“La ciudad (no) es nuestra”. Actas (casi póstumas) del quinto itinerario-debate del GAS.

Esto viene con más retraso que los genes de un Borbón, Brandine no tiene perdón de Dios. Ha tardado OCHO MALDITOS meses en publicar las actas del quinto itinerario-debate del GAS, en el cual quisimos visibilizar la construcción patriarcal de la ciudad de Vitoria-GASteiz. (Por suerte, decidí escribirlo entonces y no tengo que tirar de una memoria más que estropeada por los meses no demasiado tranquilos que toda arqueóloga pasa en verano). Para ello organizamos un itinerario en el que recorrimos una serie de puntos que nos pudieron llevar a reflexionar y a repensar, a través de nuestras gafas violetas, una ciudad que en muchas ocasiones entendemos como neutra o desideologizada.Como pudimos ver también en el anterior itinerario, existen toda una serie de elementos materiales e inmateriales, memorias y desmemorias, tanto presentes como pasadas, que nos hacen cambiar la manera en la que vemos esta ciudad en la que nunca pasa nada.  Si en febrero quisimos visibilizar el legado del franquismo en nuestras calles, esta vez hemos querido ver cómo el heteropatriarcado ha influido de manera decisiva en la configuración actual de este espacio urbano en el que nos movemos día a día (sin que esto conlleve que lo conozcamos con mayor profundidad).

maps

Mapa del recorrido que las víctimas del GAS se vieron obligadas a seguir. Agradecimientos al paint, al google maps, por solventar el 70% de mis necesidades diarias.

1º Punto: Educación y perpetuación de la desigualdad.

Comenzamos en el Aulario Las Nieves-Elurreta, actual biblioteca de la Universidad del País Vasco en Vitoria-Gasteiz, hogar de algunas de nosotras, y que, pese a haber cambiado de nombre, a grandes rasgos sigue siendo un psiquiátrico (¡tds lcs!).

reyes

Alfonso XIII y la estudiante de Erasmus Victoria Eugenia de Battenberg saliendo a echar un piti entre clase y clase, y ya de paso inaugurando el asilo.

 

Estamos en la calle Nieves Cano, en honor a la mujer que dedicó parte de su vida a “acciones benéficas”, y que será “recordada” por ser hermanade Juan Cano. A partir de 1907 empezará a acoger a todas aquellas personas excluidas o en riesgo de exclusión, entre las que se encontraban las viudas. ¿Las viudas? Efectiviwonder, y es que una vez fallece aquél que traía las perras a casa, muchas mujeres quedaban desamparadas y tenían que ingresar en lugares en los que se juntaban desde huérfanos, expósitos, dementes… ¿Por qué? Básicamente porque las mujeres no eran educadas para tener un oficio, para ser autónomas, y eso se refleja muy bien en el reglamento del Asilo, que a su vez cumplía la función de orfanato. En los reglamentos referentes a la educación de lxs más pequeñxs, pudimos ver que, mientras a los niños se les educaba para conseguir un empleo y ser autosuficientes, a las niñas se les enseñaban suslabores. Algunos diréis, a ver, locas, que también hay hombres desamparados, blablabla. Sí, lo sabemos, pero también sabemos que no aparece expresamente indicado que fueran viudos. Nos hablan de hombres con problemas mentales, posibles problemas derivados de dependencias o invalidez, pero no de hombres que no pueden alcanzar unas condiciones mínimas que les permitan vivir con “dignidad” por haber perdido a su mujer, al contrario que las mujeres, que no han sido educadas para ser autosuficientes (en términos exclusivamente económicos, por supuesto, ya que precisamente se les enseñaban a gestionar absolutamente todo lo relacionado con la gestión y el mantenimiento de un hogar y una familia, lo cual, evidentemente, no proporcionaba ninguna remuneración que diese autonomía a estas mujeres).

mujeres

Imagen de algunas de las mujeres que residían en la actual biblioteca del Campus de Vitoria-Gasteiz.

Y es que, la educación es uno de los pilares sobre los que se sostiene y que perpetúa el patriarcado.

2º punto: Representaciones de la desigualdad e invisibilización de la mujer.

jaq

Esta es una representación bastante acertada de cualquiera de nosotras un domingo por la mañana

Después acudimos a la calle Fray Francisco de Vitoria, a la casa conocida popularmente como “Casa de las Jaquecas”, y allí quisimos ver, por un lado, la diferencia en la representación de los cuerpos femeninos y masculinos, y por otro lado, comprobamos como todas y todos no conocíamos a una mujer que nació en esa casa en 1905, y que fue una importante poetisa de la Generación del 27. Hablamos de Ernestina de Champourcín,  una mujer que recibió una educación poco habitual en aquél momento (y en este, queridos ministros de educación), y que no deja de ser un personaje poco contradictorio, de izquierdas para unos y de derechas para otros, acabó abrazando el cristianismo más rancio, entrando a formar parte del Opus Dei. Encontramos una pequeña placa en la fachada del edificio, más que modesta, haciendo referencia al nacimiento de esta mujer, que, pese a su enorme trayectoria, tanto intelectual como personal, tiene una calle con su nombre, sí, pero en una calle secundaria y bastante lejos de su lugar de nacimiento (detrás de la calle Rafael Alberti, que es la principal de la zona, pese a que su relación con la ciudad creo que es nula, pero güeno). Yo misma me sorprendí al intentar justificar por qué Ernestina no debería merecer una calle, que si el Opus, que si le han llamado feminista pero en realidad era una feminista burguesa…Hasta que Wu Ming entró en mi cerebro y me hizo darme cuenta de que no buscamos justificación a los reconocimientos que realizan los hombres (a no ser que estos entren en debates como la memoria histórica y el respeto a las víctimas del franquismo, por ejemplo), somos mucho más exigentes con los méritos que ha de realizar una mujer. Si Fray Francisco de Vitoria tiene una calle, por mí, le pueden dar otra a Elsa de Frozen.

3º punto: Percepción del espacio, miedo y libertad de movimiento.

Acudimos a este túnel subterráneo, que conecta varios barrios y el campus con el centro histórico, para analizar la relación entre nuestra percepción del espacio público y la forma en que interactuamos en él. Los humanos (y mi perro también, os lo juro) creamos unas imágenes mentales de ciertos espacios, que no tienen necesariamente que basarse en unos hechos concretos, ni corresponderse con las imágenes que otra persona crea del mismo espacio. Aun así, existen una serie de características comunes entre miembros de un mismo “grupo” (por sexo, edad, estatus…), y está demostrado que las mujeres jóvenes somos las que más inseguridad sentimos en ciertos espacios/tiempos.

Para observar esto, fuimos al túnel subterráneo que atraviesa las vías de tren, paso que actualmente se cierra de 00.00 a 06.00 horas fines de semana, vísperas de festivos y en fiestas de la Blanca. Ha sido cerrado por estar catalogado como punto negro para la seguridad de las mujeres.Esto era lo que yo creía, pero resulta que se ha cerrado por unos “actos vandálicos” sucedidos en 2013 y que causaron una serie de daños materiales (que por cierto, siguen sin repararse, ejemejem). Peeero, resulta que este punto también está señalado como punto negro para la seguridad de las mujeres, cosa que debe parecer menos

DOCU_GRUPO

El paso subterráneo de la Estación de Tren de Vitoria, y la losa rota que ha movilizado más que las violaciones. fuente: el txorreo.

importante, ya que en relación a esto no se ha tomado ninguna medida. Lo que no se le ha ocurrido al ayuntamiento es que los dos túneles que se encuentran a ambos lados de éste, y que son las únicas alternativas de paso, también son puntos negros, ya que sus características son idénticas al que ha sido cerrado, por lo que, además de no solucionar nuestros problemas, cuando a ti, alegre e insconsciente jovenzuela que ha decidido salir de mambo y quiere volver a su casa, tienes que dar una pequeña vuelta por una zona llena de soportales y más despoblado que una aldea medieval cercana a una villa a la que han concedido un fuero. Hemos avanzado en el reconocimiento de ciertos tipos de violencias, pero, ¿qué pasa con la libertad y el derecho de las mujeres, homosexuales y transexuales a circular por el espacio público con total libertad, sin miedo a ser violadas o agredidas por el simple hecho de serlo? ¿No es violencia el hecho de que yo no pueda transitar un espacio, sea la hora que sea, vestida como me dé la ********** gana, y tenga que limitar/planificar/reestructurar mi camino? Y diréis ustedes, hombres ofendidos, ¿qué tendrá que ver esto con el heteropatriarcado y la construcción de la ciudad? Pues mucho, ya que esto nos demuestra que las personas que han decidido construir estos espacios no han sabido lo que es tener ese miedo, no sienten la necesidad de evitar construir estas zonas que a nosotras nos hacen sentir inseguras, por lo que podemos decir que o bien no ha habido mujeres que hayan formado parte de los procesos de construcción urbanística, o bien su opinión no ha sido tenida en cuenta (si yo pudiera diseñar el camino que une mi casa y mi trabajo, del cual salgo a altas horas de la madrugada, el resultado iba a ser muuuuuy diferente al camino actual).

 Y con esto, amijas, nos despedimos hasta la próxima entrega de las actas de esta quinta intervención, ¡estén atentas!

Brandine Von Mierder

Anuncios

3 comentarios en ““La ciudad (no) es nuestra”. Actas (casi póstumas) del quinto itinerario-debate del GAS.

  1. Pingback: La calle (cada vez) es (más) nuestra: los brazaletes morados y la conquista del espacio por iniciativa popular feminista | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Excavar en tiempos revueltos, tu podcast de confianza. | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: Proposición indecente: 22-F, paseo por el conflicto vasco en Vitoria-Gasteiz | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s