El Pato está que trina

1382612297_452521_noticia_foto1_normal_0

Semos carne de ideología: gente a punto de ser devorada por un pato de goma. Fuente: aquí

En esta época de democracias líquidas y significantes flotantes tardábamos ya (ay, pero la carne es débil) en escribir un post sobre uno de los iconos de nuestra realidad contemporánea: el pato de goma. ¿Qué mejor símbolo de la materialidad posmoderna? Pensadlo por un momento. Hace unos años un anuncio que no voy a reproducir reflejó la historia de un barco que transportaba patitos de goma y cuyo cargamento, cruel broma del destino, terminó cayendo al agua y flotando en el mar a la deriva. Los patitos recorrieron millas y millas y llegaron hasta todos los rincones del planeta. La acumulación de plásticos en el océano, la muerte de animales salvajes asolados por nuestros vertidos tóxicos, el cambio climático… ¿Quién se para a pensar en todo eso cuando mira los ojos vivarachos y el pico sonriente de un amarillísimo pato de goma? Sigue leyendo

Marzo operaio a Vitória: una storia internazionale

funeral-4_foto610x342

Oggi nel blog del GAS riportiamo un contributo di dtb, new entry dalla forma di cotoletta alla milanese nel team. Questa giovane promessa, chiaramente stagista, ci racconta del 3marzo nella città di Vitoria-Gastei. Una storia di lotta operaia, con un’eco che superò i confini cittadini, giungendo a: Basauri, Tarragona ed anche Roma. In sostanza alcune righe sulla memoria collettiva e la solidarietà tra popoli.

Sigue leyendo

22-F: paseo por el “problema vasco” en Vitoria-Gasteiz

cartel-2-tot

Diseño original de carteles, cortesía de Mrs. Margaret.

“El problema vasco, / el problema vasco, / aquí no se folla es el problema vasco.” Ya lo decían los de Lendakaris Muertos… Aunque para contrastar visiones, lo mejor es que os animéis a participar en nuestro paseo por el “conflicto vasco” por las calles de Vitoria-Gasteiz este miércoles, 22 de febrero. Quedamos a las 17:00 en la entrada de la Facultad de Letras. Esto promete… o salir muy mal, o muy bien… Más info., aquí. Sigue leyendo

Palestina: mapear para resistir

mapa-muro

Vista de la colonia israelí de Pisgat Amir. Fuente: aquí

Hoy os traemos la nueva colaboración de El Perro de Chulainn, que a falta de algo útil que hacer con su vida se ha puesto manos a la obra, haciendo una entrada sobre el poder que se oculta en los mapas.

El otro día le intenté explicar a mi sobrina que hay que tener cuidado con los mapas: pueden ser poderosos instrumentos de dominación imperialista -¿os acordáis del revuelo que se montó hace unos meses porque en los mapas de guguel no aparecía Palestina? Sigue leyendo

Ojete Calor nos explica la banalidad del mal

ojete-calor

¡En tu cara, Hannah Arendt! Hoy será el genial dúo de subnopop Ojete Calor quien nos explicará en qué consiste la “banalidad del mal” (concepto asiduo en nuestras Ciencias aSociales para quedar bien en exámenes y trabajos varios). Esta sesuda canción -con un videoclip a todo color 3D güanapeich, como veréis- tratará de responder a una de las grandes cuestiones que lleva atormentando a la Humanidad a lo largo de la Historia: “¿qué hacer con la gente mala?”.

Maldad. Mala onda. Hitler, ETA y la gente que fuma. No os lo perdáis. Sigue leyendo

Donostia 2016: capital cultural sin palETA de colores

ss

San Sebastián. Cuna de los pintxos, los heladitos de paseo por la Concha y los lamentos musicales de Álex Ubago. Este año, además, es la Capital Europea de la Cultura. Como buena muestra de ello, la agenda de eventos está siendo intensa. En una de las muchas exposiciones artísticas que acoge la ciudad, han censurado algunas obras realizadas por presos y ex-presos de ETA. Hoy, en el GAS: correctismo político, victimología y pacificación a golpe de muffin. Multivocalidad (o falta de ella) y palETA de color. Sigue leyendo

Los Nativos Americanos ya están aquí… y no quieren tu sucio petróleo

Print

Ya han pasado muchos años desde que “Poltergeist” (Tobe Hooper, 1982) o “Cementerio maldito” (Mary Lambert, 1989) nos hicieron hacernos caca en los pantacas con la idea de tocarle las narices a los ancestros de los Nativos Americanos y reventarles sus lugares sagrados. Como es lógico, que se construyan casas estilo-colonial o que se entierren gaticos y monetes en los antiguos cementerios indígenas no era una idea que gustara mucho a los dioses indios, por lo que la venganza era normalmente terrible. (Unas películas que, así subrepticiamente, mostraban el miedito del hombre-blanco hacia lo otro-indio a modo de advertencia racista muy de moda actualmente. De aquellos polvazos estos lodazos). Sigue leyendo