Streets of Philadelphia (y IV): cuando el Rocky supera a la ficción

Sí, son jóvenes sacerdotes bajo la estatua de Rocky. Sólo esto da para post.

Bueno, bueno, bueno. Y después de casi medio año escribiendo esto para que casi nadie lo lea nuestro paseo por las calles de Philadelphia toca a su fin. Un paseo que nos ha llevado por el nacimiento de una nación (tan racista como la película de Griffith), por sus formas de represión subjetiva a través de la cárcel y de represión objetiva neoliberal mediante la gentrificación southparkiana y que hoy nos desembarca en la re-creación de una memoria a través del bien común histórico.  Afortunadamente, hoy nos acompaña alguien que sabe de verdad de lo que habla: Robert “Rocky” Balboa. ¡Que entre el pus! Sigue leyendo

Anuncios

“La concordia fue posible”. Arqueología de la Suárez-manía

Suárez poniéndote su mirada de cocodrilo. Foto cortesía de Max

Salvo que seas una ameba, un hikikomori o un gordaquer usamericano de los que salen por la tele, se entiende que sales a la calle alguna vez, aunque sea a buscar tabaco y pizza a la esquina a hacer runin. Y desde que pones un pie en la calle, ya hay ideología en todas partes. En la película de John Carpenter “Están vivos” (1988; aquí analizada por el rockero de la filosofía) un tipo descubre que poniéndose unas gafas puede ver los mensajes ocultos en los carteles de publicidad o los periódicos. Las calles son un bukkake de ideología que espera a ser deconstruído. En ello estamos. Y dos de los elementos que más ideología contienen son los propios nombres de las calles y las rotondas. Los primeros porque al nombrar un sitio también le conferimos unos valores. Por ejemplo, “Calle de mierda” inmediatamente nos remitiría a pensar en helados de chocolate. Las segundas, las rotondas, porque tienden a tener su propia materialidad (una escultura terrorífica, un engendro artístico o jardines de colorines) con mensajes subliminales, liminales y superliminales, como ya Soyuz Gorri tuvo a bien comentar en el pasado. Sigue leyendo

Streets of Philadelphia (III): la gentrificación explicada por South Park

Buen rollito con la gentrificación. Fuente: https://twitter.com/NBCPhiladelphia

Y cuando creíais que esta mini-sección estaba muerta… ¡Bum, se convierte en trilogía! Como los anteriores posts (este y este) sobre la Historia de los EEU y U a través de la emblemática ciudad de Philadelphia os apasionaron (seguramente los menos leídos de la historia del GAS) volvemos a la carga con una entrega más. Hoy, gentrificación, políticas urbanísticas, sexo, drogas y South Park; jolgorio y desenfreno para vuestros ojillos de perdiz.

Philadelphia pasa por ser una de las ciudades usamericanas que primero se gentrificaron ya desde los años 60. Si bien sería en los 80 y los 90 cuando el proceso se aceleró a base de cupcakes, urban art y locales de arte generando todo un paisaje hipster (me ahorro muchos comentarios gracias al artículo de Soyuz Gorri que podéis leer…………. ¡aquí!) asegurando que la clase media urbana (y blanca) se sienta cómoda y segura en sus terracitas de diseño. Todo por su bien. Sigue leyendo

Antes todo esto era campo…: Nación Rotonda

verkami_af3027141583a7d3d2a404704a69d856

“Antes todo esto era campo…”. Despues de unas fiestas que han acabado con nuestra dignidad y nuestro sistema digestivo, comenzamos 2017 con una recomendación ya bastante conocida, pero muy chu-chu-chula: Nación Rotonda. Este grupito de arquitectos, ingenieros y demás gente con carreras-de-verdad-no-como-la-tuya tiene algo en común con la arqueología: su futuro está en las (neo)ruinas. Acompañadnos en este “viaje visual del cambio de uso en el territorio durante los últimos 15 años”. Hoy, en el GAS: decadencia, construcción y destrucción de la mano de Nación Rotonda. Sigue leyendo

Memoria individual, construcción del espacio popular y damnatio memoriae: el caso de “Ray” González

FuelFandangoCasa1

Fachada de la casa nº39 de la C/Lineros (Córdoba). La moza y el mozo, ambos de bastante buen ver, son los miembros de Fuel Fandango. Fuente: Cordópolis.

La calle Lineros es, sin duda, una de las arterias vivas más relevantes de la Córdoba canalla del chancleteo y la bohemia de las (pocas) noches frescas entre abril y septiembre. Emplazada entre los alrededores de la Mezquita, la Plaza de la Corredera, la Plaza del Potro y el Paseo de la Rivera, conecta la zona de marcha más hipster de Córdoba con los bares taurinos, las terrazas de cañitas y el picoteo y los museos de arte y arqueología. Es un auténtico remanso de paz en comparación con las calles aledañas que, atestadas de guiris, rezuman sudor entre sombreros de paja, gorras made in China y carteles de cold water. Las horterísimas tiendas de souvenirs aún no han mancillado sus aceras. Es una de las calles más auténticas del casco antiguo de Córdoba, vaya. Sigue leyendo

Paneles de cartón y otras aventuras del GAS

018

Wu Ming animando a las masas a participar en un “Un día cualquiera en Vitoria” (cortesía de Magnífico Rector)

¿Qué tal andamios pasivo e invisible público? Antes de nada, queremos recordaros que Wu Ming os desprecia a todas por igual… Y una vez hechos los saludos de rigor. En esta breve entrada haremos un repasito sobre la intervención que llevamos a cabo el pasado 20N por las calles de Vitoria-Gasteiz, aquella que felizmente llamamos “Un día cualquiera en Vitoria”. Si quieres enterarte de qué va esto, échale un ojete a lo que viene a continuación. Sigue leyendo

Acta de la segunda reunión de debate del GAS: del “Mundo Mejor” a “Errekaleor bizirik!”

fig

Acaloradísima discusión con público expet(or)ante. Cortesía de Max

Esta segunda reunión de debate prometía mucho… y no decepcionó. Como si de un tour de mala muerte se tratase, algunas “miembras” de GAS se hicieron cargo del transporte –en sus mugrientos carros que bien podrían enmarcarse en el lema de un colega: A.C.A.B., All Cars Are Bastards– a un mundo nuevo, lejano y cercano al mismo tiempo, el “Mundo Mejor”: el Barrio Libre de Errekaleor. La chusma de GAS se fusionó con algunos de los “moradores” de este barrio siempre en lucha, que fue el escenario ideal para nuestras divagaciones varias. Sigue leyendo