Nuevo esquizofrénico entra en el GAS

biosbardo copia

El Biosbardo… En GAS lo hemos intentado mucho, pero no sabemos muy bien de qué va todo esto. Cortesía e infamia del propio Biosbardo y de Mrs. Margaret.

Nos congratula informaros de que el GAS tiene un nuevo miembro: El Biosbardo.  Como ya hemos repetido una y otra vez, GAS es sólo un soporte, una plataforma, un rampa hacia el espacio exterior, para que todas podamos aportar lo que queramos libremente al mundo de la historia, la arqueología y la política. El GAS es el ejercicio paranoico de Wu Ming, pero este sujeto extraño y amenazante permite que otras podamos participar, siempre bajo un alias (previamente pactado con la CIA y registrado en la SGAE… las cosas hay que hacerlas como Dios Wu Ming manda). Así pues, contamos con un nuevo esquizofrénico en la familia que para empezar se hace llamar Biosbardo… En fin, esto promete.

Lo conocimos un día de manifestación pro-aborto de gente que tiene ventosidades en ascensores (el supuesto de que un hijo te salga así debería estar recogido en cualquier regulación del aborto, porque aquí estamos hablando de derechos humanos, ¡qué caray!). Biosbardo aportará frescura y hez a partes iguales, malestar general y genialidad. Los prospectos de cualquier medicamento recomiendan alejarse de la maquinaria pesada y del Biosbardo. A pesar de ello, lo recibimos con las piernas abiertas y lo llamaremos “mamá” cuando la custodia deje que se acerque a comprar nuestro afecto con regalos y manipulaciones. Wu Ming os pide que lo queráis igual que a las demás porque hay gente especial que merece un empujoncito extra. Y si tú tambien eres parte de esa gente especial, no lo dudes, contacta con nosotras y únete en nuestro maléfico proyecto de destruir el mundo. Biosbardo ya lo ha hecho y hasta le ha mejorado el cutis. Aceptamos de todo: desde sugerencias, wumingadas, entradas individuales, dinero negro, un abrazo afectuoso, una postal sugerente, y por supuesto, insultos y descalificaciones. La primera regla del GAS es que debes hablar del GAS y por eso te queremos con nosotras. Eso sí, entrad atentas, porque el Biosbardo muerde.
Ésta es su historia contada por él mismo:
Siempre ha tenido un gusto muy popular. No cree en bardos célticos que liberen la nación. Es más un biosbardo, que además suena a yogourth bueno para hacer caca como un hombre. Procede del Reino del fin de mundo, sí, de ese sitio en el que no sabemos ni como nos llamamos. En cuestión de idioma es más apocalíptico que reintegrado. Es súbdito del Gordo Chino, por su condición de maketo y coreano. Asume el legado de los Yellow Pixoliñas. “No tenemos ni bandera ni himno nacional pero tenemos mucho vino, y aguardiente artesanal”. De mayor quiere reencarnarse en el puto amo, o sea, en Pucho Boedo. Como buen arqueólogo, sabe que el futuro está en (las) ruinas.
Wu Ming
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s