Perplejidad e incomprensión. Un futuro sin Averly (parte segunda).

Retomando la pregunta del post de ayer…

¿De qué serviría la catalogación con el 68% de la propiedad hecha añicos?

Evidentemente, de nada. ¿Pero acaso el 32% restante tendría sentido sin ese 68% no catalogado? ¡Rotundamente NO! 

Descontextualizar la fábrica es despojarla de su significado, pues ¿cómo podríamos entender una fundición sin sus hornos, sus moldes, o sus modelos?

Pero ¿qué hace a Averly tan especial? (y ¿por qué nos ponemos tan pesadas?)

Aquí llega la segunda parte, advertiros ante todo, que la presente no tiene medida con la fundición y estaría escribiendo hasta el juicio final; voy a intentar comedirme, pero no prometo nada.

Mi objetivo hoy, es poner en valor la fábrica y mostraos por qué merece quedarse, y por qué merece hacerlo en su totalidad.

salida de la fábrica

 

Averly como modelo de la evolución industrial

La fundición nace en 1863 fundada por el ingeniero lionés Antonio Averly, inicialmente con un pequeño taller en la calle San Miguel, que después pasan a la calle La Torre, donde tampoco tenían opción de expandirse.

Finalmente en la 1879-80 se trasladan a los Campos del Sepulcro, donde se emplaza en la actualidad. Allí la factoría ya dispuso de fundición propia, rompiendo con una situación que durante 20 años le obligó a depender de otras fundiciones foráneas; esto le presentó ventajoso frente a similares firmas nacionales y extranjeras de la misma rama. Esta situación supuso una ruptura con el modelo de empresa predominante en Zaragoza, en el que el 70% tenía menos de cinco empleados. A finales del siglo XIX, Averly ya tenía más de 100 empleados y en los años 20 más de 200.

trabajadores-del-departamento-de-fundicic3b3n-y-construcciones-de-mc3a1quinas

Trabajadores del departamento de Fundición y Construcciones de Máquinas, cuando Averly tenía ya más de 100 empleados, en 1901. Fuente: Mariano Candial / Carlos Blázquez.

El solar estaba situado sobre la acequia de la Romareda, lo que permitía el auto-abastecimiento de la fábrica mediante turbinas hidráulicas. Este factor junto a la proximidad con la línea ferroviaria Madrid-Zaragoza, permitió reducción de costes y aumentó la capacidad productiva.

“El sistema de transporte interior, formado por una eficaz red de railes y plataformas sobre las cuales corrían las vagonetas que comunicaban a los talleres entre sí, daban a la actividad productiva una continuidad que puede considerarse como un precedente de las cadenas de producción creadas en las industrias a principios del siglo XX.”

Eloy Fernández Clemente, Catedrático jubilado de Historia e Instituciones económicas de la Universidad de Zaragoza. Informe Pericial sobre la fundición Averly a 13 de enero del 2014.

nave fundición.jpg

Edificio del taller de fundición con el sistema de transporte interno en sus 
calles. Delante a la derecha la plataforma giratoria para los cambios de dirección.

Fuente: http://aritmodeboogie.blogspot.com.es/

Me gusta mucho esta imagen, porque además de la cantidad de cosas que ilustra sobre el trabajo en la fundición, el trazado de las vías situadas a nuestra derecha dibujan la línea imaginaria entre lo catalogado y lo que no, quedando excluido todo lo que aparece en la instantánea, entre ellos y en primer plano, el mencionado ayer, taller de fundición.

Averly como innovadora tipología de negocio

Antonio Averly incorpora una nueva idea de negocio, que destaca, además de por sus dimensiones, por introducir en la región la tipología de villa-factoría, que integra el tipo de villa campestre situada fuera de la ciudad y rodeada de jardines y huertos, con el tipo de complejo fabril. Unifica dos tendencias de la época en Zaragoza, por un lado la tendencia de la burguesía local de instalar sus villas de recreo a las afueras, y por otro la tendencia de la industria de instalarse en el extrarradio  por motivos del desarrollo urbano. No se conocen precedentes en la zona por lo que se intuye que esta tipología tenga su origen en las fábricas francesas de la época, de igual forma que Antonio Averly, incorpora en sus nuevos talleres el nivel tecnológico de su país natal. Actualmente es el único ejemplo de villa-factoría de estas dimensiones en España.

tarjeta-comercial-1890

Tarjeta comercial de Antonio Averly, año 1890. Podemos ver la recién inaugurada 
fábrica, con el acceso, la vivienda y los jardines en primer término y el 
conjunto fabril al fondo.

La distribución de la fundición permite distinguir con claridad tres zonas:

  • Zona de vivienda: situada en la línea de fachada del Paseo María Agustín y rodeada de jardines.
  • Zona de acceso: formada por la portada principal que se sitúa adosada al lado longitudinal de la vivienda, en la fachada principal. Permitía por dos accesos diferenciados, el paso de mercancías y una puerta de menor tamaño para los trabajadores. A esta zona se suman la vía principal de acceso y la zona de báscula.
  • Zona de talleres: cuyos patios y edificios se erigen tras la pantalla formada por el acceso y la vivienda, ocupando unos 2/3 de la superficie del solar, desempeñado las diversas funciones productivas.

Comparto de nuevo la imagen de ayer, que ilustra muy bien la planta de la fábrica y la proporción entre la parte catalogada y el total (más info en parte primera)

PLANTA GENERAL AVERLY

Averly como bien material y documental de nuestra historia

oficinas-averly-elperiodicodearagon

Oficinas de la factoría. Fuente: El Periódico de Aragón

Cabe destacar de la fundición, que mantuvo sus procesos de fabricación artesanales prácticamente inalterables (salvo por avances tecnológicos) por lo que en gran parte conservaba intacta la infraestructura de la industria 150 años atrás: desde la arquitectura misma y su vertebración, que nos permite vivir los inicios de la industria, (el anteriormente mencionado sistema interno de transporte o incluso sus baños, que como nos comentaba Carlos Blázquez este pasado sábado, permanecen inalterables desde 1880); sus hornos de fundición, el depósito para la arena de sílice que utilizaban para enfriar las piezas, la innumerable cantidad de moldes, las miles de piezas de madera perfectamente archivadas, la espectacular nave con todos los modelos, incluso su sensibilidad por almacenar y conservar piezas que estaban abocadas a extinguirse –como el autoclave del hospital de leprosos de Zaragoza, que se dona a Averly tras el cierre del Lazareto, y que con la aparición del cloro para desinfectar pierde su utilidad, y podemos encontrarlo en sus almacenes-; todos los planos y documentación  administrativa que minuciosamente se almacenaba en sus oficinas; y en definitiva, innumerables testigos materiales y documentales que demuestran la exitosa trayectoria de una de las fábricas más importantes del territorio nacional.

nave de modelos.jpg

Nave de modelos, no cabe duda del importantísimo valor de sus bienes muebles, y por supuesto el del propio inmueble.

Fuente: https://averlypatrimonioindustrial.wordpress.com/

Averly como icono de modernidad

catedral-de-zaragoza.jpg__1200x630_q83

Catedral del Pilar de Zaragoza. Fuente: guía Repsol.

 

Desde SALVEMOS AVERLY prepararon imágenes de Zaragoza donde todos los elementos de fundición salidos de los hornos de Averly desaparecían bajo el lema ZARAGOZA SIN AVERLY, y es que la huella de Averly en Zaragoza es enorme:

¿Os imagináis el Pilar sin los chapiteles de sus torres?

¿O la plaza del justicia sin la fuente de La Samaritana?

¿El monumento a Alfonso I El batallador sin su león?

Podemos encontrar su sello en múltiples elementos del mobiliario urbano: papeleras, farolas, esculturas como la de la Samaritana o  el Justicia de Aragón. Por su proximidad al ferrocarril,  múltiples piezas  para los ferrocarriles de la familia Escoriaza. Así como por su papel en la significativa arquitectura del hierro en Zaragoza: las columnas de los soportales del Mercado Central y del Matadero, las de la biblioteca de la antigua Facultad de Medicina y Ciencia -actual edificio Paraninfo de la Universidad-; las columnas del Casino Mercantil, las estructuras de los palcos del Teatro Principal, el chapitel rojo de la torre de la Seo y los de las torres del Pilar, entre otros muchos iconos de la denominada Zaragoza moderna.

ferrocarril

Fuente: El Periódico de Aragón

Pero sin duda uno de los factores que la convierten en un engranaje fundamental de nuestra historia industrial, fueron sus fundiciones para las diferentes industrias españolas, equipó a gran parte de las industrias del Valle del Ebro, pero no hay comunidad autónoma que no haya recibido piezas de la popular fundición, como es el caso de la bilbaína fábrica de La Encartada, a quien abasteció de toda su maquinaria. Averly además formó parte activa en el desarrollo industrial, ya que el diseño y desarrollo de las piezas se llevaba a cabo desde el departamento técnico de las oficinas, donde se elaboraban los estudios y se desarrollaban los planos que después se pasaban a modelos, moldes y su posterior fundición; la fábrica ofrecía el proceso íntegro, y además conservaba de forma minuciosa todos los documentos y planos de desarrollo, por lo que es también incalculable el valor de sus bienes documentales.

laencartadaaños30

Salvar Averly es posible

El pasado 17 de junio, Pablo Muñoz, actual Consejero de Urbanismo y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Zaragoza presentó una propuesta que permitiría salvar el 100% del conjunto.

1- Como alegó APUDEPA, catalogar el 100% del edificio.
2- Convertir la antigua factoría en un equipamiento público, mediante la modificación del Plan General de Ordenamiento Urbano. Así, tendríamos 10.000m2 de equipamiento y zonas verde que servirían para dotar de mejores equipamientos a los distritos de Centro y Delicias.
3- Trasladar la construcción de viviendas, de común acuerdo entre los grupos que acepten proteger y convertir Averly en un espacio público.

Esta propuesta se ajusta a lo que propusimos desde el primer día: proteger la totalidad de Averly, a coste 0 para el Ayuntamiento y respetando los derechos de la propiedad.

Se nos acaba el tiempo para salvar la última gran joya del patrimonio industrial de la ciudad, el próximo 22 de junio los grupos tienen que tomar una decisión política para decidir si están a favor de Averly y el patrimonio.

¡No tenemos tiempo que perder!”

Por último quiero ponerme poético-melancólica y os dejo con unas palabras de un afortunado Javier Barreiro, que el contrario que la que aquí suscribe, pudo deleitarse paseando por la entonces viva, fundición Averly:

El fisgón que se aventure por los rincones de la fábrica (…) se quedará fascinado como un gato viendo caer los chorros de metal fundido, uno de los espectáculos visuales más arrebatadores que se pueden contemplar, lo mismo que ver correr la lava de un volcán. La cuchara o tambor de fundir corre de un lado a otro colgada en  los carriles del techo derramando esa sustancia que hizo famosas a las calderas de Pedro Botero. Saltan chispas como mariposas centelleantes en la noche (…).”

“Antigua y moderna, artesana e industrial, humana y tecnológica, Averly es un orgullo para Zaragoza. Hagamos fuerza para que este orgullo pueda tener razones para existir otros ciento cincuenta años.”

Publicado en la magia de Viajar por Aragón nº3, septiembre 2005, pp.18-25.

 

Puedes ponerle imagen a estas palabras,  con un fragmento del documental que Eugenio Monesma rodó en Averly dedicado a la fundición.

LLAMADA A LA ACCIÓN

Porque no nos podemos permitir que desaparezca AVERLY, como ya desaparecieron otros iconos de la identidad de Zaragoza como la Universidad de la Madalena o la torre Nueva que mencionábamos ayer. La que fue denominada como la “florencia española” tan solo conserva 14, del centenar de viviendas-palacio renacentistas que llegamos a tener. En inicio la guerra de la Independencia, y después la negligente gestión política de nuestro patrimonio, han hecho el resto.

La lista de Zaragoza es interminable, demostremos que valoramos nuestro patrimonio antes de tener que lamentarnos por su pérdida.

20120133

Demostremos que estamos vivas y defendemos lo que es nuestro:

LA BATALLA FINAL.jpg

esta tarde a las 19:00 en la plaza España de Zaragoza

Y sino puedes venir: comparte, difunde,  conciencia, toma parte

DEMOSTREMOS QUE NOSOTRAS ELEGIMOS QUE CIUDAD QUEREMOS.

 

Averly no es sin Zaragoza, así como Zaragoza no es sin Averly.

Sara Alfaro Rodríguez

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s