Abajo la policía, arriba… Dios, claro

kilmainham-gaol-003-1024x671

Nueva colaboración en el GAS de la mano de El Perro de Chulainn, nuestra enviada especial en Irlanda y una gran intelectual orgásmica de nuestro tiempo. Hoy nos ofrece un panóptico (chiste introductor) sobre cárceles, represión, micro/macro-físicas del poder y un poquito de Dios.

¿Sabéis qué impulsó a Michel Foucault a escribir Vigilar y castigar? Hay una historia (acaso apócrifa, pero me da igual) que recordé el otro día cuando con dos amigos visité un bar decorado estilo avant-garde kazajo (post-1956). En una entrevista que el gran Satybaldy Aiday le hizo para el Astaná Weekly, Foucault confesó que la inspiración le había llegado tras un viaje a Dublín, donde visitó la cárcel de Kilmainham. Inaugurada en el año 1796, en 1861 se le añadió el hoy famoso ala este, una estructura de época victoriana construida, conforme al diseño de la época, como un panóptico. Quizá lo recordéis de películas como The Italian Job (1969) o En el nombre del padre (1993), que coprotagoniza con Daniel Day-Lewis, Emma Thompson, Pete Postlewaite y Troy McClaure. Vamos con otra historia de vampiros. Dentro música.

051117_-kilmainham_-041-764x509

Si no te inquieta este punto de vista no me invites a un café (fuente: Kilmainham).

Si Irlanda no fuera Irlanda Kilmainham bien podría haberse convertido, para delicia de Loïc Wacquant, en un digno museo sobre los sistemas penitenciarios. Pero, ay, Irlanda es Irlanda, así que en lugar de eso, Kilmainham, es un lugar de obligada visita para los nostálgicos de las rebeliones irlandesas. La portada de la web de la cárcel lo deja bien clarito. Traduzco: “Hoy el edificio simboliza la tradición del nacionalismo militante y constitucional [que no de militancia constitucionalista] desde la rebelión de 1798 hasta la guerra civil irlandesa de 1922-1923”. Tan egregia función tiene también su tradición. La cárcel se cerró en el año 1924 y se abandonó entonces, pero ya en el año 1938 se editaban panfletos de recuerdo como este. Para rematar el pastel en los años sesenta un grupo de personas promovió una campaña para restaurar la cárcel con el fin de convertirla en un monumento a los caídos por Irlanda. La visita es para un análisis detallado en una revista de impacto y tal, pero paso, así que os lo cuento aquí brevemente. Quizá este resumen me lleve a exagerar un poco, pero la narrativa que se deduce de lo que el guía enseña en la visita viene a ser la siguiente.

2011_0442_0361-2000web80-1

Anuncio por palabras publicado en el Astaná Weekly (fuente: Kilmainham)

La introducción tiene lugar en la capilla de la cárcel, donde se narra la historia de Joseph Plunkett y Grace Gifford. Joseph y Grace participaban activamente en el movimiento republicano irlandés. Joseph, de hecho, fue uno de los líderes del alzamiento de 1916 y como el resto fue encarcelado en Kilmainham y fusilado a los pocos días. Sin embargo, unas horas antes de su ejecución a él y a Grace se les dio la oportunidad de casarse. Este hecho, insiste el guía, fue precisamente uno de los que motivaron que la opinión pública, que inicialmente no se había mostrado muy favorable al alzamiento, terminara apoyando la independencia de Irlanda por las armas. La boda de Joseph y Grace se presenta así como uno de los eslabones sentimentales que condujeron al pueblo irlandés hacia la libertad.

xds

Insurrection”: 1916 visto en seis episodios por la RTÉ (atención a las caras de entusiasmo del guardia on the right) (fuente: RTÉ).

A continuación la visita parece explicar el porqué de la necesidad de la lucha por la independencia. Después de abandonar la capilla el recorrido sigue por los pasillos de la vieja cárcel, la de 1796, donde se da cuenta de la miseria en la que vivían las personas (hombres, mujeres y criaturas) que se vieron allí encarceladas. El relato lo salpican referencias a acontecimientos tales como la Gran Hambruna, que entre otras cosas tuvo como consecuencia la superpoblación de esta prisión. Si es que sobraban razones para mandar a los ingleses al otro lado del mar de Irlanda. Poco a poco, sin embargo, se van introduciendo nuevos elementos en el relato. El guía llama la atención sobre unos pequeños letreros situados encima de algunas celdas. En ellas se leen nombres como los de Patrick y William Pearse: más líderes del alzamiento de 1916. A partir de ese momento el relato conduce de nuevo al campo de las rebeliones irlandesas. Cuando se llega al ala este, al panóptico, la descripción sobre la situación penitenciaria ha dado plenamente paso a la historia de la independencia irlandesa. Allí el guía, que advierte de que la visita a esa parte de la cárcel dura tan solo cinco minutos, urge a prestar atención a una celda en particular: aquella en la que durante tres meses del año 1923, durante la guerra civil, estuvo encerrada Grace Gifford, que entonces militaba en el Sinn Féin. El interés: el mural que Grace pintó durante el tiempo que estuvo allí. El motivo: una virgen con un niño.

sdas

Estudio a color para tatuaje carcelario: desarrollo parcial de los famosos cinco puntos (abajo la policía, arriba… Dios, claro. Y así les luce) (fuente: wikipedia).

Después de este arrebato místico la visita termina en el patio, donde se narra el fusilamiento de los líderes de 1916. Al patio como lugar de fusilamiento, por cierto, quizá lo recordéis de películas como Michael Collins (1996) y El Viento que agita la cebada (2006). El guía destaca el fusilamiento de James Connolly, reconocido socialista y sindicalista, quien resultó tan gravemente herido en los enfrentamientos que lo tuvieron en un hospital hasta el momento mismo de su fusilamiento. Cuando lo llevaron a la cárcel para darle muerte estaba tan débil que no se tenía en pie: hubieron de atarlo a una silla para poder fusilarlo. No me digáis que el final no es digno de Ken Loach.

img-20160322-wa0004

Liberty Hall, sede de SIPTU: Pongamos que eres un sindicato que proporcionas más ayuda a tu afiliación cuanta más cuota pagan… ¿Cómo era aquello de “de cada cuál según…”? (fuente: dublintown).

Ya que en la visita se lo callan, hablemos aquí brevemente de algunas de las cosas sobre el sistema penitenciario que no se cuentan en Kilmainham. No se dice, por ejemplo, que hay informes recientes que siguen denunciando carencias higiénicas y sanitarias en las cárceles y el recurso al confinamiento solitario como método de castigo. No se dice tampoco que formalmente la legislación irlandesa contempla aún la cadena perpetua, ni que la población carcelaria creció un 400% entre 1971 y 2011, ni que el 60% de las personas que cumplieron penas de menos de seis meses estaban en situación de pobreza, ni que el 70% de las personas reclusas están desempleadas, ni que es 25 veces más probable las personas encarceladas provengan de y posiblemente retornen a zonas deprimidas.

000ace63-800

Promoción never-ending refugee weekend en Athlone (fuente: RTÉ)

Tampoco, y con esto le voy poniendo el cierre al post, se habla de otras formas de privación de libertad como el sistema de “direct provision”, un sistema mediante el que el estado irlandés “acoge” a personas refugiadas que solicitan asilo. Y digo “acoge” porque lo hace en condiciones de una libertad aparente que para muchos se transforma en una auténtica condena –podéis ver un reportaje de hace un par de años aquí y un pequeño documental más reciente aquí– pero que no obstante, son lucrativas para las empresas que gestionan los alojamientos, las comidas… porque sí, para internar a las personas también se externalizan los servicios. Un sistema, en definitiva, que como el de los CIES no hay que reformar, sino tan solo abolir.

Y podríamos seguir, pero no conviene ya alargarse, sobre muchas otras cosas de las que no se habla en la cárcel de Kilmainham, donde el relato nacionalista vampiriza la historia social de Irlanda… ni que fuera el Astaná Weekly, vaya.

El Perro de Chulainn

Anuncios

2 comentarios en “Abajo la policía, arriba… Dios, claro

  1. Pingback: Streets of Philadelphia (II): Steve Buscemi, Dickens y la Penitenciaria Estatal de Pensilvania | Grupo Arqueología Social

  2. Hola chicas y chicos quería saludarlos para agradecerles por los saludos del día lunes que hicieron y por el programa tan interesante que brindaron en esa misma edición. Quería saber si tienen disponibilidad de hacer otro programa no menos importante para el ámbito latinoamericano referido que concierne a la violencia política de la década de los 80 s y parte de los 90 s tal como aconteció en países como Perú, Colombia, Guatemala, El Salvador, etc en cuyos contextos se han realizado también ciertos trabajos de arqueología y antropología forense.

    Asimismo, y yendo a temas que nos concierne de forma más global, dedicar el ser posible un programa dedicado a la gestión de trabajos que se han venido realizado en el ámbito de la arqueología social.

    Agradezco de antemano la atención prestada y no duden en consultarme cualquier cosa. Gracias.

    Criollo Chungo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s