“Cojo Manteca” o ¡ups! me equivoqué de icono

Corría el año 1987 y, en plena legislatura socialista, se implanta una política educativa, una más de las que han ido mermando y limando la educación en el Estado Español, como gusanos corrompen y terminan desintegrando el cadáver putrefacto y mohoso del ganado abandonado a su suerte. A finales de enero existen grandes movilizaciones y protestas en Madrid, las cuales llegaron a congregar a un millón de personas en contra del PSOE. Las revueltas estaban a la orden del día y, en mitad de todo el enfrentamiento con la policía, aparece un punky cojo y arremete a muletazos contra todo el mobiliario urbano que se le pone por delante. Sigue leyendo

Anuncios

“Como yo te hablo”: er andalú como arma pa desprehtigiá a la hente

“¡Vámonoh al báh!”. Cuenta Tomás Gutier que’l emperadó Adriano, cuyo origen contramos en la siudá de Itálica, situá en la provinsia romana de la Bética, tuvo que soportá buhlas sobre su asento en el senao imperiá. Lah buhlas sobre lah hablah’andalusas han sío y son una conhtante poh parte de la hente de Despeñaperro p’arriba, y máh aún dehde Madrí pal norte. Sigue leyendo

El Gordo de Navidad y la construcción de la nación española

curro-jimenez1

Curro Jiménez cabalgando hacia el puesto de lotería de Doña Manolita a comprar un décimo. Fuente: El documentalista audiovisual.

Después de todo ese rollo de la Revolución Francesa, se hizo con las riendas de Francia un tal Napoleón Bonaparte a finales del siglo XVIII. Bajito y mediocre, si hubiese sido español del siglo XXI hubiese militado en C’s. Vamos, que era un cuñao de la hostia, y se lanzó a invadir toda Europa a lo loco y la Península Ibérica no iba a ser una excepción. Por entonces, en España reinaba Carlos IV, un Borbón más bien tontorrón (como todos), conocido como “el Cazador” (true story) porque estaba más pendiente de su perfil de Tinder que del gobierno del Estado. Total, que en la práctica mandaba su primer ministro, Manuel Godoy. Napoleón le escribió a Godoy al Messenger en 1807, que era lo que se estilaba en la época. Sigue leyendo

El miedo como zona protegida por el miedo

No son pocas las ocasiones en las cuales en este espacio web abordamos temas que tienen relación directa con la actualidad. Pues bien, hoy os dejamos un vídeo de 17 segundos (sí, sí, lo malo, si corto, al menos es menos malo) que nos da una idea de cómo las oligarquías, a través de los mass media, nos infunden constantemente el miedo irracional a los movimientos migratorios de personas hoy día, fenómeno que ha sido una constante a lo largo de nuestra historia de dos millones y pico de años como especie. Sigue leyendo

Kung Fury: años ochenta, nazis, dinosaurios, vikingas ligeras de ropa, polis y ninjas

¿Qué más se podría pedir? Aquí lo tenemos claro. Aquí no nos andamos con mierdas. Las últimas hornadas de los ochenta vinimos pisando fuerte: nos cargamos el Muro de Berlín y a Dalí (¡yo sí soy la Gran Masturbadora, bigotes!), nadie sabía qué narices era eso del bullying pero todo el mundo se metía con el cabezón y el gordo de la clase, Moscú seguía helado, los veranos eran interminables y Soyuz Gorri no tiene ni puta idea de qué va este rollo, claro. A las de los noventa se les nota. Así que no le hagáis demasiado caso. Sigue leyendo

A propósito de la restauración del castillo de Matrera

image001

Aspecto general del “castillo”.

Hace algunos días saltó a los medios de comunicación, generadores de opinión, una noticia sobre la polémica restauración de lo que llamaban el “Castillo de Matrera” (Cádiz) (haz click aquí para leer la noticia) y nuestras reporteras querían respuestas más allá del programa de Ana Rosa Quintana. Por ello contactamos con Panclasta, quien nos ha remitido un detallado informe a nuestro búnker secreto en Pyongyang. Os dejamos haciendo flexiones con sus reflexiones.

Desde hace unos días, se ha desatado una avalancha de críticas a la actuación de restauración del llamado castillo de Matrera. Lo de “castillo”, no puede ser más que una forma de hablar, habida cuenta de que allí lo único que permanece en pie es una muralla, por cierto, en muy mal estado, y lo que queda de una torre, conocida como “torre pajarete” nombre que toma del monte o cerro, donde se sitúa. Sigue leyendo