La Arqueología desde abajo. Entrevista a Pablo Iglesias Ordóñez

Aunque hacía mucho, pero que mucho tiempo que Wu Ming no subía de los infiernos para hacer una entrevista, no nos olvidamos de ellas. Podéis leer las otras entrevistas aquí. Hoy, Wu Ming entrevista a Pablo Iglesias Ordóñez (nada que ver con los otros Pablos e Iglesias, este es mucho mejor sin duda) para que nos cuente lo que es la Arqueología puesta en marcha en un municipio de Extremadura, Hernán Pérez.

Wu Ming: Pablo, antes de que nos denuncien por suplantación de identidad con los otros Pablos Iglesias, preséntate a las lectoras del GAS.

Pablo Iglesias: Saludos a la comunidad y sobre todo al gran Ming. Es un placer compartir con vosotros este rato en vuestro blog. Sigue leyendo

Anuncios

Streets of Philadelphia (II): Steve Buscemi, Dickens y la Penitenciaria Estatal de Pensilvania

Eastern State Penitentiary. Acojonando con su neogoticismo desde 1829. Cortesía de Bonicodeltó

Tras tomarse un vitamínico Philly Cheese Steak (una nutritiva comida vegana creada a comienzos de la década de los tristones años 30), Bonicodeltó sigue su paseo por la historia de los EEUyU, del bien común histórico y del capitalismo a través de las calles de Philadelphia. Todo va unido de la mano. En el anterior post, que se ha convertido en un éxito de crítica y público digno de Andy Kaufman, ya vimos cómo la creación de la nación que ha dado cobijo al  abuelo putero de Trump se había fosilizado en el tiempo y creado una imagen ligeramente desvirtuada con respecto a una realidad de explotación e intereses de clase. Hoy nos adentraremos en el complejo mundo de cómo esa explotación se mantenía y se gestionaba desde la exclusión y las materialidades de la represión: welcolme to Eastern State Penitentiary. Sigue leyendo

De Santiago MataMoros a Santiago MataRojos: la historia de Lenin como el “moro-mierda” necesario

Lenin

“No me pegues, Santiago, que llevo gaf… materialismo dialéctico” (fuente: estepdf.)

En un anterior post/capítulo de esta sitcom llamada GAS, os hablamos de Santiago, como patrón de Ejpaña, como primer esqueleto que hizo Erasmus en la Tardoantigüedad y como Mata-moros (o Mata-indios, según toque, yé-lo-que-hay). Aquí os traemos la breve historia del Santiago MataRojos de un pueblo de Huelva. Y es que, el malvado Lenin, además de adobar los bebés que su colegui/no-tan-colegui Stalin se iba a comer, recibió su merecido de manos del Santo Apostol (¡como no podía ser menos!). Vengan con nosotras y disfruten de  una de las mejores fusiones entre religiosidad, construcción de alteridades y bizarrismo franquista. Santiago, cierra España y muera Rusia. Santiago Carrillo y amén. Sigue leyendo

En nombre del turismo, bochorno y machismo

patios-940x540

Horrible maniquí “regando” flores en un patio de Córdoba. Fuente: Cordópolis.

La gestión del Bien Común (palabro que nos gusta utilizar aquí en el Grupo de Arqueología Social, en lugar del de “patrimonio”, con connotaciones notablemente patriarcales y mercantilistas, en nuestra opinión) sin duda tiene mucho que ver hoy con el turismo. Sí, el turismo, esa cosa que nos promete el oro y el moro y que luego, muchas veces, ni fu ni fa. Sigue leyendo

Tras la pista (de despegue): ovejas y nazis en Salburua

Salburua_imág

Aeródromo de Salburua (Vitoria-Gasteiz) (fuente: elcorreo)

En ocasiones, el Progreso se come al Progreso. Las dinámicas de explotación y conquista de esta nuestra querida “Sobremodernidad” nos llevan a destruir lo que precisamente hemos construido en favor del Desarrollo, la Globalización y la Gloria (Stefan). Hoy traemos uno de esos casos en los que vemos cuán frágil puede ser el bien común contemporáneo: el ya desaparecido aeródromo de Salburua, en nuestra sede social, Vitoria-Gasteiz. Abróchense los cinturones y disfruten del vuelo: hoy, ovejas, nazis y… ¿ovejas nazis? Sigue leyendo

Lo representado y lo impresentable: (re)inaugurando en Belchite

3

Surprise, motherfuckers! Para saber de qué va esto, leed el post (o pereced).

Hace tiempo que en este blog de risas, de llantos y sobre todo de gifs de Kim Jong Un, no hablamos de un lugar que merece una atención especial: la localidad zaragozana de Belchite. Se trata un lugar de áridos y sugerentes paisajes, historias de violencia pero también de superación, y desde hace casi 80 años, es, también, un enclave condenado al “trastorno bipolar”. Por un lado, el Pueblo Viejo en ruinas ha sido marginalizado y destruido durante décadas como muestra obscena del horror rojo, y a su lado, el Pueblo Nuevo, muy al gusto franquistoide, actual espacio habitado de belchitanas y belchitanos, que parece todavía a día de hoy condenado a rendir tributo a su verdugo excelentísimo creador, el Generalisísimo Franco. Dentro de esa bipolaridad espacial e histórica, la corporación municipal del pueblo –que otrora ya nos mostrase su apoyo y cariño por este artículo– ha realizado una (re)(re)inauguración de todo un referente en la memoria del lugar: una columna o pilar (ay, el pilar, los Pilares…). Así pues, hoy nos vamos de cintas, placas, monumentos y discursos. Hoy: “lo representado y lo impresentable”.

Sigue leyendo