Donostia 2016: capital cultural sin palETA de colores

ss

San Sebastián. Cuna de los pintxos, los heladitos de paseo por la Concha y los lamentos musicales de Álex Ubago. Este año, además, es la Capital Europea de la Cultura. Como buena muestra de ello, la agenda de eventos está siendo intensa. En una de las muchas exposiciones artísticas que acoge la ciudad, han censurado algunas obras realizadas por presos y ex-presos de ETA. Hoy, en el GAS: correctismo político, victimología y pacificación a golpe de muffin. Multivocalidad (o falta de ella) y palETA de color.

La peli Ocho apellidos vascos nos (jo)dió… pero bien. La imagen de inocua simpatía que transmite el País Vasco actualmente parece abocarnos a una integración completa en el nuevo orden mundial de los iPhones y los Starbucks. La desactivación política se cierne sobre nosotras, mientras que -sí, hay mucho resentimiento en esto- “Catalunya nos come la tostada”. Después de décadas dando una imagen de “pueblo incorregible” y algo así como de “aldea de Astérix y Obélix”, el País Vasco es ahora ese lugar majete habitado por brutos bobalicones y flequillos rectos de dudosa calidad estética (aquí: una historia del peinado borroka o mullet). Nos gustaban los sketchs del programa Vaya Semanita, pero ahora parece que habitamos uno continuamente. El eterno retorno, ay-va-la-hostia-Patxi!

00000000000000000000000000000000000000000

Todo esto se encuentra una cuando busca “vascos” (fuente: Internet puro y duro).

En este contexto parece desarrollarse la Capitalidad Cultural de Donostia-San Sebastián (ciudad famosa por la frase “yo siempre he dicho que San Sebajtián ej una de lah ciudadej máj bonitah de Ejpaña”… frase que siempre ha encantado por estos lares, claro). En el marco de una ajetreada agenda cultural, este 2016 ha estado marcado por cierto correctismo político, o dicho de otra manera, en busca de una determinada idea progre de consenso, se ha recurrido (muy) a menudo a lo políticamente correcto.

cuatrocro

Protesta contra la dispersión de presas y presos en el acto de inauguración de la Capitalidad Cultural 2016 (fuente: insurgente.org)

Para “no herir la sensibilidad de las víctimas del terrorismo”. Esta es la razón que Pablo Berástegui, director de la Capitalidad Cultural, ha dado para justificar la censura impuesta a unas obras realizadas por presos y ex-presos de ETA. La exposición, “Sin lugares, sin tiempo. Giltzapekoak: notas sobre la reclusión”, busca ser el soporte de una serie de reflexiones sobre la creación artística y sus posibles vínculos con la privación de libertad. La mayor parte de las obras han sido aportadas por la cooperativa italiana Sensibili alle Foglie y son el producto creativo de personas reclusas en dicho país, pero, como decimos, algunas piezas han sido censuradas por “su otro origen”.

1479408364_090041_1479410765_noticia_normal_recorte1

Imagen de la exposición con el vacío del lugar en el que iba a ir una de las obras (fuente: EFE).

El comisariado de la exposición ha denunciado los hechos y han decidido señalar los vacíos dejados por las obras en cuestión. La reclusión, también simbólica y comunicativa de las y los autores, queda en evidencia gracias a esta decisión. De esta forma, si bien el silencio se impone como una forma de “no querer herir” sensibilidades ajenas, el vacío es el recurso utilizado para el debate.

expo

Obras censuradas (fuente: EFE).

Denis Itxaso, diputado de Cultura de Gipuzkoa, ha añadido que el problema “no es el contenido de las obras”, alegando que el lema de la Capitalidad Cultural es “cultura para la convivencia”. ¡Toma ya! El contenido no es el problema. ¡Dí que sí! Se trata de una censura impuesta a quien lo hace, haga lo que haga. No importa si realmente esas obras pueden colaborar, precisamente, con la convivencia, ya que, esa convivencia es anulada mediante la censura. Este tipo de actos parecen querer profundizar en la noción de alteridad: ETA ha sido, es y será siempre el Otro, el enemigo, el pistolero, el asesino, el hombre del saco… Todo ello sin contextualización histórica o política de ningún tipo. No se permite ningún debate al respecto.

eh-1

“Lan zentsuratua / Obra censurada” (fuente: EFE).

Hace 5 años, con el cese definitivo de la actividad armada de ETA, se nos dijo que todo había terminado. Se nos dijo que el País Vasco no había vivido un conflicto político/identitario, sino que simplemente una banda de dementes asesinos se había dedicado a matar demócratas. Con este discurso surgieron los lobbies de algunos colectivos de víctimas. Discurso que fue bien aprovechado por el PP y el PSOE (mientras pudieron). Con el fin de ETA “se les acabó el chollo” (en cuanto a réditos electorales).

Bienvenidas al Fin de la Historia (vasca).

Con la marea Ocho apellidos vascos, el tímido despegue del turismo, el PNV y su manifiesta apuesta por la despolitización masiva (en aras de su tecnocrática “buena gestión”), la transformación del país en un escenario para Juego de Tronos y, en general, el vaciado semántico sistemático de todo elemento que pueda “ofender” o producir conflictos, la Posmodernidad vasca nos muestra un escenario en el que lo políticamente correcto es el dedo que tapa la boca o la brocha que cubre el graffiti. Se blanden la pluralidad y el buenrollismo como valores supremos de la “nueva Euskadi”, pero esto significa aplicar medidas represivas más sutiles o revestidas de una etiqueta progre y atractiva.

Respecto a este último aspecto, hablaremos más adelante sobre ello cuando mencionemos iniciativas como “Kalea guztiona da” (“La calle es de todxs”) que precisamente muestran bien hasta que punto la política pacificadora de la postal, el muffin y el quedabienismo empiezan a hacer mella en nuestras libertades. La censura se viste con su ropa más cool: Capitalidad Cultural, promoción turística, gentrificación…

Esto no es más que la “puntita”. Seguiremos hablando de todo ello. Seguiremos hurgando en estos “paisajes del (post)conflicto”.

Soyuz Gorri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s