Los Nativos Americanos ya están aquí… y no quieren tu sucio petróleo

Print

Ya han pasado muchos años desde que “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982) o “Cementerio maldito” (Mary Lambert, 1989) nos hicieron hacernos caca en los pantacas con la idea de tocarle las narices a los ancestros de los Nativos Americanos y reventarles sus lugares sagrados. Como es lógico, que se construyan casas estilo-colonial o que se entierren gaticos y monetes en los antiguos cementerios indígenas no era una idea que gustara mucho a los dioses indios, por lo que la venganza era normalmente terrible. (Unas películas que, así subrepticiamente, mostraban el miedito del hombre-blanco hacia lo otro-indio a modo de advertencia racista muy de moda actualmente. De aquellos polvazos estos lodazos).Pero los occidento-capitalistas no aprendimos una lección tan básica como esta y, como buenos homo estupidens, caemos one more time en el error. Y one more time los dioses de las tribus noramericanas se levantan para patearnos el ojayer, ahora con cócteles molotov, que aquello de meter niñas en otras dimensiones era muy mainstream.

dakota_access_pipeline_map_780px

El paso del famoso tubito por el centro-norte de EEUU. Fuente: http://www.cnn.com/

El nuevo Poltergeist se ha levantado en armas con bastante mala leche en el Estado de Dakota del Norte (para los ignorantes como yo de la geografía usamericana, situado aquí), donde hace un tiempo se proyectó un oleoducto (la Dakota Access Pipeline) de 3700 millones de pavos por parte de la Energy Transfer Partners hermanitas de la caridad Sociedad Limitada (de cerebro). El objetivo es transportar crudo desde los yacimientos establecidos en Dakota del Norte hasta Illinois atravesando a su paso cuatro diferentes Estados. Según la página oficial del proyecto, este oleoducto transportará unos 470000 barriles al día reduciendo costes, siendo amables con el medio ambiente blablabla capitalismo de rostro amable blablabla desarrollo local blablabla autonomía energética, etcétera, etcétera y demás retórica empresarial chachi. El caso y cosa es que este pequeño tubo de 1172 millas (1886 kilómetros) y 76 centímetros de diámetro va a pasar por debajo del lago Oahe, perteneciente al Estado federal y reserva de agua para las tribus locales, y por parte de la Reserva Standing Rock de los indios Sioux. Y ya que el Pisuerga pasa por Dakota del Norte, esto va a incluir la destrucción de varios lugares sagrados de esta tribu. Porque lo sagrado también es muy mainstream.

Esto, claro, cabreó mucho al Poltergeist, que se puso sus pinturas de guerra y se plantó en medio de la zona de trabajo para protestar por esta nueva tocada de narices del hombre-blanco. Desde abril, millares de Nativos Americanos han acampado en Dakota del Norte para de paralizar la construcción del oleoducto. Las protestas han tenido sus frutos, afrurtunadamente (jejejeje, matadme), y en septiembre la administración Obama pidió un paro en la construcción a 20 millas (32 kilómetros) en cada parte del lago con la intención de reestructurar el proyecto. Sin embargo, y como era de esperar, la compañía encargada se ha emperrado en construir el tubito y esto ha provocado un aumento de las protestas no solo de los indios Sioux, sino de muchas otras tribus y etnias que están apoyando la lucha como una defensa ante un ataque contra los derechos, no solo de los sioux en particular, sino de los Nativos Americanos y las comunidades locales en general.

7d267e7834644b94ab6416e0f7129382_8

Nativo Americano haciendo señales de humo. Traducción: “idos de aquí, cabrones”. Fuente: http://www.aljazeera.com

¿Resultado? El esperable. Estos últimos días el conflicto se ha recrudecido y el Poltergeist se manifestó en la forma de una barricada al buen estilo de la working-class de toda la vida con sus fueguitos en la autopista, sus cócteles molotov y sus plumas rituales de “no-me-toquéis-las-napias”. Aparatos represivos = 141 detenidos; Nativos Americanos = más cabreados todavía. La lucha sigue y al menos han conseguido algunos importantes objetivos como que el organismo federal encargado de evaluar el proyecto, la Army Corps, se replantée el recorrido del oleoducto o que algunos grandes financiadores del proyecto como el banco noruego NDB corten el chorro de euros del proyecto. Algo es algo dijo un calvo y existe un gran apoyo popular y académico en favor de los Nativos, así que puede ser que la cosa acabe bien y se replantee el proyecto para dejar dormir al Poltergeist de nuevo.

57d55d1e1800002f00313c3d

Sioux prometiendo dar mucha caña. Fuente: http://www.huffingtonpost.com/

El impacto de la Modernidad sobre las comunidades locales ni es nuevo ni es inevitable. Ejemplos como este muestran que 1) es posible plantar cara a las grandes empresas, Estados y demás aparatos represivos/ideológicos que les echen encima a estas comunidades; y 2) que o te pones en plan Poltergeist o aquí arrasan con tus poblados, queman tus caballos y violan tus campos sin remedio. En Ejpaña existen ejemplos como el de Lancia y, ahora que ya se ha formado el gobierno de Rajoy & Co. habrá que estar atentas. Si hay que soltar al Poltergeist, pues se suelta.

019

Pancarta en apoyo de los Nativos Americanos de Dakota del Norte hecha por personas vinculadas al Departamento de Antropología de la Universidad de Binghamton. Cortesía de Max.

Volviendo a Dakota del Norte, veremos cómo acaba el asunto y Wu Ming estará atento a dar noticias. La cosa no pinta nada bien. A pesar de que Clinton tampoco hubiera sido la salvadora ofdawol, el hecho de que haya ganado el Trumpetista lo pone muy crudo para esta lucha y para los Nativos Americanos. No solo va a tener un impacto global en lo que es la arqueología con su visión sobre la no-existencia del cambio climático (que podría tumbar algunas leyes de protección del medio ambiente y del patrimonio), sino que, como corresponde a este nuestro corrupto mundo, personas vinculadas a la empresa que está construyendo el oleoducto financiaron la campaña de Trump y ya dan por hecho que se construirá el tubito… En concreto, el grupo financiero de Trump ha ha invertido entre 500 mil y un millón de pavos en la compañía encargada del proyecto, Energy Transfer Partners. Hay muchos lobbies cercando el círculo de Trump, por lo que no es muy difícil saber de qué lado se pondrá el colega. God bless America.

Mientras, os dejamos este enlace para firmar una petición para que se paralice definitivamente el oleoducto, el hashtag #nodapl y también info sobre una protesta federal a través del teléfono.

Max

Anuncios

3 comentarios en “Los Nativos Americanos ya están aquí… y no quieren tu sucio petróleo

  1. Pingback: Imperialista y sensual antropología… “Una historia social de la Antropología en EEUU” de Thomas C. Patterson | Grupo Arqueología Social

  2. Pingback: Entre wumingueando y domingueando: el mohicano antes del último mohicano | Grupo Arqueología Social

  3. Pingback: Juerga, alcohol y arqueología procesual… ¿quién da más? | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s