Antes todo esto era campo…: Nación Rotonda

verkami_af3027141583a7d3d2a404704a69d856

“Antes todo esto era campo…”. Despues de unas fiestas que han acabado con nuestra dignidad y nuestro sistema digestivo, comenzamos 2017 con una recomendación ya bastante conocida, pero muy chu-chu-chula: Nación Rotonda. Este grupito de arquitectos, ingenieros y demás gente con carreras-de-verdad-no-como-la-tuya tiene algo en común con la arqueología: su futuro está en las (neo)ruinas. Acompañadnos en este “viaje visual del cambio de uso en el territorio durante los últimos 15 años”. Hoy, en el GAS: decadencia, construcción y destrucción de la mano de Nación Rotonda.

“Civilizaciones desaparecidas. Imperios, un día fuertes, hoy desmoronados, dejándonos enigmas, dejándonos misterios que hoy vamos a intentar resolver. (…) En las ruinas de esta civilización vamos a buscar respuestas… y será fácil porque esta civilización nos ha dejado muchas ruinas“.

Con estas palabras comienza una presentación de Miguel Álvarez, ingeniero de caminos y uno de los promotores de Nación Rotonda, que aquí os dejamos para vuestro deleite.

Tal y como explican sus creadores, Nación Rotonda es una plataforma abierta a la participación y colaboración, mediante la que cualquier interesada puede enviar fotografías aéreas o con los pies en el suelo de alguno de los muchos rincones salvajemente alterados de nuestra geografía. Entre 1987 y 2005, la superficie alterada/artificializada de España aumentó en un 50%. Lo que significa que una gran parte de lo que “antes era campo”… ya no lo es.

mapa-nacion-rotonda

Mapa de entradas de Nación Rotonda (fuente)

En las decenas de entradas de Nación Rotonda vemos cómo se han urbanizado cientos de hectáreas para ampliar barrios, construir urbanizaciones, polideportivos, polígonos industriales, complejos vacacionales o “culturales”, más carreteras, etc. Algo que llama mucho la atención y que es objeto de fetichismo para los compis de esta plataforma es la tremebunda variedad y cantidad de rotondas que inundan el territorio.

tumblr_nmae1x048p1tseegno1_1280

La primera rotonda (o glorieta) se puso “en funcionamiento” (dato Wikipedia) en 1909, en Letchworth (Inglaterra), pero su verdadera popularización llegó a partir de las décadas de 1960 y 1970. Al parecer, la mayor parte de las rotondas en España se han construido en los últimos veinte años, aunque desconozco si existe algún recuento oficial. (Si alguien dispone de datos fiables, que nos los haga llegar. Se lo agradeceremos de por vid… por unos minutos).

rotonda-absurder

Rotonda para “no marear a gente indecisa” (Asturias).

Y, ¿por qué se han construido tantas (y tan absurdas) rotondas en el territorio? Básicamente porque, siguiendo la lógica de un crecimiento urbano desmesurado y vacío de contenido, hemos planificado núcleos construidos que necesitan el vehículo a motor como medio de transporte. Barrios gigantescos y aislados, polígonos colosales, centros vacacionales tipo OVNI… Todo ello enredado en marañas de aceras polvorientas, bancos en los que no se va a sentar nadie, farolas que no sale a cuenta encender por nadie y calzadas asfaltadas para las plantas rodantes. Un paraíso a lo Mad Max en el que, al igual que Mad Max, aunque el combustible sea escaso… Nos empeñamos en tirar de gasofa.

asturias

Rotondas y vías para ir a ningún-sitio.

La propia escala de nuestras obras no nos permite generar alternativas viables de transporte. ¿Cómo se van a mover las y los currelas en bici por un polígono industrial semiabandonado para ir trabajar teniendo que recorrer para ello más de 10 kilómetros en cada trayecto? ¿Cómo van a desplazarse las y los pubers a un instituto que dista decenas de kilómetros de sus urbanizaciones? ¿Cómo (sobre)vivir en enormes barrios de bloques que tienen solares de mala muerte como únicos compañeros y grandes distancias para verle el jeto al vecino? No tiene sentido, ¡joder!

calle

Far East español: el Mediterraneo como territorio fallido

Esto nos pasa por haber tenido un modelo de desarrollo en el que nuestra base para el crecimiento eran la explotación humana del ladrillo y la hormigonera junto al territorio en sí como valor de cambio y de (infra)uso. Éste ha sido nuestro modelo: comer, comer y comer suelo.

ovejas

Ejércitos quijotescos en urbanizaciones racionales.

En la Arqueología nos beneficiamos bastante de ello en su momento: hubo momentos en los que no era tan fácil vacilarnos con eso de que la nuestra era la “carrera del hambre”. Muchas obras públicas (y algunas privadas) everywhere garantizaban que saliesen trabajos de “arqueología comercial” o “arqueología de gestión”. La destrucción masiva del bien común nos hizo aprender mucho de él… o al menos, aprender a usar los cacharros y métodos que se usan para estudiarlo. Sin embargo, mientras realizábamos trabajos de “control arqueológico” en las obras, el “descontrol” se apoderaba de todo. Garantizando el estudio (mínimo) de las ruinas del pasado, liberábamos suelo fácilmente transformable en ruina para el futuro.

monumento

Monumento al “Creador”

Tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria (2008 D.C. = año 1 H.G., “hambre generalizado”), muchísimos de estos macro-proyectos se han convertido en “paisajes fallidos”, en espacios de “neorruina” o “pre-ruina”, conjuntos materiales de elementos que nunca llegaron a cumplir la función para la que se crearon. Tras casi una década de parálisis, muchos de estos lugares empiezan a parecer decorados de la peli Soy Leyenda (aunque en éstos los vampiros ya no están… se marcharon a Panamá). La naturaleza, ahora un poco trastornada y alterada, intenta abrirse paso entre aceras no pisadas jamás, papeleres inservibles, columpios sólo agitados por el viento o esquizofrénicos monumentos de rotonda fácilmente convertibles en hinchazón de presupuesto municipal.

jamon

Welcome to Spain.

De hecho, desconozco cuánto cuesta una farola o cuánto cuesta una paperela o cuánto cuestan unos bancos de hierro o cuánto cuesta una losa de acera… Pero me da la sensación de que tenemos millones de euros en las “calles” sin que nunca hayan tenido ningún uso. Ya no sólo se trata de la gigantesca maquinaria de corrupción que ha existido (y existe) en torno a la construcción y que implica a todos los sectores de la Administración, empresas sedientes de contratos públicos y politicastros de firma rápida, sino que la propia visión sobre el territorio ha sido una… ¡cagada como un piano!

plaza-toros

Ruedo(s) ibérico(s).

Ésto nos incumbe también a nosotras las arqueólogas en tanto que “gestoras del territorio” y es que, así es, cuando se excava/prospecta/señaliza algún “sitio histórico” (por utilizar un término viejuno) se está realizando una acción sobre el paisaje. Se añade una capa de significado y de carga histórica diferente a un lugar. Incluso, se pueden crear rutas arqueológicas o culturales o… simplemente, compartir los hallazgos en el bar del pueblo. En cualquiera de estos casos, influimos/generamos/destruimos paisaje, tanto natural, como construido, como humano. Por ello, planteémonos nuestro papel en la maquina del modelo “+suelo, +consumo, +mierda”. ¡Qué yacimientos estamos generando con nuestro propia sistema! Pero no, oye… déjalo, que la arqueología no tiene nada que ver con la política…

almeria

Palm Road.

Tampoco arquitectos ni ingenieras tienen nada que ver con la política, ¿no? Y, sin embargo, ahí están iniciativas como Nación Rotonda para recordarnos cómo devoramos aquello que en teoría amamos cuando se nos llena la boca de filosofía eco, running y paisajismo instagrammer de filtro gratuito. Una frase que nos gusta decir en este gremio arqueológico es esa de: “nuestro futuro está en (las) ruinas”. Lamentablemente, nuestro presente ya convive con ellas, si bien no sabemos qué hacer.

suelo-disponible

Dí que sí: puente inacabado, rotonda en la nada y cartel de venta.

Por nuestra parte, desde el GAS, os recomendamos una vez más que le echéis un vistazo al curro de Nación Rotonda, que pilléis su libro (acá: las fotos de este post están sacadas de ahí) y por supuesto, os animamos/forzamos a participar en nuestro particular proyecto de denuncia: ¡la wumingada del mes! “Canibalismo de bien común histórico”. Yacimientos o lugares arqueológicos destruidos y hechos una puñetera mierda. Enviádnoslas y habrá premio…

Y para acabar, un magnífico vídeo de Nación Rotonda que ya sólo por la música se ha ganado nuestro corazón y con la que nos sentimos muy hermanadas a ellos.

Soyuz Gorri

Anuncios

3 comentarios en “Antes todo esto era campo…: Nación Rotonda

  1. Pingback: Jets en rotondas: patrimonio nacional por tierra, mar y ¿aire? | Grupo Arqueología Social

  2. Wumingueras, quería agradecerles por las publicaciones tan didácticas e interesantes que mandan. Quisiera hacerles dos consultas: la primera es si en otro programa podrían comentar el cómo el norte peninsular incluyendo País Vasco se fueron tornando industriales y lo segundo es si en el concurso de la Wumingueada del mes podría postear otra información referida a la paulatina destrucción que vienen sufriendo algunos sectores del centro histórico de Lima debido principalmente a una mala fiscalización del Ayuntamiento o Municipalidad, las fotos irían acompañadas de imágenes con el respectivo crédito de los autores. Gracias.

    Me gusta

    • Juan Pablo, muchísimas gracias por (perder) regalarnos tu tiempo siguiendo este blog. Tomamos nota de tu sugerencia para próximos programas de radio y posts. En cuanto a la consulta sobre la wumingada, toda aportación será más que bienvenida. Abrazos.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s