Materialidad y estética gitana a través de la Arqueología Funeraria en el cementerio de Montjüic

arqfun1

Barroquismo floral. Como dijo Manuela Trasobares, “soy una persona que adora la estética”.

La Arqueología Funeraria, también llamada Arqueología de la Muerte por aquellxs arqueólogxs que gustan de asustar niñxs pequeñxs (cotilleo: lxs arqueólogxs hegemónicxs para meter miedo a sus criaturas les amenazan con que el GAS irá y se los llevará para convertirlos al posmodernismo), es aquella rama de esta nuestra disciplina que básicamente estudia todo lo relativo a qué hace una sociedad con sus individuos muertos Sigue leyendo

Anuncios

Arte y arqueología. Hoy: Henri Cartier-Bresson

Henri Cartier-Bresson – Biografia de una mirada from Claudio Paredes on Vimeo.

En el GAS siempre nos hemos tomado muy en serio la relación del Arte y la Arqueología. La Arqueología es el estudio de la relación de la sociedad con la materialidad; el Arte es explorar esa relación. Hay arqueólogas que son unas artistas, y también artistas que son arqueólogas sin saberlo. Henri Cartier-Bresson (1908-2004) es una de esas personas.  Hoy os traemos un documental sobre su vida y obra. Arqueología en estado puro. Sigue leyendo

El Pato está que trina

1382612297_452521_noticia_foto1_normal_0

Semos carne de ideología: gente a punto de ser devorada por un pato de goma. Fuente: aquí

En esta época de democracias líquidas y significantes flotantes tardábamos ya (ay, pero la carne es débil) en escribir un post sobre uno de los iconos de nuestra realidad contemporánea: el pato de goma. ¿Qué mejor símbolo de la materialidad posmoderna? Pensadlo por un momento. Hace unos años un anuncio que no voy a reproducir reflejó la historia de un barco que transportaba patitos de goma y cuyo cargamento, cruel broma del destino, terminó cayendo al agua y flotando en el mar a la deriva. Los patitos recorrieron millas y millas y llegaron hasta todos los rincones del planeta. La acumulación de plásticos en el océano, la muerte de animales salvajes asolados por nuestros vertidos tóxicos, el cambio climático… ¿Quién se para a pensar en todo eso cuando mira los ojos vivarachos y el pico sonriente de un amarillísimo pato de goma? Sigue leyendo

Fievel y el nuevo mundo. Ellis Island y la distopía usamericana

125

Así de clarito viene el mensaje. Es de principios del siglo XX, pero a partir del 20 de enero volverá a ponerse de moda. Cortesía de Max

Aún recuerdo con ternura la primera vez que vi Fievel y el nuevo mundo (Don Bluth, 1986). La historia del ratoncito ruso que se pierde durante el viaje a América y busca a su familia por las calles de la Nueva York de finales del siglo XIX fue una de las películas que marcaron mi infancia. Ahora la he vuelto a ver gracias a youtube y su puta mierda de visualización y a unas Navidades pasadas por ese torturador aceptado socialmente que es el dentista y aunque no es la misma experiencia todavía tiene cierte sentido echarle un ojete. Os dejo el link aquí. Sigue leyendo

La materialidad de los jodidamente ricos. Hoy, sus colegios, Nuestra Señora del Pilar en Madrid

Madrid_-_Colegio_de_Nuestra_Señora_del_Pilar_1

Y aquí estudian los poderosos (por definición, los mejores) del país. Fuente: commons.wikimedia.org

En el futuro no habrá ni ricos ni pobres, solo gilipollas… y me parece de puta madre (interpretación libre de una frase de Trainspotting, película que deberías haber visto ya, yusonofabich).

Llevo un tiempo cabreada con el mundo. O el mundo está cabreado conmigo. Qui lo sá? No sé, quizá he mezclado demasiadas sustancias últimamente pero me da la sensación de que el mundo se nos está yendo de las manos. Yo calculo que fue en torno a los años 80, pero en algún momento entre la Segunda Guerra Mundial y el Pokémon Go algo ha pasado para que nos volvamos imbéciles perdidos. Yo, mientras, sigo mezclando sustancias y pulsando teclas del piano que es mi vida a ver si algún día suena esa tecla estropeada que tanto ansío escuchar… Sigue leyendo

Y llegó el 21 de octubre de 2015

Fuente: taringa.net

Fuente: taringa.net

Se va a la mierda el muro de Berlín y ya nada vuelve a ser lo mismo. Crecimos en los noventa y a pesar de eso sobrevivimos. Llegó el siglo XXI, los dos mil y con ellos los euros, el messenger (y no, no el que usas en tu smartphone: ese en el que te ponías un nick), los ciber y las partidas al Counter-strike y el Age of Empires II. Vivimos todo eso y más con el único fin de llegar a vivir el 21 de octubre de 2015. Sigue leyendo