En nombre del turismo, bochorno y machismo

patios-940x540

Horrible maniquí “regando” flores en un patio de Córdoba. Fuente: Cordópolis.

La gestión del Bien Común (palabro que nos gusta utilizar aquí en el Grupo de Arqueología Social, en lugar del de “patrimonio”, con connotaciones notablemente patriarcales y mercantilistas, en nuestra opinión) sin duda tiene mucho que ver hoy con el turismo. Sí, el turismo, esa cosa que nos promete el oro y el moro y que luego, muchas veces, ni fu ni fa.

Ya hemos referido en otras ocasiones en este espacio web que el Bien Común sirve (aunque dar una visión exclusivamente utilitarista es un problema en sí misma) y sirve para muchas cosas. En primer lugar, puede tener una función didáctica y de memoria. Por otro lado, casos como el del legado del franquismo, por ejemplo, no suelen ser sencillos de abordar. Pero ya de por sí nos permiten debatir y reflexionar. Pero no seamos ingenuas; en una sociedad capitalista, resulta obvio que el potencial lucrativo se manifiesta por encima de los demás. Hace muy poco Soyuz Gorri nos enseñaba cómo en campos de exterminio nazis, donde miles de personas agonizaron hace pocos años, hoy el turisteo y los selfies están a la orden del día. Ejercicio de memoria, sí. Pero banalización turística, también.

Quizás el ejemplo anterior es un poco extremo. Sin embargo, en nombre el turismo se cometen barbaridades e incluso se atenta contra la dignidad de las sociedades en general y de las personas en particular. FITUR, de nuevo, es un buen ejemplo de ello. En esta feria se desata, año tras año y con honrosas excepciones, un espectáculo lamentable y machista.

No cabe duda de que el turismo ha servido y sirve como motor económico de muchas zonas. También es verdad que suele generar empleo precario y temporal. No obstante, parece que, en nombre del turismo, estamos condenados a padecer vergüenzas y bochornos por doquier. Ponemos un par de ejemplos concretos: a) las malditas tiendas de souvenirs, que destrozan y dilapidan los cascos históricos; b) no pocas campañas turísticas, que parecen ser llevadas por lo peor de las iniciativas pública y privada. Y ambas cosas parece que, últimamente, abundan en la ciudad de Córdoba.

En TripAdvisor, más de una opinión sobre el casco histórico de Córdoba apunta a lo siguiente:

“Demasiados souvenirs”
La judería sería preciosa si no fuera que sus calles que están atestadas de souvenirs de muy dudoso gusto en general. Ganaría mucho si las tiendas sólo pudieran exponer su mercancía de puertas para adentro.

¿Acaso atestar un casco histórico de tiendas de souvenirs no es matar lentamente a la gallina de oro para ver si tiene más huevos en su interior?

Y ya no hablemos de ciertas campañas turísticas, protagonizadas por unas mascotas, por decir algo, verdaderamente lamentables… Vayamos, primero, con el bochorno.

1037796_1

Rafalito, el cordobés con gracia de la cabeza a los pies… Uf. Que alguien coja una ametralladora, por favor. Fuente: Diario Córdoba.

No tengo ni idea de a qué viene esto ahora, la verdad. Pero comentemos de forma sucinta lo ridículo y horrible de la estampa. De los jambos (ambos a ambos -valga la redundancia- lados de la puerta hacia el infierno conceptual más violento y bochornoso que es posible imaginar) no tengo ni idea de quiénes son; quizás los padres de tan deforme criatura. No obstante, permítanme dudar de esta hipótesis. Los creadores de semejante engendro deben andar por ahí escondidos bajo una piedra, eso si no han sido ya linchados por una turba furiosa armada con palos, horcas y antorchas.

Pues vale, el Rafalito este (diminutivo del nombre más utilizado en Córdoba por San Rafael -sí, sí, el del pescao-, el robocop chapao a la antigua que “protege” a la ciudad -pero no a su equipo de fútbol) consiste, básicamente, en un arco de la emblemática Mezquita con cara, sombrero cordobés, botas random y brazos, en los cuales sujeta un medio de vino y un palo con el cual se riegan, tradicionalmente, las macetas de los patios (sí, Sherlock, es porque están colgadas en la pared en alto). Alrededor hay (¡sorpresa!) algunas macetas y una escalera de mano que no pasaría por tener las mínimas garantías de ser segura. Eso por no nombrar la horrible tipografía en Comic Sans que, como todo humano sabe, tiene muchas razones para ser odiada.

Y parece que no sólo nos hemos quedado en unos noventa mal llevados: otra vez, una santa vez más, una p******* vez más, con la mierda del machismo. Otra mascotilla-basura genialidad para promocionar el turismo: la moñeca muñeca Patia (Hipatia debe estar revolviéndose en su tumba sólo por la similitud de su nombre).

Es verdad que esta iniciativa no es ni la mitad de lamentable que el Rafalito ese. De hecho, se supone que se sostiene (según encontramos en su página web) sobre unos pilares básicos: “a) Cultural, basado en la fiesta de los Patios, Patrimonio Inmaterial de la Humanidad 2012; b) Creativo, ofreciendo una gama de Productos distintivos e innovadores; c) Solidario con la infancia y los Propietarios de los Patios y d) Respetuoso con los Agentes Productivos y a los Recursos Humanos que intervienen en el proceso de creación”. La financiación, de hecho, se consigue a partir de ciertas entidades y negocios locales y a partir de un crowdfunding, algo que reviste todo el proyecto de un falso aire progre.

Todo esto está muy bien, pero en la práctica se vende la misma mierda de siempre. Nada más entrar en la página web de “la nena bonita de Córdoba” (sic), cualquier cerebro mínimamente bombeado con algo que se parezca a la sangre se dará cuenta de todo el tufillo heteropatriarcal del proyecto. Empecemos por ese vestido tan peculiar (por decir algo). En palabras del diseñador Rafael Girón:

[El vestido de Patia] es un patio cordobés estilizado en un cuerpo de mujer, donde se recrea la belleza de la mujer cordobesa (…)

Pues bien, esta idea, más o menos patrimonialista con respecto a la mujer (en este caso, de Córdoba), que no deja de cosificarla en mayor o menor medida, dio lugar a la representación de Córdoba en FITUR sobre la que escribimos hace ya varios meses.

Lamentable, ¿verdad? Pues eso no es nada. A estas alturas, ya habrás echado un vistazo a la página web de Patia. ¿Cuál es el papel de la mujer (cordobesa, insistimos, en este caso) en dicha página web? La de un maniquí a modo decorativo para atraer a los turistas (sí, sí, en masculino), que es de lo que se trata. Vete a la presentación oficial de la muñeca haciendo click aquí. En ella podrás ver a “las autoridades” del proyecto (diseñadores, cantantes, políticos, un señor que pasaba por allí, etc.) fotografiándose una y otra vez rodeados de chicas jamonas (aprovechamos para imbuirnos en la jerga más apropiada).

patia-presentacion

“Aquí andamios, bien acompañados de las chicas del lugar”. Fuente: patiaworld.

Como parte del nacimiento de Patia se apunta lo siguiente (y voy a obviar las faltas de ortografía):

La gente giraba sus cabezas al ver pasar a nuestras modelos con el traje típico de Patia… recuerdo muchas personas haciendo cola para fotografiarse con las Patias de carne y hueso… recuerdo como ante tal bullicio, se nos acercó un agente de la policía, para decirnos en plan amable, ” lo que teníamos controlado, nos lo estáis descontrolando” aprovechando para hacerse una foto (…)

Puedo entender, hasta cierto punto, la contratación de azafatas o azafatos en un evento cualquiera, y que la presencia es un punto más a valorar. Pero de ahí a representar todo un reflejo del heteropatriarcado más rancio hay unos cuantos pasos. Y en el caso de la muñeca Patia, las mujeres allí presentes debían ejercer un papel de floreros andantes. Menudo espectáculo.

En nombre del turismo, una vez más, bochorno y machismo.

Magnífico Rector

Anuncios

Un comentario en “En nombre del turismo, bochorno y machismo

  1. Cosa tan horrible y ridícula que ni enfadarme puedo. ¿Pero qué carallo es esto? El feísmo gallego es algo que suelen hacer los abuelos que vivieron la posguerra, pero ésto es algo organizado que alguien con muy, muy, muy, muy, muy mal gusto tuvo que dar el visto bueno.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s