Efeméride: masacre de Tiananmén (o que te j****, Deng Xiaoping)

Cortesía de Mrs. Margaret.

Hoy se cumplen 26 años de la masacre de Tiananmén que tuvo lugar el 4 de junio de 1989. Este acontecimiento puso un broche sangriento a más de un mes y medio de protestas estudiantiles y obreras en la ciudad de Pekín. En un día como hoy, el Gigante Chino y sus esbirros siguen ignorando lo ocurrido, mientras en los países occidentales la prensa protagoniza un pataleo de pacotilla que se queda en palabras y gestos vacíos de fronteras para adentro. Nadie va a atreverse a decir lo más mínimo a la República Popular China, una “república popular socialista con economía de mercado” (¡chúpate esa, Carlitos!), el país más poblado del mundo (mil trescientos millones de habitantes -los DNI deben tener un montón de cifras) y la primera potencia mundial por PIB. Nosotras vamos a dar unas breves pinceladas históricas sobre el panorama que llevó a una brutal represión y a las no sé cuántas personas muertas (no lo sabe ni San Google). Haz click aquí para oír una relajante música tradicional china para ir entrando en materia… ¿Cómo? ¿Música relajante para leer sobre la masacre de Tiananmén? ¡Claro! Los asesinos represores que la llevaron a cabo deben (o debieron) estar escuchando algo así hasta el día de su muerte. Total… ¡sus delitos quedarán impunes!

No sé cómo andáis de Historia de China (haz click aquí para echar un somero vistazo desde la Prehistoria hasta hoy). Unas brevísimos antecedentes: a finales del siglo XIX imperaba (nunca mejor dicho) la dinastía Qing, quienes ejercían el total control del país. Las masas chinas se debatían entre la pobreza, los abusos y la corrupción de las autoridades imperiales, los ataques externos (especialmente por parte de la alta burguesía británica) y un pedo enorme de opio (échale un ojo aquí a todo ese rollo de las Guerras del Opio). A principios del siglo XX, y tras décadas de levantamientos campesinos, deciden mandar a tomar por culo al emperador y se establece una república.

Lo único guapo que tenía la dinastía de capullos Qing era la bandera, joder. Se nota que el dragón está hasta el culo de opio. Fuente: wikipedia.

Lo único guapo que tenía la dinastía de capullos Qing era la bandera, joder. Se nota que el dragón está hasta el culo de opio. Fuente: wikipedia.

Pero aquello era un desastre, cada chino iba a su rollo (y como encima son pocos…) y ponen al frente a un militar, Yuan Shikai, que estaba flipadísimo (incluso llega a nombrarse emperador). Y como en China no querían salir de Guatemala para meterse en Guatepeor, se lía otra vez parda. El Kuomintang (una especie de PNV pero chino y más corrupto) se hace con el poder algún tiempo mientras los japoneses (yo no me fiaría de gente que come pescado crudo, prefiero la fritanga china) se ponen a invadir territorios como locos en el contexto de la Segunda Guerra Mundial. El país parece el coño de la Bernarda durante varios años. Una vez finalizada la guerra, el Partido Comunista Chino (aquí su página oficial) (quién te ha visto y quién te ve) se levanta en armas en los años cuarenta contra la peña del Kuomintang. En 1949, Mao Zedong, el líder del partido, proclama la República Popular China.

Hasta aquí, todo bien. Además, la URSS pillaba relativamente cerca y, como el socialismo estaba de moda, pues genial. Mao pone en marcha la industrialización del país (el Gran Salto Adelante, que si bien fue hacia delante, se pegaron una hostia considerable al tocar el suelo) y, a pesar de múltiples desastres, hay más chinos que nunca. Eso sí, a algunos revisionistas y contrarrevolucionarios se les empieza a ver el plumero. En los años sesenta Mao monta el chiringuito de la Revolución Cultural para decir aquí estoy yo, las masas están conmigo y no os paséis que os reviento (algo así pero en chino). Empiezan las purgas y, como todos los chinos se parecen entre sí, son poco efectivas y se purga el Partido así por encimilla, porque no se sabe bien quién es quién. A pesar de todo, Mao mantiene el poder hasta que estira la pata en 1976.

Mao embalsamado. Nótese la cara del cuarto chino de la primera fila por la izquierda. No sabemos qué carajo está haciendo. Fuente: noticias24h.

Mao embalsamado. Nótese la cara del cuarto chino de la primera fila por la derecha. No sabemos qué carajo está haciendo. Fuente: noticias24h.

A esas alturas el Partido Comunista Chino estaba hecho unos zorros. Mao nombró a un tío para que llevase todo el tinglado a buen puerto, pero en un escenario de luchas intestinas dentro del partido (con la famosa Banda de los Cuatro dando por saco por ahí), una mala víbora, una rata especialmente piojosa y repugnante, se hizo con el poder. Hablamos de Deng Xiaoping. Los Guardias Rojos ya le habían calentado a hostias alguna que otra vez (algo habría hecho) y había sido “dado de baja” por conductas contrarrevolucionarias, pero consiguió llegar a dirigir la República Popular China de facto en 1978. Con el famoso lema del color del gato que se come los ratones, comienza a llevar a cabo lo que él llamaba “socialismo de mercado” (cada vez que alguien dice esto, Carlitos se revuelve en su tumba) pero manteniendo toda la panoplia comunista.

Deng Xiaoping con Mijáil Gorbachov. Dios los cría... Fuente: scmp.

Deng Xiaoping con Mijáil Gorbachov. Dios los cría… Deng tiene la cara de haberse fumado todo el opio de las Guerras del Opio. Fuente: scmp.

Vaya rollo que he soltado. Pues bien, aquí viene ahora lo que quería contar desde el inicio. Las reformas económicas del sector encarnado por el mamotreto este del Deng estaban haciendo su efecto. A las ciudades empezaron a llegar el paro y el malestar social, entre otros problemas. Con la muerte de Hu Yaobang el 15 de abril de 1989, un tipo del Partido bastante majete, más abierto que el resto e ideal para irte a tomar unas cañas, un buen número de obreros y estudiantes acudió a manifiestarse a las calles de Pekín con la excusa del funeral. Todo ello derivó en unas protestas que exigían la dimisión de los miembros más conservadores y reaccionarios del Partido Comunista Chino. Algo así como el 15M, pero en 1989 y en pleno derrumbe del bloque comunista (Gorbachov ya se estaba cargando estaba impulsando medidas capitalistas en la URSS). El 4 de junio, Deng Xiaoping, con el apoyo de otros líderes  igual de mamarrachos que él, envía al ejército a Pekín a reprimir las protestas en un ejercicio de autoritarismo fascista. Los estudiantes recibieron a las tropas cantando la Internacional… Y pasó lo que suele pasar cuando las masas obreras y estudiantiles se enfrentan desarmados a los tanques y a la infantería armada.

Cortesía de Mrs. Margaret.

La masacre de Tiananmén continúa desdibujada, olvidada por las nuevas generaciones. Cortesía de Mrs. Margaret.

Uno de las imágenes más difundidas de la protesta fue la de un civil desarmado enfrentándose al avance de un tanque en la misma Plaza de Tiananmén. Hoy poco o nada sabemos de él.

Queremos aprovechar un día luctuoso como el de hoy, en el cual no habrá más allá de un puñado de noticias con nulas consecuencias reales, para hacer un ejercicio de memoria y no olvidar a quienes perecieron fruto de la represión de clase o de género. Ni en China, ni en las cunetas españolas, ni en ningún lugar del mundo.

Os dejamos con un documental de Informe Semanal al respecto que no está nada mal.

Magnífico Rector

Anuncios

3 comentarios en “Efeméride: masacre de Tiananmén (o que te j****, Deng Xiaoping)

  1. Pingback: Bertín Osborne opina | Grupo Arqueología Social

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s