Gernika VS Guernica

DSC_0840.JPG

Un grupo de turistas visitando la reproducción en azulejo del Guernica. Bajo ella, aunque no se ve del todo, la reclamación “Guernica” Gernikara (el Guernica a Gernika).

Dar un paseo por Gernika es dar un paseo por una ciudad que en silencio habla. Es pasear por una villa medieval vasca, como tantas hay desde Lanestosa hasta Izaba pasando por Bergara o Agurain. Sin embargo, no es igual. Todo es diferente. Es una sensación que no deja indiferente. Es la villa mítica del árbol ancestral bajo el cual los bizkaitarrak se reunían bajo su frondosa sombra desde tiempos inmemoriales. Pero no es esa la mirada que transmite. No puede porque un día todo cambió.

DSC_0859.JPG

Un día domingo cualquiera en la villa foral de paseo.

El 26 de abril de 1937 es un día difícil de olvidar para Gernika -en concreto- y Euskal Herria -en general-. Debería ser un día difícil de olvidar para España, para Alemania, para Italia, para el Mundo. Hacia las cuatro de la tarde la Legión Cóndor alemana, escoltada por varios cazas italianos, comenzó a bombardear durante alrededor de tres horas la villa foral ordenado por mismísimo Francisco Franco. La localidad de en torno a 5.000 habitantes -superpoblada en esos momentos de refugiadas que duplicaron su población a cerca de 10.000- fue arrasada. En los primeros momentos se contabilizaron 1645 muertos. Más de mil según el alcalde de la época José de Labauria. Las últimas estimaciones dan una cifra mucho menor pero nada despreciable de entre 250 y 300 fallecidos. Nunca sabremos cuantas vidas se llevó. Gernika fue devastada. Entre el 70 y el 80 por ciento de los edificios de la villa fueron destruidos. El dolor, los alaridos, los llantos, las llamas, el olor a carne quemada… se adueñaba de Busturialdea-Urdaibai y de Bizkaia tras dos días viendo arder una de las ciudades míticas de los vascos. Nada podría seguir igual en adelante.

bombardeo_guernica_0003.jpg

Gernika tras el bombardeo (Fuente: ARTIUM)

El 28 de abril el periodista George Steer, testigo de los hechos, publicaba una crónica en el diario británico Times en la cual notificaba al mundo lo ocurrido. Al poco tiempo empezaban a aparecer en revistas gráficas las primeras imágenes del bombardeo. El 19 de mayo de 1937 la revista francesa L’Humanité publicaba una serie de imágenes que mostraban cómo había quedado la localidad. Las fotografías publicadas serían las que inspirarían a Pablo Picasso para una de sus obras cumbre, Guernica, realizada para su exposición en el pabellón español en París de la Exposición Universal de 1937 por encargo de la II República. Un cuadro creado para denunciar los horrores que estaba suponiendo el fascismo en la Guerra Civil, con Gernika como ejemplo de ello. Durango u Otxandio habían sido bombardeadas previamente en Euskadi, Jaén en Andalucía. Sin embargo, la presencia de prensa y la intensa violencia la hizo especial en ese momento.

Picasso Gernika

Pablo Picasso terminando de pintar el Guernica (Fuente: Diario de Sevilla)

Hasta la fecha, la realización de actos por parte del Estado y el Gobierno de España ha sido prácticamente nula en el 80 aniversario de la Guerra Civil Española. Sin embargo, desde que comenzara abril, ciertas instituciones estatales están realizando diferentes actos en torno al 80 aniversario del cuadro de Pablo Picasso. Radio 3 con el proyecto Suena Guernica está usando la sala donde está expuesto como escenario para diferentes artistas musicales españoles de actualidad. Por otro lado, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, expone desde el 3 de abril junto con el Guernica 180 obras del pintor malagueño procedentes de diferentes museos internacionales que puedes ver aquí. Fuera parte de lo obvio ¿qué sentido tiene conmemorar el Guernica en abril? ¿dónde queda Gernika en todo esto? ¿Podemos decir que Guernica esta eclipsando a Gernika?¿Qué está pasando?

Si realizamos una búsqueda en Google podemos ver cómo el Guernica aparece antes que el bombardeo o incluso antes que la propia ciudad. El bombardeo se está convirtiendo en la anécdota de un cuadro. Guernica esta “absorbiendo” a Gernika. No creo que sea algo nuevo, es algo de largo recorrido, casi desde que se iniciaran los trámites para traerlo a España durante la “Transición”, incluso antes. Se ha estado y se está banalizando la obra de Picasso convirtiéndola en una simple obra del ingenio humano universal. Es un cuadro que se está generalizando dentro de la obra pictórica del autor y que se simplifica en un alegato en contra de los horrores de la guerra en un periodo convulso de la historia, o abreviando más en un símbolo de la paz. Una obra incómoda se ha convertido en confortable. Por eso, homenajear Guernica es algo que no produce molestia. Recordar Gernika escuece. Conmemorar en abril el 80 aniversario del Guernica es la única forma descafeinada que han tenido ciertas instituciones del Estado para recodar el Bombardeo de Gernika en particular y la Guerra Civil en general sin que escueza al Gobierno y a la élite dirigente del país.

Suena guernica

Rosalia y Raül Refree frente al Guernica en Suena Guernica (Fuente: RTVE)

Parece que es más manejable rememorar un cuadro que cada vez pierde un poco más de su memoria, su razón de existencia, su esencia, que recuperar una memoria molesta de forma directa que se intenta evitar como a la peste. Los actos de conmemoración de este abril tanto en el Reina Sofía, como en Radio 3 son un reflejo de la política general que el Partido Popular, tanto como Gobierno como partido político, ha tomado con respecto a la Guerra Civil.  Si no se puede evitar y olvidar se buscará la banalización de la contienda, vaciarla en la medida en la que sea posible de contenido ideológico y reducirla a un loco periodo de enfrentamiento entre hermanos que nunca debió pasar. De ese modo el homenaje sí será digerible y pasará la censura. Es entonces cuando será admisible traer a la memoria la Guerra Civil y Gernika. El Guernica se ha convertido en un alegato de ello.

Suena Guernica y Piedad y terror en Picasso son las únicas manera admisible por las altas estancias del estado para permitir recordar el periodo que les perpetuó su lugar. Si el objetivo real de éstas instituciones hubiera sido únicamente conmemorar el cuadro no lo hubieran hecho en abril, sino entre mayo y junio, fecha real en que se pintó el Guernica. Por lo que podemos pensar que estas iniciativas son un encaje de bolillos para poder conmemorar y traer a la memoria el Bombardeo de Gernika tanto por Radio 3 como por el Reina Sofía. Eso pensando bien, ya que pensando mal podemos pensar que el objetivo real es eclipsar el 80 aniversario del día que Gernika tuvo que volver a nacer y que se evite recordar más allá del Ebro; que el Bombardeo sea la anécdota de un cuadro y que sirva para tapar de mala manera la realidad.

 

Malhechor de Garaio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s