“Hay que elaborar el shock”: el GAS, arqueología de guerrilla y Ulrike Meinhof

Ulrike revisando la estratigrafía de la excavación de este verano.

¡Estrenamos temporada 2017/2018 en el GAS y venimos fuertes! Decía Churchill que “si a los 20 años no eres de izquierdas, no tienes corazón. Si a los 40 años no eres de derechas, no tienes cabeza”, viniendo a decir que a medida que te haces mayor también te vas convirtiendo en conservadora. Aquí nos pasa lo contrario; cuanto más mayores, más radicales nos volvemos. Semos asín, que le vamos a hacer. El GAS nació para explorar las conexiones de la Arqueología con la sociedad y de momento no nos cansamos de seguir intentándolo. Os dejamos un temazo para amenizar esto. Sigue leyendo

Anuncios

“Las mujeres armenias, las más ‘puras’ del mundo”: machismo y racismo en sólo un titular

143768_web

Imagen de la excavación de una de las tumbas analizadas en el estudio genético sobre el ADN mitocondrial del sur del Cáucaso. Fuente: Historia y arqueología.

¿Recordáis el libro ese (también hay una peli basada en él) en el cual Hitler vuelve a Alemania de pronto y nadie sabe muy bien el porqué? Pues eso mismo se me ha venido a la cabeza al abrir Facebook y ver el titular de “Las mujeres armenias, las más ‘puras’ del mundo” (aquí tienes el artículo original en Current Biology), perfil tras perfil, página de arqueología tras página de arqueología, como quien repite un mantra absurdo sin saber qué demonios significa ni cuestionarlo siquiera, que no está el horno para bollos, oiga. Sorprende ver que esa sesuda masa crítica que cibermilita en las redes sociales calla cuando titulares ofensivos, machistas y racistas a partes iguales, encabezan noticias parciales y confusas sobre cosas que tienen que ver con la genética, la biología y toda esa mierda aparentemente incontestable desde las ciencias sociales en general. Sigue leyendo

“Franco no estudió en West Point”. Paquito el mediocre.

En el GAS siempre nos hemos caracterizado por hacer lo que nos sale del trilirili la libertad de expresión. Nuestro rollo es que todo el mundo hable independientemente de sus creencias, orientaciones, color de piel o equipo de furgol… Es mentira, Wu Ming censura todo lo que puede y más, pero hoy se nos ha colado esta reseña sobre el libro “Franco no estudió en West Point” de Gabriel Cardona escrita por alguien de nombre Facho Fachez y como el que filtra estas cosas está en las JIA bebiendo las gotas que caen de los floreros que previamente tenían agua que ya se bebió haciendo cencia, pues decidimos publicarla.

Este libro es una mierda y punto. No hay quién lo lea de las mentiras rojo-masónicas que rezuma en cada una de sus palabras. Yo he hecho el esfuerzo vomitando por el camino para dar a conocer las calumnias y desaires cometidos contra nuestro querido CaudillO (tan grande es que tiene, como Cristo, un principio y un final en mayúscula). “Franco no estudió en West Point” es un libro al que Primo de Rivera no daría a like. Con esto lo digo todo y no digo nada. Sigue leyendo

Publica o muere… y el gatito murió

Hay un dicho muy castizo que dice que no tires piedras a tu propio tejado. Hoy hemos cogido el ortostato de un dolmen y estamos mu locas. Para los de acá -los del mundillo-, poco hay que explicar más, o te pasas tu vida escribiendo artículos para revistas “de impacto” o no vales una hez en medio de un campo de vacas diarreicas. Para los de allá -a los que se supone que servimos-, decirles que una gran cantidad de dinero público se va literalmente en gente rompiéndose la cabeza para “colocar” (jerguilla inocente del gremio) textos en revistas cuyo “impacto” real en el 90% de los casos va a ser que lo lean tus colegas y cuatro avenidos metidos hasta arriba de LSD caducado. Esto es asín. Con matices, pero en esencia asín es. Sigue leyendo

Los límites del humor, o por qué hacer bromas de Echenique no está mal pero sí los chistes machistas

Todo el mundo se fijó en Echenaik, pero nadie se dio cuenta de que Pablo se compara con un tipo que murió atravesado por el láser de un tío rojo (Garzón intensifies).

Desde el GAS hemos hecho siempre una apuesta directa por el humor como método de acercamiento de la Arqueología a la sociedad. Creemos que frente a una exposición falsamente científica y lineal de los datos arqueológicos que acaban convirtiendo la Arqueología en algo minoritario y jodidamente aburrido, la repetición hasta la exhaustividad de los mismos clichés simplistas sobre la arqueología a un público al que solemos considerar poco menos que como bordelines, o la “guetización” con contenidos que solo nos interesan a nosotras como colectivo (es lo que Soyuz Gorri y yo bautizamos como “el síndrome de Andy Kaufman“; y, lo reconozco, desde el GAS caemos mucho en esto), existen otras formas de hacer para que la sociedad se interese por la arqueología, construyamos pensamiento crítico y generamos espacios de intercambios de ideas. Sigue leyendo

Posverdad. La memoria también tiene derecha.

franco

“La posverdad soy yo”

El lenguaje es marvelous. Es como aquellos chicles de Boomer que se estiraban hasta el infinito y con los que podías hacer pompas cada vez más grandes y bonicas (¿os acordáis? no como las putas mierdas los de ahora, que no son chicles ni son ). En el GAS nos gusta retorcer el lenguaje porque… ¡está vivo! El lenguaje se tiene que adaptar a una realidad siempre cambiante, y como la realidad a veces sobrepasa la ficción, pues tenemos que inventar palabros que den vida a lo innombrado. Siempre me dijeron: nunca te folles nada que no tenga nombre. Sabias palabras. Es importante saber el nombre de las cosas. Que se lo digan al prota-hipster-new age de Into the Wild, que se murió por confundir el nombre de una planta venenosa (spoilerazo). Y si no sabes inventarte un nombre con gancho, la fórmula es coger algo que ya lo tiene y ponerle el prefijo “pos-“, que siempre es muy chic. “Pos-cactus. ¡A follar!”. Y así, trompetista mediante, la palabra de moda es “posverdad“, que viene a dar vida a la política (con minúscula) actual, donde la “verdad” ya no tiene que ver con una correspondencia con lo “real”, sino con los sentimientos, “con-lo-que-te-sale-de-ahí, joder” (esto hay que decirlo despacio, dándose intensos golpes en el pechamen y con los dientes apretaus). El sentimiento por encima de los datos. Tú dí que sí, Trump. Tú dí que sí. Sigue leyendo

Wumingada del mes: “Canibalismo del Bien Común Histórico”

25068771

Y tras meses de espera aquí tenemos la nueva wumingada del mes (ya, ya, se llama “del mes” y hace casi un año que no lo habéis hecho… ¿alguna obviedad más? ¿Es este tu fokin blog? Pues eso, guapi) y que esperamos que traiga al-garabía, al-boroto y al…canfor a todas vosotras. Como sabéis, la wumingada del mes es nuestro desesperado intento para que la Arqueología sea algo colectivo y no cuestión de cuatro colgadas que deberían tomar un tranquimazin unos pocos. Por si no sabéis de qué estamos hablando, aquí tenemos la primera dedicada a Chuck Norris y la segunda, dedicada a anécdotas absurdo-divertidas sobre arqueología. Además, y como de costumbre (la única otra vez que lo hicimos) la ganadora se llevará un premio que se le van a caer los pantacas al suelo. Así, que haced el favor y participad o que os zurzan. Sigue leyendo