“Suena Guernica”: un proyecto de Radio 3 le pone música a la famosa obra de Picasso en su ochenta cumpleaños

Radio 3 celebra los ochenta años de la famosa obra de Pablo Picasso invitando a una serie de artistas del mundo de la música a ponerle voz al Guernica. Merece la pena echar un vistazo a este proyecto (cuyo sitio oficial puedes encontrar haciendo click aquí), con artistas y bandas de la talla de Exquirla, Vetusta Morla, Rosalía & Refree, Belako,  Marlango, Christina Rosenvinge o Iván Ferreiro, entre otras. Así que aquí tenéis algo que hacer en este domingo tan infumable (como todos). Sigue leyendo

Gernika VS Guernica

DSC_0840.JPG

Un grupo de turistas visitando la reproducción en azulejo del Guernica. Bajo ella, aunque no se ve del todo, la reclamación “Guernica” Gernikara (el Guernica a Gernika).

Dar un paseo por Gernika es dar un paseo por una ciudad que en silencio habla. Es pasear por una villa medieval vasca, como tantas hay desde Lanestosa hasta Izaba pasando por Bergara o Agurain. Sin embargo, no es igual. Todo es diferente. Es una sensación que no deja indiferente. Es la villa mítica del árbol ancestral bajo el cual los bizkaitarrak se reunían bajo su frondosa sombra desde tiempos inmemoriales. Pero no es esa la mirada que transmite. No puede porque un día todo cambió. Sigue leyendo

Si toleras esto, tus hijos van a nacer borderlines

¡Wumingueras todas, en pie, preside el resacoso Wu Ming! Para nosotras, todos los días son carnaval, porque todos los días hay que subvertir el orden establecido (¡Bum! En tu cara, disfraz heteropatriarcal, el de Blas me encanta). Esta semana nos hemos superado a nosotras mismas yendo al bar no solo a beber cual cosacas en una novela de Dostoievsky Aramburu sino a debatir de algo tan serio como es la materialidad del conflicto vajco. En breves, dosis de reflexión al canto de sirena. Sigue leyendo

Posverdad. La memoria también tiene derecha.

franco

“La posverdad soy yo”

El lenguaje es marvelous. Es como aquellos chicles de Boomer que se estiraban hasta el infinito y con los que podías hacer pompas cada vez más grandes y bonicas (¿os acordáis? no como las putas mierdas los de ahora, que no son chicles ni son ). En el GAS nos gusta retorcer el lenguaje porque… ¡está vivo! El lenguaje se tiene que adaptar a una realidad siempre cambiante, y como la realidad a veces sobrepasa la ficción, pues tenemos que inventar palabros que den vida a lo innombrado. Siempre me dijeron: nunca te folles nada que no tenga nombre. Sabias palabras. Es importante saber el nombre de las cosas. Que se lo digan al prota-hipster-new age de Into the Wild, que se murió por confundir el nombre de una planta venenosa (spoilerazo). Y si no sabes inventarte un nombre con gancho, la fórmula es coger algo que ya lo tiene y ponerle el prefijo “pos-“, que siempre es muy chic. “Pos-cactus. ¡A follar!”. Y así, trompetista mediante, la palabra de moda es “posverdad“, que viene a dar vida a la política (con minúscula) actual, donde la “verdad” ya no tiene que ver con una correspondencia con lo “real”, sino con los sentimientos, “con-lo-que-te-sale-de-ahí, joder” (esto hay que decirlo despacio, dándose intensos golpes en el pechamen y con los dientes apretaus). El sentimiento por encima de los datos. Tú dí que sí, Trump. Tú dí que sí. Sigue leyendo

“Gernika”, la película (o cómo hacer que el público desee una despiadada masacre)

gernika-899033066-large

Dos carteles publicitarios de la “obra de arte” en cuestión (fuente: sensacine).

Vuelta al cole. Vuelta a las anodinas obligaciones del día a día. Vuelta a los cielos nubosos y las borrascas. El otoño llama a nuestra puerta. Así que, ¿qué mejor que entretenerse y aprender un rato en una acogedora sala de cine? Lamentablemente hay películas como la recién estrenada Gernika (Koldo Serra, 2016) que se oponen tan noble misión de domingo por la tarde. Y es que, esta peli, amigas y amigos, es capaz de sacar lo peor del sujeto medio provisto de un cerebro medianamente operativo. Durante su visionado, uno desea fervorosamente una terrible masacre… ¿La del bombardeo de Gernika? No. Hay otras víctimas que se le antojan a una entre arcada y arcada ante semejante producción. A continuación, una crítica de Gernika (con spoilers, claro). Total: podemos adelantaros que la peli es horrible y no merece la pena pagar la entrada por ella. Pero, veamos por qué. Sigue leyendo

Qué nos dice la arqueología de la guerra, la tristeza, la bandera y de Rafa Nadal

9724-1498-large

Alfombrilla de ratón de dudoso gusto del ordenador de mesa del Ejército de Tierra (o materialidad de Millán-Astray). Fuente: página-bazar fascista random.

Hace un par de días la cuenta de Twitter del Ejército de Tierra se cubrió de gloria. Y por partida doble: utiliza una frase de Camilo José Cela dedicada en los años cuarenta al fundador de la Legión Española (muy ejpañola, pero copiada de la francesa), el despojo humano Millán-Astray (“La guerra no es triste, porque levanta las almas… porque nos enseña que fuera de la bandera, nada, ni aun la vida, importa”) para felicitar a Rafa Nadal por su participación en las Olimpiadas de Río y bloquea sin venir a cuento a Albertito Garzón, ese mozalbete que a casi todo el mundo cae bien. Y me diréis: miembras del GAS, ¿qué tiene esto que ver con la arqueología?” Sigue leyendo