¡Viva la coñocracia! Bonobas, mansplainers, machistas biólogos, prehistoriadores y otros animales

1469440582_029637_1469441169_noticia_grande

Grupo de bonobas en el parque Wamba de la República Democrática del Congo. Fuente: El País.

Para empezar, hacemos una primera declaración de intenciones: en el Grupo de Arqueología Social militamos un colectivo de arqueólogas feminazis con el fin de destruir absolutamente todo aquello que huela remotamente a heteropatriarcal. Luchamos por crear una arqueología veraz y feminista, que arrime el hombro para construir la igualdad y la justicia en el presente valiéndonos de las herramientas que empleamos para estudiar el pasado. Y hoy tenemos alguien meneando su falo arriba y abajo en nuestro punto de mira, inconsciente de que vamos a volarle la cabeza de un momento a otro de un disparo, ya que está demasiado centrado en su otra cabeza, la de su rabo, esa que dentro de unos instantes no le va a valer absolutamente para nada. Sigue leyendo

“Gernika”, la película (o cómo hacer que el público desee una despiadada masacre)

gernika-899033066-large

Dos carteles publicitarios de la “obra de arte” en cuestión (fuente: sensacine).

Vuelta al cole. Vuelta a las anodinas obligaciones del día a día. Vuelta a los cielos nubosos y las borrascas. El otoño llama a nuestra puerta. Así que, ¿qué mejor que entretenerse y aprender un rato en una acogedora sala de cine? Lamentablemente hay películas como la recién estrenada Gernika (Koldo Serra, 2016) que se oponen tan noble misión de domingo por la tarde. Y es que, esta peli, amigas y amigos, es capaz de sacar lo peor del sujeto medio provisto de un cerebro medianamente operativo. Durante su visionado, uno desea fervorosamente una terrible masacre… ¿La del bombardeo de Gernika? No. Hay otras víctimas que se le antojan a una entre arcada y arcada ante semejante producción. A continuación, una crítica de Gernika (con spoilers, claro). Total: podemos adelantaros que la peli es horrible y no merece la pena pagar la entrada por ella. Pero, veamos por qué. Sigue leyendo

Ética (¿y estética?) del feísmo gallego

Guía feísmo gallego 2

Protección del bien común en Galicia (fuente: Ramil Rego & Ferreiro da Costa 2015)

Comenzamos un nuevo curso, con ideas nuevas, posts nuevos y un ¿nuevo gobierno? Ah, no, eso no. En fin. En cualquier caso, hoy os traemos una breve reflexión sobre el feísmo gallego: un conjunto de manifestaciones que mezclan la filosofía eco del reciclaje, curiosas hibridaciones entre tradición y modernidad, y sobre todo, mucha inventiva. Acompañadnos en este viaje por cierres de finca con somieres, marquesinas con persianas, hórreos de hormigón y espantapájaros de tiro-al-pichón. Venimos con las pilas cargadas… ¡Vamos allá! Sigue leyendo

Una hostia bendita un domingo nunca viene mal.

Hoy ponemos fin a la última semana de agosto, así que ya va siendo hora de volver a la vida normal, y con ello, de remendar los excesos y pecados del verano, que no queremos enfadar a nuestro señor(a) creador(a). Que Dios aprieta pero no ahoga, dicen. Será porque ya tiene a estos sicarios de Dios que se encargan de repartir guantás a diestro y siniestro, así que, si nos pillan, que sea confesadas. Sigue leyendo

Lucy pudo fallecer de una hostia monumental al caerse de un árbol

nature19332-f2__708x500_q85_crop_upscale

“¡Joder, que me caigoo…!” Esquema del hostión en cuestión, por si no eres muy avispado y no sabes lo que es caerte de un árbol (o si ya te has caído y te has quedao to crazy). Fuente: Nature.

Retrocedamos por un momento a la cálida mañana del 24 de noviembre de 1974 en Etiopía. Donald Johanson va por ahí con algunos colegas, muy probablemente pedo o muy pedo, si no puesto de LSD u otra cosa (que son los setenta y él es estadounidense de imponente peluca, ¿no habéis visto las pelis o qué?), alguien tiene ganas de hacer popó, se mete detrás de unos arbustos a ejercer presión con el pompis y en un contexto algo dudosillo aparecen los restos de una hembra de algo a lo que luego se llamaría Australopithecus afarensis. Según la historieta, suena Lucy in the sky with diamonds de The Beatles en la radio (en Etiopía se ve que estaban al último grito musical de lo que se llevaba en los USA) y, en un alarde de originalidad, bautizan a ese individuo como Lucy. Sigue leyendo