conquista de esta nuestra querida “Sobremodernidad” nos llevan a destruir lo que precisamente hemos construido en favor del Desarrollo, la Globalización y la Gloria (Stefan). Hoy traemos uno de esos casos en los que vemos cuán frágil puede ser el bien común contemporáneo: el ya desaparecido aeródromo de Salburua, en nuestra sede social, Vitoria-Gasteiz. Abróchense los cinturones y disfruten del vuelo: hoy, ovejas, nazis y… ¿ovejas nazis?

Aunque pueda parecer curioso, Vitoria-Gasteiz -esta capital de patatas, gentes aldeanas y demás topicazos baratos- ha tenido una relación histórica intensa con la aviación. Algunos de los primeros pioneros y ases del aire eran de aquí, como por ejemplo, Ignacio Hidalgo de Cisneros (Vitoria 1896 – Bucarest 1966). Proveniente de una familia tradicionalista de la oligarquía local y con una importante tradición militar, además de ser uno de los pioneros del aire en Ejpaña, tuvo el dudoso honor de ser uno de los primeros pilotos en realizar un bombardeo con armas químicas, en la guerra del Rif (1911-1927). (Siendo éste un crimen contra los derechos humanos NO reconocido por parte del Gobierno español). Aunque, años más tarde, en 1930, participó en un intento de sublevación militar contra la Dictadura de Primo de Rivera, y durante la Guerra Civil, fue el Jefe de las Fuerzas Aéreas de la República. Finalmente se exilió y vivió sus últimos años en Rumanía.

407-2013-09-01-3-1927 con Saint-Exupery_850x572

1927, Cabo Juby (Sáhara Occidental). Ignacio Hidalgo de Cisneros (“x” izda.) y Antoine de Saint-Exupéry (“x” dcha.)… Sí, sí, aviador y autor de El Principito (fuente: BibliotecaUCM)

Y en esta ciudad de estrellas del aire y de estrellados -como las miembras del GAS-, en 1935 se inauguró el aeródromo de “Zalburu”, al este de Vitoria-Gasteiz. Éste era el segundo aeródromo de la capital, después del de Lakua, a apenas un par de kilómetros de distancia. Su principal valor era estar en el eje Madrid-París, pero se hizo célebre por un uso menos amable que el de la aviación comercial -que precisamente será su punto débil las décadas siguientes. Y es que, entre 1936 y 1937, fue una de las principales bases de la Legión Cóndor alemana y de la Aviazione Legionaria italiana. Hubo hasta 80 aparatos operando aquí, entre ovejas y patatales. De hecho, los aviones que bombardearon Gernika y Durango durante la Ofensiva franquista sobre Bizkaia (marzo-abril de 1937) salieron de aquí.

Salburua_imág3

Inauguración del aeródromo en 1935 (arriba izda.), bombarderos Junker de la Legión Cóndor (arriba dcha.) y ortofoto de 1946 (fuentes: elcorreo, ejercitodelaire, GeoEuskadi)

De este aeródromo también despegó (para no volver) el general Emilio Mola, el 3 de junio de 1937, en el que sería su último viajecito: horas después de partir, su avión se estrelló en Alcocero (Burgos), localidad que fue rebautizada (y marcada cuan res) como Alcocero de Mola y que tiene una de las más bizarras y decadentes manifestaciones materiales franquistoides (más info. sobre este mausoleo de pintadas y hierbajos, aquí: “Mola no mola nada”). (Siempre nos ha llamado la atención cómo diferentes líderes del Alzamiento de 1936 murieron en diversos accidentes aéreos: Sanjurjo, Mola, el aviador y hermanísimo Ramón Franco, etc. Parecía que esta gente ya conocía los vuelos low cost. ¡Boom! En tu cara, RyanAir). Y por esta razón, el aeródromo de Salburua fue rebautizado como “Aeropuerto Emilio Mola” y fue así hasta hace muy poco.

En las décadas siguientes, esta pista fue utilizada muy ocasionalmente por unos pocos vuelos comerciales, pero, sobre todo, por la aviación privada y para el aeromodelismo. Uno de los problemas que acarreaba su uso era que la pista cortaba la N-1 en dirección a Francia, así que cuando los aviones despegaban o aterrizaban, la carretera era cortada con unas barreras móviles –Gibraltar Airport style. Aquí tenéis un vídeo del aeródromo todavía en activo. Con este infra-uso como principal seña de identidad, se lo conocía como el “ovejódromo”: si antes eran fornidos arios cargados con bombas quienes desfilaban por aquí, ahora eran ovejitas –Carmen Sevilla style– con sus propios proyectiles de plomo cropolítico. En 1980 se inaugura, a unos pocos kilómetros, el “Aeropuerto Internacional de Foronda” -que también tiene tela el asunto de su uso… o la escasez del mismo- y el de Salburua decae irremediablemente.

A continuación, amantísimo “lectorado” del GAS, os presentamos una secuencia de ortoimágenes del aeródromo, desde 1956-57 hasta 2015. Se trata de imágenes sacadas de GeoEuskadi (la Infraestructura de Datos Espaciales del País Vasco). Hemos marcado el límite del suelo urbanizado en rojo (para desgracia de daltónicas y daltónicos). Después, sacaremos algunas conclusiones.

1957Crecim

1956-1957

1968Crecim

1968

1984-85Crecim

1984-85

2001Crecim

2001

2015Crecim

2015

En un vistazo rápido podemos apreciar cómo la ciudad ha engullido literalmente el aeródromo de Salburua. Las promociones inmobiliarias y la urbanización de grandes superficies de suelo -grandes símbolos del milagro español– han terminado por devorar lo que en otro tiempo fue el orgullo del Progreso en Vitoria-Gasteiz. El capitalismo tardío, con su conquista del territorio, invade con cuadrículas y bloques lo que antes (ya) suponía un tajo marcado en el suelo.

Pero, ¿qué queda de la memoria del aeródromo de Salburua? En cuanto a la memoria intangible, personas (como la vecina de quien escribe este post) recuerdan cómo llevaban las vacas a los pastos de la pista, entre grandes aviones y tiendas de campaña con “hombres altos y rubios”. Y en cuanto a la memoria tangible, podemos hacer un poco de “Arqueología de la aviación” (intervenciones arqueológicas en aeródromos de la Guerra Civil: aquí y aquí) y fijarnos en la cultura material que nos sirve de guía o referente testimonial.

PaseoAeródromo

Pista del aeródromo (izda.) y Paseo del Aeródromo (dcha.) siguiendo el histórico trazado de la pista (fuente: elcorreo)

La propia trama urbana del nuevo barrio guarda alguna marca del viejo aeródromo. Siguiendo el trazado de la pista de aterrizaje/despegue, hoy en día encontramos el Paseo del Aeródromo: una vía que llama la atención porque rompe con la regularidad ortogonal de las demás calles y que además es peatonal. Pero, además de que la propia estructura urbana preserve la memoria, hay dos pistas que ayudan al peatón “de bien”. Por un lado, una escultura de acero de un avión de hélice, y por otro lado, otra escultura que representa a un avión, esta vez, de papel.

PaseoAeród.

Paseo del Aeródromo, barrio de Salburua. Avión de papel (izda.) y avión de hélice (dcha.) (fuente: agroturismoarkaia)

Junto al avión de hélice, encontramos una placa en la que se recuerda el capítulo menos cómodo de la historia del aeródromo: los aviones que bombardearon Gernika y Durango despegaron desde esta base. Ocasionalmente, con motivo del aniversario de los bombardeos, se realiza algún tipo de homenaje en este lugar. Sin embargo, a pesar de ello, éste parece ser un dato bastante desconocido para la mayor parte de la gente. Así que, frente a la solidez de los tubos de acero del avión de hélice, parece que la memoria (al menos, la más incómoda) de este lugar se asemeja más al otro avión: al de papel.

En la última década, cientos de jóvenes familias se han convertido en habitantes de este barrio de nueva construcción, de esta colonia inmobiliaria en la Llanada alavesa. Sin duda, esta población nueva irá construyendo su propia memoria colectiva como barrio, pero esperemos que así sea sin olvidar dos importantes lecciones que sacamos de la historia del Aeródromo de Salburua.

Por un lado, que el Progreso y la Técnica no siempre vienen de la mano de la justicia, ni del respeto de los derechos de colectivos e individuos -pensemos en los crímenes de guerra perpetrados desde aquí. Y por otro lado, que la Vivienda de Protección Oficial que (con suerte) nos acoje se ha construido no sólo engullendo un aeródromo, sino también miles de metros cuadrados de territorio en toda una “exaltación del cementarro disperso y victorioso”, y esto es, precisamente, lo que hemos visto en nuestro ejercicio de ortoimágenes –Nación Rotonda style-: un consumo injustificable de suelo, propio de un modelo que lo devora todo (o casi todo).

Soyuz Gorri

Anuncios

3 comentarios en “Tras la pista (de despegue): ovejas y nazis en Salburua

  1. Pingback: Violentos y demócratas: cómo fue el paseo por la “movida vasca” en Vitoria-Gasteiz | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Hodei guztien azpitik, hesi guztien gainetik: Burdin Hesia Laudion | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s