“Arqueoingeniería” o entender el mundo contemporáneo de camino (I).

DSC_0972_2

En la imagen el único Toro de Osborne de la Comunidad Autónoma del País Vasco (A-1, Ribera Baja, ARABA/ÁLAVA). Es el encargado de despedir a los automovilistas de las Provincias Vascongadas y dar la bienvenida a ESPAÑA Castilla. (Fotografía: E.A.)

Camino: vía que se construye para transitar.

Esa es la segunda definición del grupo de coleguitas de Arturo Pérez-Reverte de la palabra camino. ¿Pero un camino es solamente eso? ¿O es mucho más? ¿Un camino es más que una tierra hollada del transitar? ¿Es más que una zanja rellenada de piedra, hormigón armado, asfalto y pintura reflectante? ¿Una plataforma con basalto, traviesas y dos carriles de hierro? Un camino, o cualquier estructura surgida de la magia de la ingeniera civil, es mucho más que eso. Es un elemento que genera materialidad, la transforma e incluso ¿la destruye?. Sigue leyendo

Anuncios

EL GAS TODAY: No dejan colegiarse a un arqueólogo por no matar suficientes nazis

“Tenemos unos estándares de calidad que respetar” afirma el Presidente del Colegio de Arqueólogos.

Le han ampliado un mes de plazo para, al menos, conseguir un par de Arcas de la Alianza.

No ha sido un buen día para E. Phillips, arqueólogo oriundo de la ciudad conquense de Albaladejo del Cuende. Esta mañana, en lo que se tomaba su primer café con unas goticas, recibió una mala noticia por correo certificado: el Colegio de Arqueólogos rechazó su entrada en el colegio por “incumplimiento de la cláusula 5 b)”, esto es, por no haber matado un suficiente número de nazis en un período de dos años. Esta es uno de los dos requisitos mínimos que deben de cumplir todos los arqueólogos para entrar en el Colegio. El otro: haber ganado al menos tres partidas de Trivial Pursuit en cenas familiares no consecutivas. Sigue leyendo

Tú también flotarás: Catalunya y algo más

arton79424

Las frases bonitas no valen de mucho. No vale decir eso de “no importan las banderas, sólo importan las personas”. No vale perder el tiempo buscándole las tres patas garantías al gato catalán. Más de una decena de altos cargos públicos detenidos. Un gobierno autonómico intervenido a la fuerza. Suspensión de facto del autogobierno. Cientos de alcaldes y alcaldesas bajo la espada del Poder Judicial. Un gran contingente policial enviado ad hoc y alojado en buques en el puerto de Barcelona. Gentes de todas partes echándose a la calle. Hoy, en el GAS, y por imperativo legal, nos solidarizamos con el pueblo trabajador de Catalunya. Hoy hablamos de lucha institucional (y callejera), inversión del orden establecido, vigilancia líquida y un poco de historia catalana. Sigue leyendo