Streets of Philadelphia (I): una nación creada a hostias de campana

Fermosas vistas asfálticas del Parque de la Independencia en Filadelfia. Foto cortesía de Bonicodeltó

No contentas con tener al niño tailandés de ocho años (Bonicodeltó se llama… creemos) leyendo libros hemos decidido que se vaya a explorar el mundo para rellenar el blog con posts curiosetes y exóticos. Ya se sabe, cuanto más internacional, más cool eres. Y en el GAS somos cool para rato. Anyway. A pesar de que mandamos a Bonicodeltó a hacer una entrevista a Harris a Las Bermudas (sí, Harris nació y vive en Las Bermudas), el muy tonticodeltó (pausa en nuestro relato introductorio de mierda; por favor, dadle al link, yo todavía me estoy partiendo el ojayer) acabó perdido en las calles de Philadelphia. Y le pareció tan interesante el paseo que nos trajo toda una trilogía (o cuatrilogía, ya iremos viendo) para compartir con vosotras sobre la ciudad donde se creó el queso de untar. Hoy, la campana de la Libertad y la creación de la nación más chachipiruli del mundo, Corea del Norte. Sigue leyendo

Yolocaust o cuánto banalizamos la materialidad del conflicto.

pisa

Así de imbéciles parecemos sólo con cambiar la perspectiva.

Que como turistas somos una auténtica panda de ridículas no es ninguna novedad, no hace falta más que darse un paseo por la Torre de Pisa para ver a toda una horda de turistas haciendo el canelo.

Pero bueno, una cosa es que nos dé rabia y ganas de pelea física, y otra muy diferente que te vayas a poner a dar la tabarra a diestro y siniestro. Sin embargo, no todos los espacios monumentales o todo el Bien Común tiene la misma naturaleza, o la misma cercanía respecto a nosotras como sociedad. Algunos de ellos representan momentos que han causado un gran impacto en todas nosotras, y una de ellas son los campos de concentración, especialmente famosos los creados por el nazismo (aunque a veces se nos olvida que tenemos unos cuantos a nuestro alrededor, y hoy en día son básicamente la nada más absoluta). Sigue leyendo

En nombre del turismo, bochorno y machismo

patios-940x540

Horrible maniquí “regando” flores en un patio de Córdoba. Fuente: Cordópolis.

La gestión del Bien Común (palabro que nos gusta utilizar aquí en el Grupo de Arqueología Social, en lugar del de “patrimonio”, con connotaciones notablemente patriarcales y mercantilistas, en nuestra opinión) sin duda tiene mucho que ver hoy con el turismo. Sí, el turismo, esa cosa que nos promete el oro y el moro y que luego, muchas veces, ni fu ni fa. Sigue leyendo

Guerra y paz, hoy: cómo (nos re)creamos

2008-Auschwitz-Birkenau-Tourism-11-1030x1030

Turistas en Auschwitz, 2008 (imagen de Roger Cremers) (fuente: rogercremers)

En 2012 la Unión Europea recibió el Premio Nobel de la Paz. Este premio, que (entre otras cosas) valora el hecho de que llevemos más de 70 años sin matarnos muy a saco, parece subrayar una noción de “post-conflicto“. Sobre la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo, el recuerdo se difumina, quienes lo vivieron van desapareciendo y la materialidad empieza a ser la única fuente de aproximación a una serie de conflictos que han ayudado a definir lo mejor y (sobre todo) lo peor de la contemporaneidad. Una vez “anulado” el trauma, ¿cómo gestionamos la materialidad del conflicto? ¿Lo hemos superado realmente? ¿Qué recuperamos para ello? ¿Qué creamos? ¿(En) qué (nos) recreamos? Hoy, Auschwitz, turismo, patrimonios disonantes y otras (re)creaciones. Sigue leyendo

FITUR, un espectáculo lamentable y machista

Machismo en Fitur 2016 (Luis F. Roncero, CC BY-NC-SA 3.0)

Una descripción gráfica del machismo que se vivió en FITUR un año más. Fotografía cortesía de Luis F. Roncero (CC BY-NC-SA 3.0.).

Una vez al año tiene lugar FITUR, una feria internacional del turismo en la cual cada poblacho de mala muerte pretende montar un stand en el que demostrar al resto de asistentes el porqué no pueden seguir viviendo sin poner sus pezuñas sobre la tierra que ocupan, tomarse unos gin-tonics o zumos ecológicos varios (o las dos cosas; el descubrimiento hipster del sábado fue el zubata, un combinado de destilado y zumo que soltaría el vientre del pirata más aguerrido de los Mares del Sur), degustar los productos locales y dar mucho por culo, que es a fin de cuentas lo que hace la gente cuando va por ahí de turisteo. Sigue leyendo

Memoria individual, construcción del espacio popular y damnatio memoriae: el caso de “Ray” González

FuelFandangoCasa1

Fachada de la casa nº39 de la C/Lineros (Córdoba). La moza y el mozo, ambos de bastante buen ver, son los miembros de Fuel Fandango. Fuente: Cordópolis.

La calle Lineros es, sin duda, una de las arterias vivas más relevantes de la Córdoba canalla del chancleteo y la bohemia de las (pocas) noches frescas entre abril y septiembre. Emplazada entre los alrededores de la Mezquita, la Plaza de la Corredera, la Plaza del Potro y el Paseo de la Rivera, conecta la zona de marcha más hipster de Córdoba con los bares taurinos, las terrazas de cañitas y el picoteo y los museos de arte y arqueología. Es un auténtico remanso de paz en comparación con las calles aledañas que, atestadas de guiris, rezuman sudor entre sombreros de paja, gorras made in China y carteles de cold water. Las horterísimas tiendas de souvenirs aún no han mancillado sus aceras. Es una de las calles más auténticas del casco antiguo de Córdoba, vaya. Sigue leyendo