Ilegalizan una de las sectas más importantes del último siglo: la Arqueología.

sectas

Wu Ming y sus leales esclavas durante su trabajo como infiltradas. Quien diga que Corea del Norte es hermética, no ha estado en un “grupo de investigación”.

Tras años de investigaciones la AIIAP, la Asociación Iberoamericana Investigación Abuso Psicológico, ha conseguido que se ilegalice una de las sectas más activas, poderosas y ocultas de toda la Península. La operación ha resultado extremadamente compleja, debido al gran grado de hermetismo y de aislamiento de sus integrantes. Estos grupos se repartían de forma extremadamente organizada por todos los países, y aunque hay diferencias estatales, ha conseguido localizarse al Gurú, que está en busca y captura, aunque las autoridades creen que puede encontrarse en algún lugar de las Islas Bermudas. El Gurú, Edward Harris, más conocido como Harris Matrix, consiguió, en 1973, unificar a todas las personas cercanas a la Arqueología, cuyo origen puede situarse en el siglo XIX.Pasamos ahora a detallaros todos los detalles de esta peligrosa secta, gracias a la labor del GAS, un grupo de infiltradas que decidieron hace casi dos años, integrarse en este oscuro mundo para poder reventarlo desde dentro.

La organización

harris.jpg

El Gurú, Harris, con su famoso gesto, con el cual hacía creer a los adeptos que les concedía un poder especial. Fuente: gara.

Ya os hemos hablado de su líder, Harris Matrix, que desde la clandestinidad, consiguió crear una sólida estructura que se insertó en la comunidad académica, adquiriendo un desmesurado poder, gracias al cual lograron acceder a un gran número de personas que cada año se incorporaban a sus filas. Los máximos órganos de poder, después del Gurú, consiguieron incorporarse a las Universidades de todo el país, son los conocidos Catedráticos de Prehistoria y Arqueología. Ellos eran la cara visible de cara a la sociedad, los que conseguían dar una falsa imagen de profesionalidad y cientificismo, pero vivían en una especie de palacios de cristal, de hecho, son pocas las personas que han logrado establecer contacto directo con ellos. Bajo su mando se ha desarticulado toda una red de profesores y doctores, que eran los que poco a poco, en el curso académico de les jóvenes estudiantes, iban introduciendo las ideas de la secta. Pero la verdadera captación se daba de la mano de les doctorandos, que bajo una falsa imagen de juventud, despreocupación y colegueo, conseguían atraer a lxs jóvenes confusos. Estos doctorandos, en realidad, no eran más que otro eslabón más, antiguos estudiantes a los que, bajo falsas promesas de un futuro mejor, de conseguir ese poder que anhelaban, habían terminado convirtiéndose en aquello de lo que renegaban, contra lo que luchaban de jóvenes, cuando aún estaban llenos de esperanza e ilusión por conseguir que la Arqueología sirviera a la sociedad a la que se debía. Todxs ellxs creían ser superiores, creían que realmente se les iba a conceder todo aquello que se les había prometido, pero no dejaban de ser títeres, actuando como los judíos que, a cambio de favores, reprimían a sus iguales en los campos de concentración.

Iniciación

Todo estaba perfectamente preparado, la sutileza era una de las claves del éxito, ya que así conseguían no levantar sospechas. Se habla, de hecho, de la posible relación de organizaciones de mucha mayor entidad como Hollywood, que habrían contribuido a crear una imagen amable de la Arqueología desde la infancia, lo cual motivaba a muchas de las víctimas a seguir esos itinerarios académicos. Una vez en la Universidad, se comenzaba mostrando la cara más amable y más simplificada de la Arqueología, con asignaturas de introducción, se sobornaba a lxs alumnxs con créditos de libre elección a cambio de prácticas de laboratorio, en las que no sólo se limpiaban los materiales arqueológicos, también se lavaban los cerebros de estas criaturas. 

Imágenes de cámara oculta de Brandine escapando de la excavación para acudir a informar a Wu Ming.

En estos laboratorios, las víctimas conocían a los temibles doctorandos, que transmitían una imagen envidiable, eran una piña inseparable con miles de anécdotas maravillosas en común, con palabras y bromas que sólo ellxs entendían, apasionantes historias sobre alcohol, fiesta, excavaciones y sexo ante las que las pobres y vírgenes víctimas caían rendidas. Así comenzaba la siguiente fase de la captación, en la que, una vez probada la valía y la potencialidad de lxs alumnxs, eran invitados a participar en las excavaciones de verano, y es este, realmente el punto crítico, de no retorno. Una vez allí, no hay vuelta atrás, las víctimas pierden su identidad, su personalidad, lo que comienza como un inofensivo mes de excavaciones entre colegas, se traduce en jóvenes transformadxs, que llegarán a sus casas totalmente cambiadxs. He aquí algunas declaraciones:

“Aún recuerdo cuando mi hijo salió de casa con la maleta y con ganas de ver qué era aquello de la Arqueología…Si hubiera sabido que…que…que al volver no iba a poder hablar de otra cosa, hasta en sueños murmuraba cosas incomprensibles sobre cribas y sobre muestras de tierra. Comenzó a beber, ya no quería hacer deporte, no quería salir a la calle. Perdió peso, descuidó su imagen y su higiene personal, siempre estaba sucio, sólo usaba ropa de Quechua…Cuando lo miro, ya no veo a mi pequeño” M.N.M, madre de una de las víctimas de tan sólo 19 años. 

Ella era una joven brillante, con un expediente maravilloso…Podría haber estudiado lo que quisiera, en el departamento de Historia Contemporánea estábamos deseando que se incorporara a nuestro equipo…Pero conoció a aquella joven, que la animó a participar…y claro, nosotrxs no pudimos evitar que cayese en ese infierno…De un día para otro, dijo que no quería saber nada de fuentes escritas, que estaban todas manipuladas y escritas desde el poder, que la Arqueología era la verdadera fuente de conocimiento. Nos miraba mal por los pasillos, no prestaba atención en clase…” I.Z, profesor de una de las estudiantes que cayeron en la secta. 

Trabajos forzados

Los organizadores sabían perfectamente que estaban ante jóvenes con inquietudes y vitalidad, por lo que con el doble objetivo de crear una imagen atractiva de la Arqueología (evitando así que lxs jóvenes perdieran interés) y de, al mismo tiempo, sacar rendimiento económico de la explotación de estos jóvenes. Así, tras toda una serie de “campañas arqueológicas voluntarias” se escondía realmente una monstruosa maquinaria creada para anular, someter y aislar a estas criaturas, jamás volverán a ser iguales. Lo que durante el curso académico en la Universidad había sido algo progresivo, pero sutil, se disparaba en estas “prácticas” ya que todo estaba perfectamente orquestado. Se les mandaban hacer primero las tareas más sencillas y amables, para evitar que huyeran (si es que podían, claro) a sus casas al segundo día. Así, la motivación por el trabajo bien hecho, se sumaba a el buenrollito de después, en el que todo el grupo iba a tomar unas cañas y los doctorandos conseguían, con una premeditación desmesurada, que el sentimiento de grupo y la cohesión surgiera de un momento a otro. Puede ser difícil entenderlo desde nuestro punto de vista, desde nuestra libertad, pero en estas campañas los ritmos se aceleraban, las amistades y los odios se intensifican. Gracias a la convivencia y a estar, normalmente, aislados en pueblos en los que “casualmente” no disponían ni de televisión, ni de WiFi, ni de contacto con personas de menos de 70 años, las relaciones entre el grupo son muy fuertes. A falta de confirmación por parte de la policía, se ha extendido el rumor de que se han dado incluso relaciones sexuales, lo cual está siendo investigado por la fiscalía.

 

Hemos sustituido la palabra Hodder por Líder, para evitar que no os la saquéis de la cabeza.

Reuniones nacionales e internacionales

Además, se ha descubierto también una extensa red de relaciones a nivel nacional e internacional, que bajo la inocente fachada de “Congresos de Arqueología”, ocultan verdaderas máquinas de poder. Pero, ¿hasta que punto llegaba el cinismo de estas organizaciones? No contentos con adoctrinar y anular a los jóvenes, les sacaban grandes sumas de dinero en estos congresos, aunque eran ellxs mismxs quienes tenían que recitar, ante la atenta y feroz mirada de los asistentes, toda las aberraciones teórico-metodológicas y prácticas que debían memorizar e interiorizar para no quedarse fuera de este mundo del que, si bien no lo sabían, tan sólo unxs pocxs saldrían. El estrés al que eran sometidxs aquí era descomunal, todas las horas que habían invertido en sus proyectos iban a ser juzgadas sin piedad, pero no sólo por parte de los líderes, también por parte de sus iguales, que no mostrarían ni el más mínimo atisbo de piedad ni de humanidad al lanzarse al cuello del resto de integrantes de la secta. Todo esto, para ganarse el visto bueno de los inalcanzables superiores. Para evitar que les integrantes guardaran en su memoria tal fatídico recuerdo, eran debidamente alcoholizados, quedando tan sólo en sus memorias imágenes borrosas y distorsionadas. De todas formas, estas eran (gracias a las drogas y una vez terminada tu prueba pública, también llamada “comunicación”) jornadas para aumentar la cohesión del grupo a nivel nacional e internacional.

A espera de que la policía revele más datos sobre esta temible secta, para poder ampliar la información, os animamos a romper el silencio y a contarnos vuestras experiencias en estas organizaciones. Y recordad, no estáis solxs.

Brandine Von Mierder

 

Anuncios

Un comentario en “Ilegalizan una de las sectas más importantes del último siglo: la Arqueología.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s