Derecho a la ciudad: militancia y calle

Abuelo-y-nieto-1959-831x1024

“Abuelo y nieto” (Paco Gómez, 1959)

Empecemos el 2018 con ganas… Después de los topicazos de Navidad, con sus cenas, encuentros, reencuentros y (demasiado) pocas horas de luz natural, toca reiniciar el curso a tope. Hoy, en el GAS, reanudamos la temporada con una reflexión en la que buscamos sacarle jugo a eso de las Ciencias Sociales y la militancia de calle.  Sí, hoy toca hablar de POLÍTICA, de la mano del concepto “derecho a la ciudad”, de sociólogo francés Henri Lefebvre.

El verano pasado, antes del pre-, inter- y post-1 de octubre en Catalunya, el tema por el que nos tirábamos los trastos a la cabeza era el turismo. Concretamente, los medios de comunicación se marcaron el clásico y tierno truco de “me-aprendo-una-palabra-y-no-dejo-de-usarla”, que en este caso fue “turismofobia”. En todo el Reino de España, hubo movimientos sociales que fueron tachados de “turismófobos” cuando pusieron en duda ese paradigma que afirma que:

TURISMO = RIQUEZA = DESARROLLO = MUCHOS LIKES A NIVEL MUNDIAL = TODO OK

Entonces se produjeron encendidos debates sobre los apartamentos turísticos. Sí, esos que todas y todos criticamos pero a los que no dejamos de recurrir cuando nos vamos de vacaciones. Air BnB y tal. Y también se alzaron voces contra los impactos negativos del turismo en las dinámicas de los barrios invadidos por esta forma de especulación inmobiliaria y asimilación económico-cultural.

4160648

Ironía³

En este orden de cosas, otra de las palabras clave del 2017 fue “gentrificación”. (Ésta no salió tanto en los medios). Oseasé, dígase del proceso por el cual las dinámicas capitalistas generan plusvalores guays de esos que hacen que el vecindario de un barrio, otrora marginalizado y pobre, tenga que abandonar su hogar porque éste acaba de convertirse en trending topic. Ya hablamos un poco de esto en un post sobre gafapastismo, Arqueología de lo Hipster y el barrio de Malasaña en Madrid.

Cuando el vecindario de un barrio es expulsado sutilmente por parte de los mercados se produce la violación de varios derechos –derecho a la vivienda, derecho a la seguridad económica, incluso derecho a la dignidad humana, etc.–, pero entre ellos, si seguimos al sociólogo francés Henri Lefebvre, se conculca el derecho contemporáneo definitivo: el “derecho a la ciudad”.

HenriLefebvre_ElDerechoALaCiudad

El derecho a la ciudad (ed. 2017, Capitán Swing).

Hace poco que nos hemos ojeado uno de sus libros, El derecho a la ciudad. Es una obra original de 1968, recientemente publicada por la editorial Capitán Swing y queremos presentar aquí una breve reseña. ¿Por qué? Pues… porque sí, porque el GAS también puede ser útil, educar y divertir al mismo tiempo. (Lo último no lo podemos asegurar en este post).

hqdefault

Henri Lefebvre, muy concentrado en una entrevista.

El derecho a la ciudad es una obra necesaria para cualquiera que quiera acercarse un poco a las dinámicas actuales en el espacio urbano. Henri Lefebvre (1901-1991), sociólogo marxista de pro, fue toda una inspiración para el mayo del 68 y para movimientos tan cocorrotos como la Internacional Situacionista. Esta obra presenta en pocas páginas algunas de las principales ideas de su pensamiento. Allá vamos con ellas.

a) El capitalismo se está cargando las ciudades:

La rápida industrialización, proceso característico del capitalismo en Occidente, deriva en un aún más rápido proceso de urbanización. La crisis del mundo rural conduce a miles de personas a las ciudades y éstas son alojadas en grandes barrios periféricos con el único objetivo de que formen un gran ejército de mano de obra. El desarrollo gana, la gente pierde. En los centros de las ciudades el panorama no es mucho mejor: en tanto que el valor de cambio prima sobre el valor de uso, el propio suelo se convierte en el principal activo económico y esto significa destrucción de edificios, de bien común histórico y de dinámicas de barrio que no casen bien con el mercado. Y así es cómo cientos de ciudades europeas se cargaron sus tramas urbanas históricas en la segunda mitad del siglo XX (y  aún siguen haciéndolo en el siglo XXI).

 

Francisco Ontañón ca1960-65 - Familia andaluza

“Familia andaluza” (Francisco Ontañón, ca. 1960-1965).

b) No podemos fiarnos del Estado (capitalista):

Lefebvre escribió esta obra en la Francia de los años 60, en pleno apogeo del “Estado del Bienestar”. La socialdemocracia apostaba por un sector público grande (y ¿fuerte? Eso no tanto) que tomase la batuta en los procesos económicos de industrialización y urbanización. Pero, ¿cuál era el problema? Pues que el Estado, si sigue siendo capitalista a tope, tomará medidas que sólo busquen beneficiar al mercado. De tal forma que los barrios obreros periféricos se entienden como “máquinas de habitar” (tribute to Le Corbusier) y no como espacios de sociabilidad digna ni de participación política. La filosofía VPO que aquí conocemos bien es un eco de esta idea. El “derecho a la vivienda” que aparece en las constituciones de los países no se entiende más que como una forma de ir asimilándote en el cosmos de las hipotecas y de los catálogos de IKEA.

Equipo Crónica - Serie negra

“Serie Negra” (Equipo Crónica, 1972).

c) Lo urbano va más allá de la ciudad:

Para Lefebvre, lo urbano no sólo es vivir o habitar una ciudad, sino que es un conjunto de principios, valores y circunstancias. El derecho a la ciudad reclama la creación y transformación de espacios para el encuentro, para el debate y para la comunicación, siempre desde abajo. Siempre partiendo de la apropiación. Lefebvre reclama que la ciudad no sea considerada como un producto, sino como una obra. Un quehacer y una práctica nunca acabada y nunca bajo la propiedad del Poder. Un “reino del uso”, por encima de la transacción y el valor de cambio. Un laboratorio para la “socialización de la sociedad” y la autogestión.

ErrekaleorBizirik-1

Entrada del barrio de Errekaleor (Vitoria-Gasteiz)

d) Reforma el día a día, revoluciona el sistema:

En tanto que Lefebvre sitúa lo urbano como la unidad básica de existencia de lo real, éste es el espacio central de la acción. La ciudad es el continente, el escenario, el contenido y el objetivo de la sociedad contemporánea. La ciudad es el centro de decisión (del Poder): las instituciones públicas, los servicios y los centros de producción, los centros disciplinarios (colegios, cárceles, asilos, etc.), las transacciones capitalistas del día a día y hasta de las instituciones sociales del orden patriarcal (si bien Lefebvre no habla específicamente de ello, en tanto que marxista-hombre-pene-del-siglo-XX). La ciudad es la estructura/sistema/ideología materializada. Por lo tanto, nuestra acción militante debe centrarse en reformar la ciudad, reclamar lo urbano, reclamar nuestro derecho a la ciudad y así poner en jaque al Poder.

Como se puede ver, El derecho a la ciudad apunta a una gran cantidad de cuestiones. Algunas de ellas se integran en su contexto histórico original (la Francia de los años 60, con sus barrios periféricos y sus dinámicas de vivienda pública), pero otras parece que pueden funcionar bien a día de hoy. De hecho, 50 años después de su publicación y 50 años después de aquel mayo francés, los principales movimientos sociales de Occidente de los últimos años han tomado a la ciudad y a lo urbano como sus ejes fundamentales de acción: el 15-M, Occupy Wall Street… Y, aquí y ahora, en nuestra sede social, Vitoria-Gasteiz: Errekaleor bizirik!, Gazte Emantzipazio Sarea (Red por la Emancipación Juvenil) y la larga tradición rebelde del Gaztetxe.

Desde el GAS, iniciamos este 2018 con ganas de actuar en las calles y de dar comienzo a un ciclo revolusionario de Arqueología Militante a través de diferentes posts, entrevistas, acciones en el ámbito académico y, por supuesto, intervenciones en la ciudad. Cada lunes, si os apetece, seguiremos torturando vuestros oídos en la radio Hala Bedi, en nuestro programa semanal “Excavar en tiempos revueltos”. Si algo de esto os puede interesar, no lo dudéis y acompañadnos en el viaje.

Soyuz Gorri

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s