Cuando mezclas He-man con Dirty Dancing

MoneySuperMarket – Dirty Dancing from Blink on Vimeo.

Estrenamos mes en el GAS.

Anuncios

Tu mirada heteronormativa está jodiendo la Prehistoria total (I)

“No hay ninguna naturaleza, sólo existen los efectos de la naturaleza: la desnaturalización o la naturalización”.

                                                                                         Jacques Derrida

 

Normalmente esta exposición comienza con un “juego” en el que se observan diversas representaciones de la prehistoria y se pide a lxs participantes que se fijen en las actividades realizadas por las mujeres y hombres que aparecen. A veces hay más colaboración, a veces hay menos, pero lo que observamos es que mayoritariamente las mujeres aparecen encargándose de actividades de mantenimiento, reproducción y recolección (actividades históricamente denigradas y consideradas sin importancia) mientras que los hombres se encargan de lo “verdaderamente” importante de la prehistoria, de lo que ha perdurado y ha hecho que estructuremos este periodo histórico cómo lo hacemos: la caza, la pesca, la industria lítica y las pinturas. Sigue leyendo

“La concordia fue posible”. Arqueología de la Suárez-manía

Suárez poniéndote su mirada de cocodrilo. Foto cortesía de Max

Salvo que seas una ameba, un hikikomori o un gordaquer usamericano de los que salen por la tele, se entiende que sales a la calle alguna vez, aunque sea a buscar tabaco y pizza a la esquina a hacer runin. Y desde que pones un pie en la calle, ya hay ideología en todas partes. En la película de John Carpenter “Están vivos” (1988; aquí analizada por el rockero de la filosofía) un tipo descubre que poniéndose unas gafas puede ver los mensajes ocultos en los carteles de publicidad o los periódicos. Las calles son un bukkake de ideología que espera a ser deconstruído. En ello estamos. Y dos de los elementos que más ideología contienen son los propios nombres de las calles y las rotondas. Los primeros porque al nombrar un sitio también le conferimos unos valores. Por ejemplo, “Calle de mierda” inmediatamente nos remitiría a pensar en helados de chocolate. Las segundas, las rotondas, porque tienden a tener su propia materialidad (una escultura terrorífica, un engendro artístico o jardines de colorines) con mensajes subliminales, liminales y superliminales, como ya Soyuz Gorri tuvo a bien comentar en el pasado. Sigue leyendo

¡Ya llegó el 1-O! Recopilación de mierdas random yutuberas sobra Cataluña

¡Chikets y chikots! Tras semanas de espera, tensión, represión y mucho, pero que mucho cuñado agitado, por fin ha llegado el tan (des)esperado, y flotante, 1 de octubre. No tenemos ni puñetera idea de lo que va a ocurrir, porque para eso está Sandro Rey. Nosotras nos conformamos con no hacer el ridículo en demasía. Anyway, escribimos esto unos días antes de la fecha de convocatoria del Referéndum, por lo que es posible que este post no tenga sentido o lo tenga mucho. No idea. En cualquier caso, Wu Ming os hace una recopilación de vídeos sobre el tema que han rondado por interneeeeeeeee en las últimas semanas. De Rufián y Puigdemont hasta los defensores de la patria ejpañola y sesudos comentaristas que llenan con su sabiduría tardocuñadista nuestros occipitales. ¡Disfrutad del domingo, es posible que la próxima semana algunos nos leáis desde un Estado recién estrenado! Sigue leyendo

Streets of Philadelphia (III): la gentrificación explicada por South Park

Buen rollito con la gentrificación. Fuente: https://twitter.com/NBCPhiladelphia

Y cuando creíais que esta mini-sección estaba muerta… ¡Bum, se convierte en trilogía! Como los anteriores posts (este y este) sobre la Historia de los EEU y U a través de la emblemática ciudad de Philadelphia os apasionaron (seguramente los menos leídos de la historia del GAS) volvemos a la carga con una entrega más. Hoy, gentrificación, políticas urbanísticas, sexo, drogas y South Park; jolgorio y desenfreno para vuestros ojillos de perdiz.

Philadelphia pasa por ser una de las ciudades usamericanas que primero se gentrificaron ya desde los años 60. Si bien sería en los 80 y los 90 cuando el proceso se aceleró a base de cupcakes, urban art y locales de arte generando todo un paisaje hipster (me ahorro muchos comentarios gracias al artículo de Soyuz Gorri que podéis leer…………. ¡aquí!) asegurando que la clase media urbana (y blanca) se sienta cómoda y segura en sus terracitas de diseño. Todo por su bien. Sigue leyendo