Posverdad. La memoria también tiene derecha.

franco

“La posverdad soy yo”

El lenguaje es marvelous. Es como aquellos chicles de Boomer que se estiraban hasta el infinito y con los que podías hacer pompas cada vez más grandes y bonicas (¿os acordáis? no como las putas mierdas los de ahora, que no son chicles ni son ). En el GAS nos gusta retorcer el lenguaje porque… ¡está vivo! El lenguaje se tiene que adaptar a una realidad siempre cambiante, y como la realidad a veces sobrepasa la ficción, pues tenemos que inventar palabros que den vida a lo innombrado. Siempre me dijeron: nunca te folles nada que no tenga nombre. Sabias palabras. Es importante saber el nombre de las cosas. Que se lo digan al prota-hipster-new age de Into the Wild, que se murió por confundir el nombre de una planta venenosa (spoilerazo). Y si no sabes inventarte un nombre con gancho, la fórmula es coger algo que ya lo tiene y ponerle el prefijo “pos-“, que siempre es muy chic. “Pos-cactus. ¡A follar!”. Y así, trompetista mediante, la palabra de moda es “posverdad“, que viene a dar vida a la política (con minúscula) actual, donde la “verdad” ya no tiene que ver con una correspondencia con lo “real”, sino con los sentimientos, “con-lo-que-te-sale-de-ahí, joder” (esto hay que decirlo despacio, dándose intensos golpes en el pechamen y con los dientes apretaus). El sentimiento por encima de los datos. Tú dí que sí, Trump. Tú dí que sí.

También me decían que estaba tó inventao, que no hay nada nuevo bajo el sol. Y asín es. Antes de que vinieran los eruditos bebe-tés a decirnos lo que era la posverdad, el siempre patrio y ventrílocuo Paco ya era un auténtico amo de la posverdad. Con Franco esto ya era mainstream. Y si no, acuérdese usted de Belchite o de Gernika. Y es que da igual que una ciudad la haya bombardeado un grupo de rojos o… yo que sé, nosotros los azules, ¿qué más da? ¿Nos vamos a poner tontos ahora con los detalles? Yo es que soy posverdad y da igual si efectivamente lo han hecho los rojos o los azules porque “esto-me-sale-de-ahí, joder”.

filosoraptor-posverdad

¡Ay, filosoraptor! Tu sabiduría es como maná para nuestros occipitales. Fuente: https://jaimecoellomanuell.wordpress.com

Esto de la posverdad tiene bastante que ver con los debates en torno a la memoria histérica. No hace falta explicar mucho para que la lectora sepa que este es un tema controvertido y que, además, ha tenido en lo material un campo de batalla abierto: léase fosas comunes, campos de concentración frasquistas, estatuas, placas… Desde la publicación de la llamada Ley de Memoria por… (¿cómo se llamaba? ¿Zopota? ¿Zapato? ¿Patatero? Bueno, da igual, yo soy de la posverdad)… ese señor, la Historia y la Arqueología se han convertido en un terreno muy pantanoso en el que cada uno ha intentado arrimar el ascua a su sardinica. Pero la memoria también es un campo de batalla de las ideas y de la Política (con mayúscula). Y hasta hace bien poco esto de la memoria histérica parecía ser cosa de la izquierda-progre-roja-comunista-masona-anarcoide. Pero resulta que la derecha también tiene memoria, aunque esta sea borrosa, parcial, interesada o posverdadera. Recientemente salían dos noticias que merece la pena traer a colación.

elroto271006

Simplemente El Roto. Fuente: http://humorseescribeconhache.blogspot.com

La primera se publicaba el 14 de enero (de 2017, por si esto se lee en 2034). El pueblo conquense (de cuenca para los de la LOGSE) de Casasimarro se negó a colocar una placa en memoria de Ángel Rodríguez Leal, vecino del pueblo que fue asesinado durante los atentados de la calle Atocha de Madrid (hazte un favor, pincha aquí y espera un par de horas. De nada). Esta placa, promovida por un concejal de Ahora Casasimarro, ha sido objeto de una disputa brutal en el pueblo con reminiscencias en la Guerra Civil. Durante la guerra, el pueblo, en la retaguardia republicana, fue contexto de varias sacas de las milicias que asesinaron a 19 vecinos. Después de la guerra, el pueblo, ya en el ordo frasquista, fue contexto de varios juicios sumarísimos que se llevaron por delante a 22 casasimarrenses (espero que sea así su gentilicio. ¿Y si no? Pues soy de la posverdad). Estas sacas y juicios quedaron grabados en la (des)memoria del pueblo, que no quiso poner una placa a un asesinado en 1977. Bueno, el pueblo no, los ocho concejales del PP de la localidad se opusieron porque “podía herir sensibilidades”.

– Pero señor o señora concejala del PP. Aquí se viene a homenajear a una persona que fue asesinada por un comando terrorista solo por estar trabajando en un despacho de abogados laboralistas. ¡Con lo que les gusta a ustedes homenajear a víctimas del terrorismo y no van a permitir este homenaje!

– ¡Pero eso puede abrir heridas en el pueblo! ¡Acuérdese de la Guerra Civil! ¡Hermanos contra hermanos! ¡Mucha sangre! ¡Heridas! ¡Mucho dolor!

– Pero… Es que no tiene nada que ver.

– ¡Posverdad!

La otra noticia, de la que nos hicimos eco en feisbus, data del 11 de enero de 2017 d.C. y rezaba el titular que “El PP exige quitar a la Pasionaria del callejero de Bilbao por “comunista”. Mola mucho cómo lo escribe Público así que Ctrl+C, Ctrl+V:

“No parece lógico, cuando actualmente estamos realizando una lectura exigente de la Ley de Memoria Histórica, que aún permanezcan en nuestro callejero los nombres de personajes como Dolores Ibárruri, comunista que apoyó decididamente al sanguinario Stalin y que tuvo una actuación terrible en la Guerra Civil española”, argumentan desde el PP. Cabe destacar que el texto presentado por los conservadores no aporta ningún dato concreto sobre cuál fue la “actuación terrible” de La Pasionaria en la Guerra Civil (el subrayado es mío. Bueno, mío no. En realidad le he dado a un botón de edición después de limpiar la pantalla de rotulador negro. Me había puesto a subrayar yo. Pero esto se ve que no funciona así).

Vamos, que da igual lo que haya hecho Pasionaria. Era colega del sanguinario Stalin y con eso basta…. xdxdxdxd (he de decir que cuando escribía esto realmente me partía el ojete calor). Sigamos con esta trama argumental digna de un libro de Sanchez Dragó. Como Pasionaria era colega de Stalin, eso le convierte en mala que te cagas energy: Fraga era colega de Fidel Castro; Aznar se echó unos tragos con Gadafi; Juan Carlitos y Felipito se entrevistaron con Al-Asad antes de pasar por casa de Bárbara Rey, posiblemente la verdadera madre de Felipito; dicen las malas lenguas que Naranjito le hizo una felatio a Hugo Chávez; Zapatero (ostia, era Zapatero… si es que lo tenía en la punta de la lengua) se echó unos jajajas con Mubarak; Rajoy, en cambio, se echó la siesta con Obiang; Wu Ming estuvo cazando osos con Putin… Alguna de estas afirmaciones es falsa, pero da igual cual. Todo es posverdad. Todo es lo mismo y todo vale porque-me-salió-de-ahí. Mejor dejemos que la estupidez caiga por su propio peso. Añadamos en esta ecuación que el PP también quería quitar el nombre de Sabino Arana de otra calle y tenemos un termomix de movidas que ya dan hasta mareos.

images

Pobre Sabino… no le quiere nadie. “Puta bida, tete

Una de las características de la posverdad es que es fundamentalmente ontológica, obvia las normas más básicas de la lógica y de la epistemología, se salta los datos y crea su propia realidad. En este proceso ontológico genera espacios nuevos en los que el resto de agentes se tiene que enmarcar y es ahí cuando el peligro llega, pues estos nuevos espacios de actuación sí que pueden tener consecuencias reales. Y si no, digánselo a los refugiados sirios y al Muslim Ban. Os ponemos el procedimiento lógico aquí:

A) La posverdad: los inmigrantes son todos terroristas.

B) La ontología esencialista: se crea la posibilidad (falsa) de que todos los inmigrantes sean terroristas.

C) Enmarcación del resto de agentes: Es posible que sea verdad, o no, así que ¡haz algo!

D) La repercusión en lo real: escogemos siete países que-me-salieron-de-ahí (Libia, Irak, Irán, Somalia, Sudán, Siria y Yemen; pero no… yo que sé, Nigeria, donde está Boko Haram; o California, que es donde nació Skryllex) y prohibimos que entren en el país.

trump-pinoccio-1

¡Guapo! ¡Cuerpo!

Al decir que los asesinados en la Guerra Civil por parte de unas milicias al margen de la legalidad vigente es exactamente igual que los asesinados por parte del Estado franquista bajo una legalidad creada ad hoc para el exterminio sistemático de la oposición y esto es a su vez exactamente igual que los asesinados en Atocha por un comando terrorista de extrema derecha en el contexto de la Transición; al decir que Pasionaria cometió “actuaciones terribles” durante la Guerra Civil pero sin ni siquiera tener la mínima decencia moral de decir cuáles para que puedan ser puestos en el pantanoso terreno del debate y la búsqueda de la “preverdad” y, además, meterla en el mismo saco que a Sabino Arana… al decir todo esto es cuando se crea el terreno para que la memoria sea cualquier cosa menos “memoria” y para que este monstruo se utilice en nombre de la injusticia y, directamente, de la mentira más descarada.

franco_tricolor_salamanca

¡Toma, por posverdadero! Fuente: http://alojodelamo.blogspot.com

No y diez mil veces no. No todo vale, compas. “Posverdad” no es más que un palabro, un eufemismo para otra que ya existe: mentira. Y la mentira se combate con la Verdad, en mayúscula, la que surge de la elaboración y análisis exhaustivo, de la interpretación y del debate de los datos. Soy un tradicional “preverdad” y creo en una verdad objetiva que se puede alcanzar, por muy mediatizada que esté por nuestras propias gafas ideológicas. Y es por ello por lo que defiendo que se quite la mierda de medalla de Franco de la Plaza Mayor de Salamanca después de años y años insistiendo en que no se podía permitir que ese tipo tuviera su jeto puesto ahí porque no se podía permitir homenajear a este ser en un espacio público. Porque ese señor es el representante físico y simbólico de un régimen fascista que asesinó a miles de personas después de declarar el final de una guerra. Porque su presencia hoy supone no solo una afrenta a aquellos que verdaderamente lucharon por un gobierno legítimo, sino también a los que hoy teníamos que pasar delante suyo todos los días. Porque representa la antítesis de los derechos humanos, de la democracia (la de verdad, no la que tenemos). Porque es feo. Y porque NO ES LO MISMO.

Y para terminar. Una bizarrada (y esta cosa tiene segunda parte).

Max

Anuncios

Un comentario en “Posverdad. La memoria también tiene derecha.

  1. savino arana era maketo eso lo sabe to el mundo

    el basco bene del ucraniano es una lengua indoeuropea que bino con los campos de urnas es la nasion mas antigua del mundo incluso viriato la hablaba el espanyol lo trajeron los romanos

    biba euskal herria gora euskaraz

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s