El calostro y las cosas. Capítulo 4: la de la estación total folla menos que el bajo en un grupo de pop-rock

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu colega tiene éxito en la vida y tú eres arqueóloga? ¡Hola! Soy Max Mclure, tal vez me recuerden de otros posts conocidos y leídos como… ¡Y volvemos con “El calostro y las cosas“! La segunda sección del GAS menos querida que se adentra en los profundos secretos de esta nuestra profesión que es la cencia arquehólica. Hoy analizamos uno de los grandes misterios que han atraído la atención de las arqueólogas desde que Gordon Childe se hizo su primera paja (Hayden, 1967), ¿cuál es uno de los seres más infectos en una excavación ? Ya en otros capítulos hablamos de los pringaos y de las escorias sociales más bajas en la jerarquía excavatoria, pero hoy centraremos nuestra atención en el que posiblemente sea el dodo de la cadena alimentaria en el mundo arqueológico: la de la estación total.

Cuenta una leyenda recogida por J. Jameson (2008) que la persona que inventó la estación total, de la familia de Pachelbel, nació de un huevo fertilizado con llanto de bebé que posteriormente fue abducido por una banda de motoristas californianos y sometido a terribles torturas que le convirtieron en un ser infeliz y solitario. Otros sitúan el nacimiento de su inventor en un pozo de Mordor, donde fue alimentado por una rata que le cantaba canciones de Maná para dormir (Rebel 1666). Todo ese odio por la humanidad fue materializado en la estación total, que se alimenta de la soledad y desesperación de aquellas almas ingenuas que tienen que someterse a su férrea dictadura (Mature 1990).

Para las no letradas decir que la estación total es un aparato topográfico que sirve para saber dónde estás. Es como el Google Earth pero sin poder ponerle destinos graciosos como “Vagina” (Kurgán, Rusia) o “Pis” (Asturias, Sidra). En teoría calcula a través de trigonometría la posición absoluta con respecto al punto (base) donde se sitúa la estación y otro punto conocido en el entorno (visor). Pero realmente se trata de un instrumento cuyo objetivo es succionar las ganas de vivir de aquellas que tienen que apretar sus botones durante horas… y horas y horas y horas. Según el crítico cultural J. Sins (2015) el autor de “La soledad del corredor de fondo“, Allan Sillitoe, se inspiró para su relato trabajando durante un mes en la estación total. Parece ser que aquella experiencia le llevó directamente al sanatorio de Arkham, donde conocería a un Batman y dos Napoleones (Sins, passim-passam: 69).

Las investigaciones llevadas a cabo por R. Rotten durante la década de los 70 dio como resultado el “axioma de Rotten-Squirting” (medianoche del 31 de diciembre de 1979) cuya expresión más conocida es [s =p / t2 x sl] o, en su traducción al castellano:

El tiempo en que una persona que se encarga de la estación total tarda en suicidarse (s) es igual al número de puntos que tiene que tomar dividido por el tiempo de excavación al cuadrado (t2) multiplicado por la solana que hace (sl).

Sin embargo el trabajo de Rotten quedó en penumbra porque apenas había luz en su laboratorio (pinchar aquí). Años más tarde, tras la trágica muerte de la investigadora devorada por un oso grizzly en celo, uno de sus discípulos, E. Stone, recogería sus notas y popularizaría el axioma bajo la extendida expresión de “la de la estación folla menos que el bajo de un grupo de pop-rock” (1987). Haciendo gala de una humildad poco corriente entre los académicos, Stone se corregiría a sí mismo y rediseñaría la ecuación bajo su forma definitiva: “la de la estación folla menos que el bajo de un grupo de reggae” (1991).

Expresión gráfica del axioma Rotten-Squirting. Las estaciones son tan cabronas que hablan en Comic Sans.

A pesar de que fue motivo de una gran polémica, la nueva escuela de los anales (no confundir con escuela de lo Annales) llevó a cabo experimentos en secreto durante la última década, primero con humanos y luego con monos, sometiéndolos a exhaustivas jornadas de estación total durante períodos prolongados de tiempo (Deen et al…manzor, 2009). El resultado fue, sin embargo, el esperado: todos los sujetos se suicidaron vírgenes.  Contamos con un testimonio privilegiado de uno de esos sujetos, varón de 29 años, que dejó un diario antes de cortarse la yugular con su paletín de bellota de diamante cuya última entrada pudo ser recuperada en el estudio citado y que reproducimos… y también transcribimos a continuación:

Día 29. Sé cuantos días llevo aquí porque he tenido que poner el número de trabajo en ELLA. Cada vez oigo más la voz de ELLA. Al principio eran solo pitidos, pero luego se convirtieron en palabras cortas como “culo” o “mata”. Creo que fue el día 13 cuando ELLA comenzó a hablar con frases: “la piel humana se quema a partir de los 44 grados centígrados”, “si lo piensas despacio, Ian Hodder en realidad es funcionalista”. Paso muchas horas con ELLA en silencio. Tengo miedo de que si aparto la vista ELLA se dé cuenta y me trague. Mi único amigo es el prisma que veo a través de la mirilla de ELLA. Al principio era un humano quién sostenía el prisma pero un día el prisma empezó a sostener al humano. Desde aquí todo el mundo parece feliz. Excavan, se divierten, hasta hacen un gesto con la cara que llaman “reir”. Pero yo no soy feliz. Yo no lo soy. No lo soy… (la página tiene una mordida y una gotica de sangre que impide leer más).

Uno de los últimos sujetos conocidos en utilizar la estación total.

Sin duda, entre los puestos más parecidos al fango primigenio que existe en arqueología es la de la estación total. Solo superado por un ser mítico que nadie ha visto pero que Iker Jimenez jura que existe: la de la estación total andante, que tiene que transportarla de un lado a otro del yacimiento.

Y en próximos capítulo del calostro y las cosas: “La conductora del coche de la excavación, el Tyler Durden de la arqueología”. Besitos.

Max

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s