Arqueología hobbítica: el protourbanismo hobbítico (II)

1 imagen segundo post

Fig. 1. El puente de Colmenar de la Virgen. Foto de archivo.

Hoy volvemos con la segunda parte de “Arqueología Hobbítica”, de Javier Martínez Jiménez, la última de las tendencias arqueológicas, que cambian más rápido que los planes de educación del Gobierno de Ejpaña.

  1. Las campañas 2003-2011

2.1 El yacimiento, las excavaciones del 74 y las prospecciones:

El pueblo de Colmenar de la Virgen, de unos 4.200 habitantes, siempre había sido ligado a un pasado hobbit, como muestra su puente del hobbítico clásico, hecho en sillería bien tallada con dos vanos en arcos de medio punto (fig. 1), pero nunca se había tomado muy en serio, ni se habían realizado allí estudios en profundidad.

El único estudio que se hizo en el terreno fue la excavación de 1974, realizada por Alfredo Jimeno (publicada en 1980), en la que se excavaron una serie de casas pertenecientes al hobbítico clásico (en aquella época fechadas simplemente como hobbítico) y una estructura circular, que se identificó como un templo (Jimeno 1980: 38-46). El trabajo del prof. Jimeno es digno de admiración, puesto que no sólo supo superar el marco ideológico imperante en la arqueología de aquellos días, sino que tuvo que vérselas con la hostilidad de los lugareños quienes, llevados por supersticiones pensaban que estaba sacando “los hijos del diablo”. Recientemente, y como parte del proyecto de investigación sobre la arqueología de Colmenar de la Virgen, se ha revisado el material y los planos de la excavación del profesor Jimeno, puesto que no es posible re-excavarlo hoy en día, y de este estudio se ha podido reevaluar la interpretación, y al parecer no todas las casas parecen pertenecer al mismo periodo (se identifican dos fases constructivas). Además, la estructura circular parece que se puede identificar con una estructura de carácter industrial, que se colapsó o fue destruida en torno al cambio de edad, y se sugiere que esté relacionado con la batalla de Delagua (Bonilla Santander 2010).

Conociendo de la existencia de un yacimiento hobbit en Colmenar, se decidió organizar una campaña de prospección en el año 2002, financiada por la Universidad de Arnor. Esta prospección se hizo recogiendo primero material de superficie entre el río y las colinas, donde se identificaron cuatro áreas con una mayor concentración de materiales, tres de las cuales fueron seleccionados para una excavación posterior. Se hizo una prospección geofísica también en tres transectos, que mostraron una zona rural, con varias parcelas de tamaños similares (fig. 2), además de algunas estructuras habitacionales o productivas, una de ellas identificada posiblemente con una granja. Se identificó también el trazado del camino hacia el norte del puente, que se desvía del actual camino (Pina y Torrecillas 2003).

Conociendo que la vega norte del río era una zona de explotación rural, se eligieron tres sectores (A, B, C) para una futura excavación.

3buena.png

Fig.2. Plano del yacimiento indicando zonas excavadas (rojo) y las prospecciones geofísicas (gris).

 

2.2 El área industrial 

El sector A, conocido también como el área industrial se excavó entre 2003 y 2006 en tres campañas de verano y dos de primavera con voluntarios de la Universidad de Arnor, y está localizado justo a la orilla del río (fig. 2). Está formado por un área cercada en la que se han encontrado dos edificios pertenecientes a una primera fase, fechable según las cerámicas al periodo pleno del hobbítico clásico, construidos con zócalo de piedra y cuyas paredes eran sustentadas por vigas de madera verticales, evidentes por los agujeros de poste localizados junto a los muros. El edificio mayor, junto al río, parece haber sido un molino, puesto que la infraestructura hidráulica y el canal para la rueda han podido ser excavados. En un momento cercano al cambio de edad se edificó sobre este molino una estructura mayor, que cruzaba el río y parece que lo hubiera empleado para mover varias ruedas hidráulicas, aunque no se pueda asegurar que sea un molino también. Esta segunda fase tuvo una duración bastante corta, aunque estuvo construida con ladrillo, pero fue destruida parece ser que de forma violenta como indican los niveles calcinados de destrucción.

Ya en la Cuarta Edad (aparecen cerámicas vidriadas gondorianas en las fosas de cimentación y en los estratos de uso) se construyó de nuevo un nuevo molino, más pequeño, que se asienta sobre los muros de la primera estructura en su mayor parte. El área industrial continuó existiendo algunos años más (fechado por monedas de Faramir Tuk I), aunque fue finalmente abandonado en torno al s. III IVE (Martínez y Rodríguez 2006).

2.3 La casa 1

El sector B o casa 1, es una pequeña villa aristocrática hobbit, conocida en la literatura como “smial”, y que familiarmente se conoce como “Bolsón cerrado” por su localización en una colina al norte de Hobbiton, tal y como estaba la casa mencionada en la crónica de Bilbo Bolsón y de Frodo de la Comarca (Rodríguez Pérez 2007: 45-52). La excavación de esta casa fue realizada entre 2008 y 2011, y ha revelado que la casa se edificó en tres fases, expandiendo la casa desde la puerta principal u oriental, hacia el oeste. La cronología de la casa inicial se puede situar en la transición del pre-clásico al clásico, no ya por los materiales hallados, sino porque parece haber sido en principio no un smial verdadero, sino una fase de transición, una casa semi-soterrada, que solo en la segunda fase (ya en el clásico pleno) se convirtió en una casa excavada completamente (Martínez, Sastre y Moreno 2010: 59-62).

La casa en su periodo de mayor esplendor (fig. 3), llegó a contar con 15 habitaciones distintas, de las cuales F1 a 4 y H parecen haber sido lugares de almacenaje, mientras que D parece haber sido claramente una cocina, debido a la presencia de un hogar construido sobre ladrillos y la presencia de muchos fragmentos de ollas de cocina hechas en bronce u otra aleación de cobre (Tejerizo y Martínez 2010). Las habitaciones con vistas al exterior puede que fueran las habitaciones más cotizadas de la casa, incluyendo comedor, dormitorios y salas de varios usos.

3.png

La casa sufrió a finales del hobbítico clásico una serie de modificaciones (fases 4 y 5) que alteraron la estructura de la vivienda. Mientras que en la fase 4 parece que fue un periodo de abandono, con niveles de colmatación en las estancias L1 y B1/2, en la fase 5 es una fase de reocupación, en la que se construye sobre los estratos de abandono, y en los que se han encontrado en los preparados para el suelo materiales élficos y alguna moneda gondoriana del reinado de Elessar I, dando un post quem a esta fase de comienzos de la IVE. En esta fase parece que la casa se convirtió en dos viviendas, que estuvieron ocupadas durante los primeros siglos del hobbítico post-clásico, hasta que finalmente ya en época sub-hobbítica el smial subterráneo se abandona y se construye una casa encima (fase 6), de la cual quedaron pocos restos en superficie, pero cuyas estructuras negativas (un almacén y un pozo) cortan los estratos inferiores.

2.4 La casa 2

La casa 2 se excavó en 2007, y a pesar del área abierta, la mayoría resultó ser tierra de cultivo ya en aquella época, rodeado de una cerca y con una casa en el centro, por lo que se le llamaba “la alquería” entre los voluntarios.

De aquí se obtuvieron columnas polínicas que están aún siendo analizadas, aunque algunos resultados previos parecen indicar una diversificación de cereales de verano y de invierno, y la presencia de árboles frutales, manzanos en particular (Zaragozí Llopis 2011). Se identifican tres fases distintas en esta cata también. La primera corresponde con una granja sencilla a juzgar por los materiales presentes (Cucarella Pintor 2008), con varias habitaciones multifuncionales en torno a un patio, suponiendo que el área de vivienda se hallaría en el segundo piso (Rodríguez Pérez 2007: 101; Hamerow 2002), que se fechan según las cerámicas (Castro 14 y Castro 16a) a mediados del hobbítico clásico.

Esta granja parece haber sido abandonada al tiempo que unas construcciones hechas en materiales perecederos (agujeros de poste, fondos de cabaña) que se construyen sobre el cercado de la granja; estructuras que en planta parecen similares a las identificadas por el georadar al sur del área excavada (fig. 2). Los mismos materiales cerámicos tipológicamente del sur de Eriador aparecen en los niveles de abandono del edificio principal y en las cabañas, que por ser similares a las transformaciones en casa 1 y en el área industrial, se fecha a finales de la IIIE, habiendo de nuevo a comienzos de la IV una fase de reocupación del espacio anterior en forma de granja o alquería.

2.5 La zona pública

Aunque no estaba planificado en la campaña de Colmenar de la Virgen, fue necesario intervenir de urgencia en la plaza del puente, ante la inminente construcción de una nueva galería comercial, en colaboración con la arqueóloga provincial de Bree. La excavación causó mucho revuelo en la prensa (Díaz de Liaño 2011) por la importancia de los hallazgos del hobbítico clásico.

El área excavada, situada justo en frente del puente (Malagutti y Martínez 2007) incluía una gran plaza (fig. 4) en el cruce de la calle que venía desde el puente y de la encontrada en las excavaciones del 74, en la cual se han encontrado varios preparados y pavimentos superpuestos, que aunque con escaso material fechable (cerámicas reductoras, tipo Castro 23d), nos indican que este primer área pública estuvo abierta desde el hobbítico pre-clásico (fig. 5).

hghjgjhg

Fig.4, planta del área pública, mostrando los edificios de segunda fase en oscuro.

kfnvbjkcvnbjxcnvb.png

Fig. 5, sucesión de pavimentos empedrados en el área pública.

Mientras que el área abierta estuvo rodeada de algunas casas (que no fueron excavadas en intensidad por no ser conjuntos cerrados) fechadas por la técnica edilicia al periodo clásico, la presencia de una especie de podio o monolito en los estratos superiores ha sido interpretada recientemente (Solís 2009) como un ara o altar dedicado al culto hobbítico al rey, de carácter público, algo solamente identificado en la IVE.

De igual manera, parece ser que hubo alguna estructura perecedera construida en el espacio público inmediatamente antes de la construcción del monolito, que fueron destruidas al poco tiempo, aunque hayan dejado un nivel de carbones y destrucción bajo el pavimento ligado al monolito (Malagutti, e.p.).

La funcionalidad pública de éste área viene dada por su posición central en el núcleo protourbano, y porque se mantuvo como área abierta durante la mayor parte del periodo clásico, construyéndose encima únicamente en un periodo que podemos calificar de crisis o de transformación, según se aprecia en el resto de zonas excavadas, justo a finales de la tercera edad, que coincide con lo que mencionan las crónicas.

Continuará…

Javier Martínez Jiménez

Anuncios

Un comentario en “Arqueología hobbítica: el protourbanismo hobbítico (II)

  1. Pingback: Arqueología hobbítica: El protourbanismo hobbítico (tercera y última parte) | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s