El circo de Harris

Las Jornadas de Jóvenes en Investigación Arqueológica (JIA) se han convertido en uno de los eventos fundamentales de formación y debate entre las jóvenes investigadoras en Arqueología. Desde su primera edición en 2008 ha reunido cada año a un número creciente de personas y se puede decir que es uno de los congresos de jóvenes investigadores más importantes de Europa. Sin embargo, algo huele a podrido en las entrañas del JIA y esa pestecilla se desató con ganas el año pasado durante las JIA de Burgos que ya se venía olisqueando desde años atrás en Lisboa y Santander. Polémica, debate, sangre, rencillas, Revilla, doctores sí, doctores no… Una polémica y un debate que no solo afecta a las propias JIA sino a la propia concepción de lo que debería ser la Arqueología, la cencia y la investigación.

Wu Ming os convida a que debatamos sobre las JIA como marco de reunión de las jóvenes investigadoras pero también a lo que debería o no debería ser la Arqueología. ¿Por qué surgió la polémica? ¿Qué deben de ser las JIA? ¿Deberían participar doctores? ¿Para qué carajos vamos a un congreso “científico”? Desde el GAS creemos que un debate en el que se puedan exponer las distintas maneras de afrontar las JIA pueden ser muy beneficiosas, ahora que se están cociendo en el horno las próximas Jornadas en Tarragona (que, dicho sea de paso, todo nuestro apoyo al Comité Organizador). Lo dicho, si queréis que os publiquemos vuestra opinión, mandad el texto/imágenes/vídeosguarretes a grupoarqueologiasocial@gmail.com y prometemos publicarla mientras cumplan nuestro “Decálogo” personal wuminguero.

Post publicados:

Anuncios